Santiago en mí

Archive for the day “mayo 21, 2011”

“Desempolvando” el Parque Céspedes

Mucho ha de agradecerse cada intento por rescatar la ciudad de entre los polvos perseverantes del olvido. Nunca serán suficientes los espacios que a este objetivo dirijan sus intenciones; que pretendan acercar la ciudad a sus habitantes, más allá del efímero reflejo que de ella se obtiene en medio de la vorágine del diario, cuando se escurren entre las prisas las huellas imperecederas de casi cinco centurias de vida.

Por eso se recibe con beneplácito el nuevo espacio cultural que ofrece, cada tercer viernes de mes, el Archivo Histórico Provincial de Santiago de Cuba (antiguo VIVAC), bajo el sugerente nombre “Desempolvando”.

Se trata, al decir de su guionista, conductor y director artístico José Pascual Varona (Pini), de un espacio cultural interactivo en el que se pretende “desempolvar” en cada ocasión, un tema no necesariamente histórico, sino que aspira a rescatar costumbres, tradiciones que conforman en su conjunto la idiosincrasia de los hombres y mujeres de esta ciudad.

Vista de la Catedral santiaguera y la Plaza de Armas

Al Parque Céspedes y su entorno se dedicó esta tercera edición de “Desempolvando”, la cual tuvo lugar, bajo amenaza de una lluvia que afortunadamente no hizo acto de presencia, en el hermoso patio interior de la renovada edificación que ocupa el Archivo en la populosa calle Aguilera.

Hermoso, conmovedor prólogo el que regaló Pini con “Farolito de luz”, poema que ha dado inicio, desde hace mucho, a uno de los espectáculos unipersonales de este también actor, y que guarda en sus últimos versos, toda la intencionalidad de este singular encuentro:

“…qué sería de la oscuridad de las almas

si no existiera un farolito de luz”

porque, precisamente, “Desempolvando” viene a erigirse en nuestro Santiago, como esa tenue pero firme voz del pequeño farolito, que alerta: “hey!, santiaguero; hey!, santiaguera….esta es tu historia, esta es tu ciudad, este es tu pasado, de él venimos, por él somos, a él nos debemos…”

Así, irrumpe ante los rostros expectantes de un público muy joven, la otra mirada a esa “casa de todos” que ha sido, y es, el Parque Céspedes. Desde el recuerdo aromático de un parque iluminado con aceite de coco, en tiempos en que Plaza de Armas se nombraba, hasta la foto del Casino Español con su desafiante: ¡Viva el General Weyler!, que luego cedería su posición a un majestuoso Hotel Venus, derrotado primero por las telúricas intenciones del terremoto de 1932, y luego, por la desidia de las escaseces y las prioridades.

Casino español

Se descubre, para no pocos de los asistentes, la otrora popular Esquina de la Campana, rescatada de la contemporaneidad de la intersección de las calles Aguilera y San Pedro gracias a un grabado de la época, de los tantos que atesora el Archivo, y donde descubrimos igualmente la casa de la marquesa de Tampu, sitio sobre el que luego se erigiera el Club San Carlos.

Imposible resulta entonces, no dar paso a la añoranza por el piso ausente del magnífico Club; otra de las víctimas ilustres del cataclismo del 32.

Por último, y ante la omnipresencia de la fecha, la hermosa imagen del izar de la bandera cubana, un 20 de mayo de 1902, en medio de la multitud que colmó el Parque, cuando la República nacía en una aparente soberanía.

Venerable esfuerzo el de los trabajadores del Archivo Histórico Provincial, encabezados por su directora Zelma Corona, el de compartir, de forma amena, el patrimonio histórico que guardan entre sus sólidas paredes. Larga vida deseamos a este proyecto, y esperamos que, muy pronto, el acogedor patio de la edificación no sea suficiente para abrazar a los amantes de la historia que en él se reúnan para “Desempolvar” nuestro Santiago.

La majestuosidad del Hotel Venus nos acompañó en etsa tarde del 20 de mayo

Post Navigation

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.028 seguidores