Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “amigos”

Santiago en mi, en el Festival del Caribe

La presentación del trabajo “Santiago en mi: una mirada a la ciudad desde la blogosfera”, durante la segunda jornada del XIX Encuentro de Comunicadores Sociales del Caribe que acoge la llamada Fiesta del Fuego; sirvió como presentación oficial de este blog que ya se acerca a su segundo aniversario.

Nunca antes había tenido la posibilidad de presentar a parte del público santiaguero (y de otros países del Caribe) el quehacer de Santiago en mi en la blogosfera que, durante dos años, ha deparado alegrías, insomnios, estresantes jornadas de lucha contra un lenta conexión a Internet y, sobre todo, un enorme caudal de conocimientos sobre la ciudad y su gente.

Un recorrido por las principales características del blog, sus temáticas, intereses y perspectivas, pretendió ubicar al auditorio en un mundo como la blogosfera, lamentablemente todavía poco conocido por muchos cubanos o, en el peor de los casos, estigmatizado.

Entre los presentes siempre fue agradable encontrar a rostros conocidos, colaboradores de este espacio, como el de Juan Antonio Tejera, o el guitarrista concertista Aquiles Jorge.

Durante la presentación (y luego, al responder las preguntas de jóvenes periodistas que cubren las jornadas del Festival) se insistió en todo momento en que Santiago en mi no es más que otra mirada a la ciudad, ni mejor ni peor que otras que existen en la web, sino sencillamente diferente, nacida desde las vivencias de uno de sus habitantes que, cada vez más y al mismo tiempo, se va convirtiendo en una multiplicidad de voces.

Vacaciones

vacacionesPues sí, me tomo unas vacaciones. No haré uso del cliché de los locutores de nuestra televisión para decir que son “merecidas vacaciones”. ¿Acaso no lo son todas? Bueno, tal vez no. Pero las mías sí (al final no pude evitar decirlo ¿cierto?). Después de todo un año de trabajo, otras vacaciones apenas disfrutadas, y una primera mitad de 2012 aun ritmo bastante trepidante, claro que me las merezco. Tal vez no disfrute de una playa, aunque los calores lo aconsejen pero, por primera vez en mucho tiempo, espero desterrar totalmente en estos días todo lo que me ate al trabajo: nada de correos electrónicos, nada de blogs, nada de Facebook y (aunque lamente decirlo) nada de Reeditor. Claro que extrañaré estas “sanas adicciones”; una montaña de mensajes, notas y noticias me esperarán a la vuelta; pero ya habrá tiempo de, poco a poco y en retrospectiva, enterarnos cómo va el mundo (…solo espero que al regreso, todavía tengamos mundo)

No obstante les dejaré un regalo: dos entradas de nuestro entrañable colaborador Juan Antonio Tejera. Pero cada cosa a su tiempo y las tendrán a su debido momento, durante las dos semanas que estaré fuera.

Hasta entonces, suerte. Y como diría algún comentarista deportivo: “al regreso estaremos con más”.

José María Heredia

Detalle Monumento a Jose María Heredia en Santiago de Cuba

Detalle Monumento a Jose María Heredia en Santiago de Cuba

Por José Antonio Tejera[1]

Los santiagueros, con su peculiar sentido del humor, le llamaron la estatua del danzón, por la forma extendida de su brazo cuál si fuera pareja de baile cubano, pero en su fuero interno se sintieron más que orgullosos de que se le erigiera una estatua a ese poeta romántico, patriota definido, cantor de la posteridad que ya casi es eternidad y que nacido en Santiago de Cuba, es uno más en la relación de los grandes de esta ciudad. Me refiero a José María Heredia. Su estatua se ha convertido en un símbolo de un reparto y fue centro de muchas actividades durante largo tiempo. Aun lo es. Más ahora que ha sido remozada y ha retenido el encanto que la ha caracterizado. Y es que Santiago desde tiempos remoto ha sentido el orgullo de ser cuna del poeta que al partir, dejó una lágrima de tristeza y que al regresar y no sentirse hombre libre volvió a llorar. Es Heredia quien tuvo el honor de que su nombre fuera impuesto a la calle donde nació y fue el primero de los cubanos en recibir tal honor. Y allí su casa natal convertida en museo, donde sus enseres impresionan por su frescura y en la que, en más de una ocasión, se reúnen los poetas para hacer versos en su nombre. Sí, Heredia es otro más que ha sido acogido por derecho propio, por abrir los ojos a la luz de esta ciudad de maravillas.

 


[1] Lic. Juan Antonio Tejera Calzado (31 mayo 1941-)

Gradudado Licenciatura  en Física/ Universidad de Oriente. Graduado Comunicaribe Course. West Indian University. Escritor y Director Programas de Radio. CMKC y CMKW, Santiago de Cuba, Radio Guantánamo y Radio Tunas. Escritor Programas de TV. Tele Turquino. Redactor Revista Excelencias Turísticas del Caribe. Sección Historia y Etnologías. Publirreportajes. Redactor Director Revista Correo Bautista. Coordinador del Taller de Comunicadores Sociales “Caribe2000”. Festival del Caribe (18 ediciones). Secretario de Relaciones Públicas e Internacionales Comité Gestor Asociación Cubana de Estudios del Caribe. Miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Miembro Fundador del Ateneo Cultural Lic. Antonio Bravo Correoso. Premio Nacional de la Radio 1984. Premios Caracol UNEAC 1992, 1994. Miembro del Comité Organizador Premios Caracol Santiago, 2005, 2006, 2007, 2008 Decenas de Premios Provinciales dela Radio. Colaboradordel Boletín Cultural “Atenea”. 2001. Conferencista y Moderador de la Exposición y Taller de Religiones Afrocubanas. Santiago de Compostela. 1999. Investigador de Religiones Afrocubanas. Colaborador del Programa Imágenes Afroamericanas. Radio Nacional de Venezuela. Colaborador de la Casa del Caribe. Escritor y Director del Programa Históricos santiagueros. Estampas y La Ciudad te Cuenta. Creador de más de veinte programas dela radio. Presidentede la Comisión de Calidad y Consejo Artístico dela Radio. CMKW.Reconocimientosde organismos: Poder Popular, UJC, Dirección de Artes Escénicas, Casa del Estudiante Casa de las Tradiciones, ANAP, Dirección de Deportes, etc. Profesor curso formación escritores. Coordinador del Concurso Fotográfico “Mujeres de Hoy”. Realizador de Videos y CD-Rom. Grupo Cuba-Italia. Conferencista en la Asociación de Mujeres Latinoamericanas. Berlín. 1999. Conferencistas Curso Verano Universidad Davis-Casa de las Américas. Coordinador de Taller UC Davis-UNEAC Santiago. Cultura Afrocubana. Conferencista. Miembro de la Comisión de Calidad dela Radio. Vicepresidente Asociación Cine, Radio, TV UNEAC.

 

Como de pasada

 

Un amigo me exige “Actualízate” y más que un llamado a acogerme a las actuales corrientes de la moda, en la que las personalidades pierden su unicidad en cortes de pelo, pantalones víctimas de la gravedad y gestos aprendidos de quién sabe qué artista de la farándula; siento que es un reclamo por cierto silencio que se adueña de estas páginas adictivas desde donde intento dibujar la ciudad que vivo (que vive también mi amigo).

No resto razones a quien reclama. Desde hace meses se vuelve una odisea narrar esta ciudad, más allá de la extensa y desigual lucha contra los demonios de la conectividad. Apenas replico historias ajenas que me incumben, a mi y a todos los que siguen su día a día, concientes o no de que estas líneas que nacen y esperan acompañar otras que se acumulan por casi dos años –salvadas del añejamiento por una que otra curiosidad–.

Atrás han ido quedando historias, más o menos dignas de contar. Las he visto pasar. En mi mente quizás se han formado ideas, bosquejos de textos no escritos y luego, la sensación de haber cometido un pecado terrible: negarle la vida a lo que puja por ver la luz.

Santiago, mientras tanto, sigue su curso. Cada día despierta con nuevos temas de conversación: el equipo de pelota que por momentos recuerda tiempos mejores y en otros libera los fantasmas recientes; unas “noches santiagueras” que recorren la urbe e intenta escapar con sus ires y venires de tanta reiteración; una feria “habanera” que a fuerza de páginas y lectores se ha vuelto nacional; un Papa que una vez más signará una parte de nuestra historia y que desde ya desata pasiones encontradas.

Sin embargo, en este aparente desencuentro entre la ciudad y mis pasos, la siento cada vez más mía. Será acaso porque la sé cómplice de esta historia que hoy vivo, hija de no pocas casualidad –a veces increíbles—en las que ella (la ciudad) siempre fue fiel escenario.

Será porque la sigo redescubriendo en esas nocturnidades que a veces (imperdonablemente) dejan escapar quienes aquí habitan.

Estas páginas seguirán creciendo, con verbo propio o ajeno, porque siempre Santiago dará un pretexto para hablar de él; porque hay gente linda, extraordinaria, redefiniendo cada día esta urbe.

Se que voy acumulando deudas, intenciones, ideas; pero hoy, como nunca, siento que tengo mucho tiempo y la certeza de este rincón al que acudir, a este fragmento tan mío que, como tal, acepta atrasos, demoras, aparentes olvidos, pero mantiene la sonrisa hasta el próximo encuentro.

En el espejo

“No deberían dejar espejos colgados en sus habitaciones”. Esta advertencia de Virginia Woolf nos previene de los peligros que acechan en un acto aparentemente anodino como es pararse frente al espejo. El espejo derrama una luz que fija, que parece algún ácido que desprende lo accesorio y lo superficial y deja solola verdad. Metomado la libertad de citar a la Wolf casi textualmente a propósito de algo que considero evidente: la verdad puede no ser placentera.

En el espejo ejemplifica este último aserto, muestra que detrás de los gestos y actitudes cotidianas subyace una realidad que trastoca el sentido de las relaciones interpersonales. El egoísmo, la mezquindad, la hipocresía latente de ciertas convenciones lastra y corroe los espíritus y, lo que es peor, lo envuelve en la nada, en el vacío. Somos criaturas venales, nuestro cuerpo es nuestra mejor mercancía: tabla de salvación, sitio donde se confirman o mueren las utopías que nos hemos forjado a lo largo de nuestras vidas.

Hay aquí un gustillo por lo grotesco y lo deforme, ello es, sin duda, la manera que tienen los artistas de pone el dedo en la llaga para arrancar el velo (la costra) que cubre nuestros ojos. El espejo ha devuelto la imagen que no queremos. El espejo es traicionero, brutal. El espejo es nuestro peor enemigo.

En el espejo confirma que las cosas no están como deberían, tampoco hace un decálogo, esa es su mayor virtud, de cómo tendrían que ser. No es asunto de los artistas mejorar el mundo, tampoco, el de crear ensoñaciones escapistas que de nada sirven. Su misión es la de provocar las preguntas que nadie se atreve a hacer.

Queda también la posibilidad, una entre tantas otras, de la risa zumbona, de la ironía que se desentiende de lo serio y se burla de sí misma y de todo lo que la rodea. Irónicay paradójicamente el espejo se torna, ahora, por una de esas vueltas de tuerca insospechadas, en nuestro mayor aliado, la imagen que devuelve, transformada y  nítida, es la de un yo nuevo, que no asqueado ni conforme, que asume su realidad, la realidad, como le viene en gana, sin quebraderos de cabeza ni gritos lanzados al vacío.

Javier Cascaret

Palabras al Catálogo dela Exposición Colectiva“En el espejo”

Galería Oriente, Santiago de Cuba, 9 de febrero de 2012-02-10

Obra colectiva de amigos y amigas. Desde la gestación de la idea hasta el intercambio en el marco dela inauguración. Losartistas: Elsa Ortiz Mella, Ceilán Domínguez Salmón, José Manuel Fernández Lavado y Yaraimis García Moro

En el espejo. catálogo

Navegador de artículos

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.164 seguidores