Santiago en mí

Santiago: una tierra que se mueve (II)

Santiago de Cuba se encuentra ubicado en la cercanía de las zonas de fallas sísmicas Bartlett-Caimán, por lo que seguramente, y desde siempre, los primeros habitantes de la zona debieron ser testigos de los temblores de tierra. Sin embargo, como simpáticamente señala el profesor Rafael Duharte Jiménez en su ensayo “Influencias de la geografía y el clima sobre la ciudad de Santiago de Cuba y sus habitantes”, Diego Velásquez murió en 1524 sin percatarse del “error” cometido al asentar la séptima villa en una zona sísmica; para eso “hubiera tenido que conocer la cultura de los indígenas que habían vivido allí durante más de un milenio, y en la cual (…) debió reflejarse el fenómeno; pero los conquistadores, enloquecidos por el afán de lucro, destruyeron la población autóctona antes de conocerla.”. Señala igualmente el profesor que, según Emilio Bacardí, no fue hasta 1580 que se sintieron los primeros terremotos del período histórico (sic).

Según la fuente se revise, se pueden enumerar más de medio millar de sismos en la historiografía santiaguera, aunque, sólo unos cuantos sobresalen por su intensidad o consecuencias. Así, son recurrentes los de los años 1766, 1784, 1852, 1914, 1932, 1947, y por supuesto el del 20 de marzo de 2010. De ellos han quedado grabados en la memoria histórica de Santiago, como los más catastróficos, los ocurridos en 1766, 1852 y 1932.

El terremoto del año 1766 tuvo lugar el 11 de junio y su magnitud estimada, según los daños ocasionados, fue de 7,7. El hecho de que tuviera lugar durante la noche contribuyó la pérdida de alrededor de 120 vidas, razón por la cual se le recuerda como uno de los más dañinos. En esa ocasión gran parte de la ciudad quedó en ruinas, incluidas construcciones de relevancia para el quehacer diario de la urbe: la Casa Consistorial, el Ayuntamiento y la Catedral (la Capilla Mayor y la Auxiliar). Para el culto se habilitó una casa de paja que estaba ubicada en la Plaza de Armas y que fuera cedida por su dueño, Francisco Fuente.

Años más tarde; a las 8 y 30 minutos de la mañana del 20 de agosto de 1852, ocurrió el segundo de estos eventos señalados como los de mayor magnitud en la historia, el cual tuvo la peculiaridad de mantener en jaque a la ciudad con varias réplicas, de intensidades moderadas, durante 11 días. Al igual que el de 1766, el terremoto de 1852, destruyó gran parte de la ciudad, ensañándose nuevamente con la Catedral y otros templos; aunque, el que tuviera lugar en horas de la mañana favoreció el que las víctimas fatales fueran muy pocas. Según recoge el Lic Miguel Estorch en sus “Apuntes para la historia sobre el terremoto que tuvo lugar en Santiago de Cuba y otros puntos el 20 de agosto de 1852 y temblores subsiguientes”, al finalizar el día 31 de agosto, se contabilizaron 34 muertos más que los que se habían reportado hasta el 20 de agosto, de ellos, 12 niños. Esto ha hecho creer a algunas personas que, por tanto, la cifra de fallecidos a causa del terremoto fue 34, sin embargo, el propio Miguel Estorch aclara que, como consecuencia directa del terremoto, sólo murió un niño. Un dato similar ofrece Emilio Bacardí en sus “Crónicas de Santiago” (tomo 3) al referirse a las Víctimas del terremoto:

En sus "Crónicas de Santiago", don Emilio Bacardí Moreau siguió cada uno de los sismos que han tenido lugar en Santiago de Cuba

“Las únicas víctimas de los terremotos [el terremoto y sus réplicas] fueron un niño, sobre el cual cayó una pared, y una anciana, Doña María de los Ángeles, fallecida a consecuencia de una caída”

Como se ve, apenas dos víctimas (si consideramos que Estorch no consideró que la caída de la anciana fuera consecuencia directa del terremoto) se contabilizaron como resultado de un terremoto que, por otra parte, provocó pérdidas económicas por más de 2 millones de pesos de la época.

El último de los terremotos más devastadores que han sacudido a la ciudad de Santiago y del cual, además, contamos con testigos vivos, fue el ocurrido el 3 de febrero de 1932, en horas de la madrugada. En esa ocasión el sismo tuvo una intensidad de 6,75 grados en la escala de Richter (algunos le adjudican 7 grados o incluso 8,8) y afectó de forma total o parcial, al 80% de las edificaciones de la ciudad. Entre sus secuelas más terribles estuvo la pérdida de 14 vidas y más de 200 heridos, de ellos, varias decenas de gravedad.

Imagen de la Catedral de Santiago de Cuba luego del terremoto del año 1932

Estas experiencias, y las de otros temblores que no se han mencionado (don Emilio Bacardí, en sus “Crónicas de Santiago” recoge la incidencia de varios temblores que año tras año, desde el 1580, han sido perceptibles para los habitantes de la ciudad), han influido no sólo en la idiosincrasia del santiaguero, sino además, en la anatomía de la urbe caribeña, donde no abundan los edificios multiplantas. El profesor Rafael Duharte, defensor de esta tesis, cita al naturalista francés M. E. Decourtilz:

“Las ventanas, a causa de los temblores (…), no sirven los vidrios en este país y esas aberturas están cerradas por barrotes de madera toscamente torneados y con postigos por fuera; lo que da a estas ventanas la apariencia de un claustro (…) Los pisos bajos son los únicos usados en este país en que los temblores actúan con frecuencia devastadora (…)”

Claro, eso era en la época colonial, ahora el santiaguero construye como sea y donde sea. Pero eso es tema para otra oportunidad.

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “Santiago: una tierra que se mueve (II)

  1. Pingback: Desempolvando los terremotos de Santiago « Santiago en mi

  2. Pingback: Mujeres, prensa, temblores…motivos para una peña | Santiago en mi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: