Santiago en mí

¿El punto más alto de la ciudad?

En una de esas inmersiones que de vez en cuando realizo por las páginas polvorientas de la prensa santiaguera de años anteriores, me encontré con un dato que, a pesar de su aparente sencillez, causó en mí mucha curiosidad. En el periódico Sierra Maestra del 31 de marzo de 1991, el periodista Ramón Cisnero Jústiz, aclara sobre lo que parecía ser en su momento, motivo de controversia entre los pobladores de la urbe oriental. Dada la brevedad del artículo se los transcribo de forma íntegra; estoy seguro que muchos santiagueros que quizás lo lean o lo hayan leído, quizás se sorprendan tanto como yo.

El sitio más alto de [la ciudad de] Santiago de Cuba

La caprichosa geografía santiaguera se muestra en la profusión de lomas que, partiendo de la bahía, se introducen en buena parte de la ciudad, con lo que dan a la misma su característica de calles que suben y bajan, obligándonos a constantes ejercicios de piernas sin adecuados método. La barriada del Tivolí es toda lomas; la de los Hoyos sólo se levanta hacia el este. La Plaza de Marte culmina la elevación que sube desde La Marina, con ramificaciones procedentes de la Loma Colorada y Chicharrones desbordándose luego hacia Flores y Guayabito.

Todo lo anterior llevó a algunas personas a sentir el orgullo de residir en lo alto de la ciudad y alguien se vanagloriaba el vivir en lo “más alto”. Esto obligó a comparaciones. Que si era por la Loma del Fuerte, que si era por la Beneficiencia, que esto, que si lo otro, sin llegar a la certeza del dichoso lugar más alto de Santiago de Cuba. Esto llegó hasta quienes pudieron determinar el anhelado sitio para satisfacción de unos y decepción de otros. El tema trascendió hasta los edificios del Ayuntamiento, quienes sotto voce trataron el asunto.

Un día se despejó la incógnita: el lugar más alto de la ciudad estaba en la convergencia de las calles Paraíso (Plácido) y San Jerónimo (Sánchez Hechavarría). Allí, en una pequeña plazoleta, se levanta una Ceiba dentro de un círculo de pocos metros de diámetro junto al cual un túmulo que debió tener alguna inscripción relacionada con el lugar y el árbol para información del transeúnte.

La significativa Ceiba se encuentra enmarcada entre la Escuela de Enfermería, el Arzobispado, la entrada a la antigua Escuela Normal y la antigua Clínica de los Ángeles.

Al oeste se puede ver parte de la bahía y al este una vista parcial del macizo montañoso de la Gran Piedra y barrios enteros de la ciudad. El jardín enverjado de la antigua clínica muestra una lápida, perpetuando los nombres de los primeros mártires del 68: Cornelio Robert y sus compañeros de infortunio Aurelio Castillo y Féliz Tejada, fusilados el 27 y 29 de marzo de 1869.

En efecto, esa “pequeña plazoleta” a la que hace mención el artículo ha sido recorrida por mí en incontables ocasiones; unas veces, luego de atravesar toda la calle interior de la antigua Escuela Normal; en otras como vía para acceder a la Plaza de Marte viniendo desde la Calle Barnada; o para llegar hasta la Farmacia Herrera, en la intersección de la Calle San Jerónimo con la Avenida Garzón, justo donde naciera la Farmacia Lorenzo de la cual ya hablé en este blog.

Durante unos años se estuvo trabajando en la construcción de unos de los tantos túneles populares que ahuecan toda la anatomía de la ciudad. Allí permanece la huella de esta labor, justo al lado de la mencionada Ceiba, en un brocal de cemento de casi un metro de altura. Me pregunto si los habitantes de la única vivienda que queda frente por frente al árbol de marras sabrán que viven en el sitio más alto de la ciudad.

Sin embargo, el artículo no aclara cuáles fueron los límites de la ciudad definidos por los responsables de realizar el estudio, lo que me trae dudas acerca de otros puntos en la ciudad que, a golpe de vista, pudieran parecen tener mayor altura que el ya mencionado. Se me ocurre pensar, por ejemplo, en la loma del reparto 30 de Noviembre, donde queda el llamado Mirador. Al preguntar a mi familia, a modo de juego, con la picardía de quien sabe algo que el resto desconoce, cuál era el sitio más alto de la ciudad, mi hermano pensó también en otro de esos sitios que, en teoría, pudieran disputarle la primacía a la “famosa” Ceiba: las alturas de Quintero. En fin, creo que el artículo todavía tiene cuentas pendientes con la curiosidad de algunos, entre los que me incluyo.

La Ceiba que marca "el punto más alto de la ciudad"

A la izquierda de la Ceiba se ve un fragmento de la Escuela de Enfermería

Perfil de la Ceiba, al fondo la antigua Clínica Los Ángeles.

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “¿El punto más alto de la ciudad?

  1. Pingback: Algo de la Historia “no contada” « Santiago en mi

  2. Pingback: Las intermitencias de un cementerio « Santiago en mi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: