Santiago en mí

Desempolvando abrigos

En la noche de ayer, como al descuido, escuché una conversación entre dos santiagueros durante la cual uno de los interlocutores aseguraba al otro, con su jerga popular: “si en Santiago “se mete” este frío durante un mes, se mueren unas cuantas gentes”. La aseveración parece un poco exagerada y pesimista, pero es hija de la relación especial que tienen los habitantes de esta ciudad con las bajas temperaturas. No por gusto a Santiago se le conoce como “la tierra caliente”, con un promedio de temperatura máxima que ronda los 32ºC y mínimas que se mantienen alrededor de los 26ºC; lo que implica que a la más leve disminución de las temperaturas, una gran parte de la población sur oriental desempolve abrigos. A esto súmesele que la conversación fue una más de las tantas que matizaron el miércoles 15 de diciembre; día en cuya madrugada se registraron en Cuba nada más y nada menos que ¡31 récord de temperatura mínima!, de ellos 9 récord absolutos.

En este municipio oriental, normalmente se recogen los registros de temperatura en dos puntos fundamentales: la Universidad de Oriente y la Estación Meteorológica de la Gran Piedra, siendo en esta última, lógicamente, siempre más bajas; y en la cual se registró en febrero de 2009, el récord absoluto de temperatura mínima para la provincia santiaguera: 3,5ºC. Sin embargo, en la jornada de ayer los termómetros de la alta casa de estudios registraron 17,5ºC, mientras que en la Gran Piedra los termómetros descendieron hasta 9,8ºC. Aunque tengo referencia que en la calle Padre Pico, un santiaguero logró medir 14ºC en horas tempranas de la mañana del 15 de diciembre.

En nuestro país el récord de temperatura mínima es de 0,6ºC, establecido en Bainoa, La Habana, el 18 de febrero de 1996, mientras que otros valores significativos han sido los registrados en: Unión de Reyes, Matanzas en enero de 1971 (1ºC); en Indio Hatuey, Matanzas (1,2ºC), también en enero de 1971; y el 1,8ºC reportado en Güira de Melena, la Habana, el 11 de enero de 1970; y ahora se une el 1,9ºC registrado en la madrugada del miércoles en Colón, Matanzas.

Más allá de registros, oficiales o no, las calles y avenidas de la urbe santiaguera se engalanan por estos días con el barroquismo en el vestir que imponen las bajas temperaturas, mientras que en las noches, un gélido vacío se apodera de sus pavimentos, dejando todo su espacio libre, sólo para la claridad de las bombillas y uno que otro automóvil audaz que las recorre.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: