Santiago en mí

Fin de año en Santiago

Nos adentramos en días festivos. Un fin de año que siempre nos parece que nos llega a la velocidad de la luz, apenas sin percatarnos que hemos vivido trescientos sesenta y cinco días repartidos en doce meses.

El ambiente en las calles se va transformando con el transcurso de los días. Nuevos colores se adueñan de vidrieras y paredes. Incluso los temas de conversación se tiñen de festejos, y las felicitaciones se adelantan necesariamente ante la presencia de los conocidos (o no) que se cruzan a nuestros pasos, en generosa previsión de no poder brindarle los buenos deseos a las doce de la noche del 31 de diciembre.

Aunque en Santiago hay quienes se reservan las congratulaciones justamente hasta las doce campanadas de cada último día del año; momento en el cual aprovechan para, en medio del Parque Céspedes, rodeado de miles de coterráneos que tal vez jamás ha visto y no volverá a ver, esparcir sus buenos deseos entre iguales, sin mediar más presentación que el brindis por la salud y la felicidad.

Y es que como cada año, este 31 de diciembre, el Parque de Céspedes será testigo nuevamente, junto a todos los santiagueros (y visitantes de la ciudad), de una Ceremonia única que ya sobrepasa los cien años de existencia: La Fiesta de la Bandera.

Idea del santiaguero Ángel “Cheché” Moya, esta Ceremonia oficial con la cual Santiago de Cuba despide un año y recibe al próximo, tuvo lugar por primera vez el 31 de diciembre de 1902, gracias al apoyo entusiasta de Don Emilio Bacardí Moreau, quien, enamorado de la idea que le fuera presentada meses antes por Cheché, organizó todos los preparativos para tan singular evento.

Aquella primera bandera izada en 1902, fue obra de la Casa de confecciones de Filadelfia y tenía dimensiones de siete metros de largo y tres y medio de ancho. El acto estuvo presidido por Emilio Bacardí, en su condición de alcalde de la ciudad, y otros notables santiagueros, incluido el autor de la idea “Cheché” Moya, quien ayudó a Don Emilio en el acto de izar la bandera mientras la Banda Municipal de Música daba inicio a los compases del Himno Nacional. Eran las doce de la noche y nacía así una nueva tradición en Santiago de Cuba.

Cuentan las crónicas que mientras la Enseña Nacional se acercaba a lo alto del mástil ubicado en el Ayuntamiento de la ciudad (actual Poder Popular Municipal), la euforia popular se desbordó en gritos de Viva Cuba Libre; en el puerto aullaron las sirenas de los barcos, mientras trenes y fábricas le respondían desde diversos rincones de la ciudad.

Este año 2010, una vez más se repetirán escenas similares, salvando las distancias, y el Parque de Céspedes será una marea de pueblo que, a la orden de las doce campanadas, tras las notas del Himno Nacional, y bajo la imponente presencia de la Bandera cubana, recibirá en feliz jolgorio, el arribo de un nuevo año.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “Fin de año en Santiago

  1. Pingback: Fiesta de la Bandera 2009 « Santiago en mi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: