Santiago en mí

Día de los enamorados

Cada 14 de febrero tiene más de 24 horas. Las calles van tornándose rojas, un rojo rosas, rojo lazos, rojo peluches, un rojo Te amo; que se acrecienta con la cercanía del día señalado. Recorrer Santiago en esos días previos al San Valentín de otros lares, Día de los enamorados para los cubanos, o, para salvar a los más “desafortunados” en cuestiones románticas, Día del amor y la amistad; es descubrir el apremio por hallar el mejor de los presentes para el ser querido, incluso para la pareja de turno; es la duda ante un mostrador, la espera en la cola para los arreglos florales, el ir y venir en busca de la reservación en algún que otro restaurante, el siempre punzante dolor de cabeza por encontrar el envoltorio ideal para la sorpresa preparada.

Hay quienes lo resuelven sin tantos aspavientos, y prefieren la intimad de la casa, o el ambiente romántico de cualquier restaurante de ocasión. Otros, afortunados, obvian los regalos, pues defienden a capa y espada que el amor no es cosa de un día, y sellan la frase con el mismo beso apasionado que los ha acompañado a lo largo de su relación.

Son más de 24 horas de preparativos, de sorpresas y secretos que se perdonan de antemano. Luego, todo queda listo para el día cero. En el trabajo, en la escuela, en la calle, llueven las felicitaciones. Tal vez se viva el día con la mente puesta en el otro ser, o en la cena por preparar, o en el mejor modo de entregar lo tanto tiempo guardado.

Y en la tarde…pues en la tarde me gustaría pensar que no pocos santiagueros harán suyos estos versos:

Entre mis brazos estáis desnudas

la ciudad, la tarde y tú

vuestra claridad alcanza mi rostro

y también el olor

/de vuestros cabellos.

¿De quién son estos latidos

que baten bom boom y se confunden

/con nuestra respiración?,

¿tuyos?, ¿de la ciudad?,

/¿de la tarde?,

¿o tal vez son míos?

¿Dónde termina la tarde, dónde

/comienza la ciudad,

dónde termina la ciudad,

/dónde comienzas tú,

dónde termino yo,

/dónde comienzo?

La ciudad, la tarde y tú

Nazim Hikmet

(Turquía,1902-1963)

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “Día de los enamorados

  1. Muy lindo poema.

    Concido, todos son los días del amor. Y en varios de ellos damos nuestro mejor regalo: el cariño, cuidado y respeto a todo aquello que amamos: pareja, amigos, familia, ciudad, país, humanidad.

    Pienso Noel, que este blog tuyo es un hermoso regalo que le haces a tu ciudad, como eterno enamorado.

    • muchas gracias por la opinión Mariana..me alegra que te gustara, quería haber puesto otros, incluso de poetas santiagueros, pero este me pareció un hermoso regalo para los enamorados y para la ciudad..
      saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: