Santiago en mí

Boletín “ACCIÓN CIUDADANA”: una fuente de crónicas santiagueras

Ya me he referido en este blog al Boletín ACCIÓN CIUDADANA, cuyos números ha puesto a mi disposición, generosamente, la MSc Raquel Blanco.

Del por qué surgió este Boletín, allá por la década del 40 del pasado siglo; y quienes fueron sus principales protagonistas, abundo hoy en esta entrada.

La Asociación ACCIÓN CIUDADANA, cuya sede radicó en la calle Estrada Palma (hoy Santo Tomás), en la casa marcada con el número 560, tenía como objeto y finalidad, según rezaban sus estatutos, “cuanto se relacione con el mejoramiento de esta ciudad de Santiago de Cuba en orden material, moral y administrativo, el mejoramiento de las costumbres ciudadanas y la más acertada inversión de los fondos públicos municipales”.

A sus filas podía pertenecerse bajo diversas condiciones, según el pago de una tarifa mensual. De esta forma, su miembros podían catalogarse como Socio Protector, para lo cual abonaba 10 pesos mensuales; Socio Numerario, en el caso de los que abonaban menos de 10 pesos mensuales; y para aquellos que no pudieran pagar tarifa alguna, pero a los cuales les interesara el destino de su ciudad, existía la condición de Socios Supernumerarios, quienes estaban exentos de pago.

En la larga lista de Asociados se podían encontrar los nombres de los más selectos miembros de la sociedad santiaguera de la época, incluidos, entre otros, varios miembros de la familia Bacardí, y el propio Pepín Bosch, presidente de la afamada Compañía Bacardí.

El Consejo Directivo de la Asociación, en 1940, estaba conformado de la siguiente forma:

Presidente: Dr. Rafael G. Ros Estrada

Secretario: Dr. Miguel A. Ibarra Téllez

Tesorero: Ing. Alberto Ferrer Vaillant

Vocales: Luis Casero Guillén; Gerardo Abascal Berenguer; Dr. Agustín Ravelo Hechavarría; Benjamín Bonne B.; Ricardo Bordes y, el Coronel Esteban Rojas.

En septiembre de 1940, los directivos de ACCIÓN CIUDADANA decidieron que su quehacer “resuene y se difunda, saliendo de la cámara de sus consejos y del recinto de sus asambleas”; y crean así, el Boletín ACCIÓN CIUDADANA, cuyo primer número sale a la luz pública el 15 de septiembre de 1940.

En las primeras páginas del Boletín queda registrado el propósito del mismo, en forma de un firme Editorial el cual, además, deja constancia de la situación de la urbe que por entonces vivía sus 425 años de fundada:

“Santiago de Cuba, la ciudad olvidada, la ciudad pestilente de la que huyen sus hijos (…)la ciudad menospreciada por los poderes públicos para los que nada significa ser cuna y sepulcro de muchas de las más grandes figuras de la Cuba legendaria, sacando fuerzas de sus incontables desventuras, se ha incorporado en su lecho de dolor y parece decidida a reconquistar (…)aquellos timbres que en días no lejanos , le dieron, ante propios y extraños, brillo, notoriedad y prestancia (…)¡No es posible seguir consintiendo que un indiferencia criminosa que hasta aquí no han dado más frutas que la censura encubierta o el esgrimo cobarde, hayan convertido la ciudad bienamada, que ha debido ser siempre galardón y orgullo de sus hijos, en vergonzoso exponente de su rebajamiento y menosprecio!

(…) aparece hoy el primer número de ACCIÓN CIUDADANA, revista que será, en todo momento, vehículo de los levantados propósitos de la entidad; instrumento para la consecución de sus nobles fines y patrióticos anhelos; lazo para hacer más estrecha la hermandad que anima a sus componentes; voz serena y desapasionada a través de la cual será distribuida sin debilidad y sin bastardo interés, el aplauso o la censura.

En ningún momento este órgano (…) acudirá a la lisonja (…) para obtener su favor [de los que gobiernan]. Menos empleará en la censura, siempre que censurar deba, la frase malsonante o el concepto lujurioso. El aplauso vendrá determinado por los merecimientos de quien los reciba, en modo alguno por el propósito mezquino de granjearse su afecto para traducirlo en beneficios. En el terreno de la crítica seremos respetuosos y seremos veraces en nuestras informaciones; prestos siempre a rectificarlas cuando en error se incurra, inflexibles en cuanto a exigir el cumplimiento de la ley; severos cuando haya de demandarse la responsabilidad que deba su origen a un principio de conducta impropia, arbitraria o delictiva.”[1]

Entre los colaboradores de este Boletín se encontraban relevantes figuras de la historia santiaguera como: el Coronel del Ejército Libertador Federico Pérez Carbó, y el periodista e historiador Carlos E. Forment Rovira, quien en la primera mitad del pasado siglo se dio a la tarea de continuar la impresionante labor recopilatoria de don Emilio Bacardí, al publicar su primer tomo de Crónicas de Santiago de Cuba[2]; lo cual garantizaba el aporte de excelentes retratos del Santiago de esa época, pero además, vívidos recuerdos de la historia reciente de la que ellos mismos, en muchos casos, fueron protagonistas activos[3]. Así, por ejemplo, en las páginas de ACCIÓN CIUDADANA, se pudo conocer sobre hechos y figuras de las guerras de independencia, contada por los propios mambises que en ella combatieron.

El Boletín ACCIÓN CIUDADANA se estuvo publicando hasta 1960.

En próximas entradas de este blog de seguro haremos nuevas referencias a los artículos publicados en esta inapreciable fuente de crónicas de esta ciudad de Santiago de Cuba.


[1] Puede descargar aquí el editorial en su totalidad.

[2] El segundo tomo no fue publicado hasta varias décadas después, gracias a la labor del Oficina del Conservador de la Ciudad de Santiago de Cuba, bajo la edición de Ediciones Alqueza.

[3] Entre los colaboradores con que contaron esos primeros números de ACCIÓN CIUDADANA estaban: Antonio Martínez, José J. Tejada, Francisco Ravelo, Alberto Ferrer Vaillant, Gerardo Abascal, Dr. Miguel A. Ibarra, Dr. Agustín Ravelo, Dr. Rafael G. Ros Estrada, Luis Casero, Coronel Federico Pérez Carbó, Dr. Carlos Pera Conesa, Carlos E. Forment Rovira, Francisco Palacios Estrada, Dr. Juan María Ravelo Asencio, Rafael Argilagos, Roberto Ravelo, Dr. Roberto Pujals, Dra. Berta Armaignac y Aurelio Arango.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: