Santiago en mí

Las abejitas retozonas

El pasado fin de semana estuvo de visita por Santiago de Cuba la reconocida Compañía de Teatro infantil “La Colmenita”. Como a cada sitio, en Cuba o en el extranjero, donde llega esta oleada contagiosa de imaginación y alegría, las espectativas de dispararon y fue noticia las interminables colas en las taquillas del Complejo Cultural Heredia para comprar las entradas a las funciones que se ofrecieron el pasado sábado. Sin embargo, la prensa local se vio algo “lenta” en la divulgación de todo cuanto aconteció en este escenario, de forma que, para los que como yo no pudimos asistir a la función, nos había sido vedada la reseña sobre la misma.

Hoy, el periódico provincial Sierra Maestra publica esta hermosa crónica sobre la compañía la cual quiero compartir como Ud. y a la vez, sirva de agradecimiento a Cremata y sus niños por el regalo hecho a los pequeños de etsa parte del país.

Las abejitas retozonas

La visita a Santiago de Cuba la semana pasada de los niños y niñas de la compañía infantil La Colmenita, fue una maravillosa experiencia. Departir con ellos nos demostró que son unas verdaderas abejitas no solo en el escenario.

Los pequeños con su espectáculo “Los mejores momentos de la Colmenita” contagiaron con risas, colores y alegría a grandes y chicos de los municipios de Segundo Frente, Guama y Santiago de Cuba, teniendo como invitados en este último al grupo Sangre Nueva y a Esperancita, de Príncipe Enano.

En conversación con su director, Carlos Alberto Cremata, explicaba que el objetivo era crear valores jugando al teatro y que la única y verdadera cualidad que tenían que tener los niños para ser integrantes de La Colmenita, era precisamente, ser niños de 3 a 15 años.

 Pero en ellos viven valores que nada tienen que ver con ese talento artístico que disfrutamos todos, cada vez que comparten su maravillosa manera de “jugar al teatro”.

Las abejitas conocen el verdadero significado de las palabras solidaridad, humanismo, honestidad, grupo, familia, y no es difícil percatarse de la unidad que existe entre ellos.

En el escenario se convierten en uno solo, todos cantan, bailan, actúan, juegan, se dan la mano, se ayudan mutuamente, donde todo es risa y alegría.

Fuera del espectáculo son niños y niñas como otros, sencillos y humanos, con deseos de continuar jugando y divirtiéndose, los que sueñan con ser economistas, médicos, actores, comunicadores, músicos.

Leer el artículo completo en www.sierramaestra.cu – Las abejitas retozonas.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: