Santiago en mí

Primero de Mayo 2011 en Santiago de Cuba

Para muchos santiagueros el primero de Mayo comienza casi una semana antes con los preparativos de cuanto será parte del desfile. Para otros, entre los que me incluyo, la jornada se nos adelanta en una madrugada concurrida de pueblo que, en peculiar contradefile, se dirige a reunierse en una autopista empequeñecida ante la multitud. Apenas a las cinco de la mañana el tránsito por las principales avenidas que desembocan en la plaza es difícil y con los primeros escurridizos rayos de sol, el tramo de atopista que se adentra en los límites de la ciudad cobra vida propia, multicolor, bulliciosa, cual  marea intranquila que espera anhelante el romper de sus olas contra la costa que es la Plaza.

A las siete de la mañana, primero tímida, comienza a marchar la múltitud, hasta hacerse más rítmico el paso, la alegría, el jolgorio; y asalta la duda de un fin del desfile que no parece llegar de tantos que aún parecen ignorar las largas horas de espera y bajan al encuentro del héroe a caballo con la risa fresca del alba ya adolescente.

Cada hombre, cada mujer, cada niño, joven, anciano, tiene su propia anécdota del desfile. Pero no hay desfile en Santiago, si el cierre no es a “paso de conga”. Entonces, no significa que culminara la fiesta…sino que recién comienza.


Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: