Santiago en mí

Archivo para el día “agosto 1, 2011”

Musas caídas….

Ando de musas caídas, escurridizas. Se escapan por viejas heridas abiertas, en un fluir continuo que observo desde este aletargamiento hijo de desilusiones. Huyen de mí, como los hijos que escapan de las casas inhabitables  y, en su huída, indican con un guiño postrer, quizás irónico, los restos de las historias no contadas, esas que antes no escapaban a mi perspicacia y hoy apenas puedo mirarlas, dubitativo, desde la obsolescencia de inertes cuerpos, antes de dejarlas caer, más por un cansancio repentino que por desdén, que de culpas están libres estas notas no escritas, pues, a fin de cuentas, ellas existieron, fueran vividas por sus protagonistas (o no), forman parte de algunos pasados ajenos y tal vez se olviden pronto, imposibilitadas de ese afán de eternidad que (humildemente) pudiera haberles otorgado de haberse escrito.

Puede descubrirse mi abandono por el rastro de historias no contadas: aniversario, carnavales, festejos, absurdos, conflictos, regresos, ¡¡¡REGRESOS!!!, partidas, nostalgias…y son tantos los cadáveres insepultos que las lluvias torrenciales en que se convierten las tardes santiagueras apenas pueden borrar los blancos perímetros de sus cuerpos sobre el asfalto.

La ciudad se me ha vuelto otra, apenas me habla o, para ser justo, apenas le entiendo, aunque se desgañite en gritos, y el eco de sus mensajes deje huellas en los rostros añejos de sus casas. Es la misma ciudad, al menos de eso estoy seguro, aunque arrope en su novedad a un pasado que jamás creí vivirlo en presente, aunque no lo suficiente para que no deje en su partida esta oleada de tristeza que ocupa los espacios vacíos, y alertan sobre las ausencias, todas ellas, como si se hubiera llamado al aquelarre.

Pero me pregunto si es de urgencia esta carencia de musas; si no se trata apenas de un alto obligatorio tras un año (¡¡¡UN AÑO!!!) de historias, alegrías, sorpresas, tensiones…Soy optimista, al menos eso intento; recuerdo el inicio de este viaje sin puerto seguro a la vista pero con la mirada siempre sobre el origen de todo, mucho ha pasado desde entonces. Estoy convencido que por delante queda aún mucho mar con sus islotes de historias, o al menos, esas anécdotas por vivir…hasta entonces…confío en el regreso de la inspiración….

Navegación de entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.935 seguidores