Santiago en mí

La gorda

Esta nota la comencé antes de asistir al concierto ofrecido en la Sala Dolores de Santiago de Cuba, en saludo al Aniversario 40 del Movimiento de la Nueva Trova y en recordación de Sara González.

Pretendía hablar sobre esa relación que muchos cubanos tienen con Sara. Ese descubrirla como muchos la descubrimos (como también la descubrió Eduardo Sosa, presidente del Encuentro de Trovadores), cantando a todo pulmón, con la potencia de su voz envidiable y querida, a través de la televisión. Luego asistí al concierto y todo cambió. Porque es bien poco lo que puede decir quien no vivió el día a día de “la gorda” y sus amigos, quien no disfrutó de la jocosidad del cubano que en ella parecía estar exacerbada, quien no sufrió una de sus impulsivas críticas; quien no compartió con ella canciones y descargas.

Pero no renuncio a hablar de esa gorda de ojos clarísimos y sinceros, de dientes prominentes y abdomen empinado, de voz extraordinaria y eterna; que tuvo la pésima idea de morir , o mejor, de cambiar de paisaje, como dijera Alí Primera; porque quienes asistimos a la Peña (así lo llamó en todo momento Pepe Ordaz, amigo de Sara y anfitrión de este encuentro) Homenaje nos llevamos dentro un poquito de ese amor que le profesan (en presente como está en sus corazones Sara) los que la conocieron y fueron cómplices de sus ocurrencias.

Fue una noche extraordinaria, sincera, conmovedora. Pepe Ordaz al frente de la tropa de fieles; acompañado de Eduardo Sosa, Marta Campos, Pancho Amat, José Aquiles, el impresionante trío Palabras, de Villa Clara; el dúo Así Son y el Grupo Granma, compartieron canciones, tragos de ron y anécdotas que nos acercaron a un Sara fraternal, amorosa, decidida, fiel, y aglutinadora. En el público su eterna compañera, Diana Balboa, visiblemente emocionada, recibió también el agasajo y el agradecimiento por su apoyo para hacer posible una noche como la de este domingo 18 de marzo.

Al final, otra vez Sara, la gorda de todos, llenó con su voz y su imagen toda la Sala, acompañando a sus amigos de siempre, y a los que aprendimos a quererla y respetarla desde la distancia, en una de esas descargas de las cuales ella jamás se perdería.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: