Santiago en mí

Archivar para el mes “abril, 2012”

A pesar de la lluvia…Café Concert

Alrededor de las cinco y media de la tarde llegué al antiguo Ayuntamiento de la ciudad; bajo una lluvia impertinente que a ratos adquiría matices torrenciales. Por segunda vez, desde que asisto a la cita de cada último viernes de mes conla Peña CaféConcert“Virtud y Conciencia”, del guitarrista concertista Aquiles Jorge, las inclemencias meteorológicas atentan contra la realización de la misma en su escenario natural: el patio interior de la hermosa edificación santiaguera, hoy Gobierno Popular Municipal.

Pero, quien conoce a este inmenso pequeño hombre, sabe que siempre logra lo que se propone, de ahí que bastó preguntar por la nueva locación de la Peña para que nos indicaran subir a la segunda planta del edificio. Desde ese mismo momento sentí que esta nueva edición de la también llamada Peña Mambisa, iba a resultar especial.

El nuevo escenario escogido para escapar de los humores grises de la tarde resultó, en definitiva, el mejor posible: un amplio y extraordinariamente bello salón, presidido por la bandera y el escudo nacional. Quizás el Café Concert ha encontrado un lugar que resalta, como ningún otro, su verdadera naturaleza, su intencionalidad de rescatar los valores patrióticos del santiaguero. ¡Suerte de lluvia que nos regaló esta oportunidad! ¡Lástima que sólo sea coyuntural!

Café Concert 27 de abril

Vista del Salón que sirvió de sede temporal al Café Concert

Así, en el ambiente histórico de ese salón, con un necesario retraso en espera de los fieles que burlaron las travesuras de la lluvia y con las notas de la pieza musical Himnos, del anfitrión de la Peña; comenzó el Café Concert del 27 de abril de 2012, dedicado en esta ocasión, al Aniversario 50 de la Fundación del Instituto Cubano del Arte yla Industria Cinematográfica (ICAIC).

En este sentido, momentos especiales fueron los dedicados a reseñar parte de la historia de la televisión y el cine en Santiago de Cuba, a través de la experiencia de hombres como Isauro Salas, destacado diseñador de esta ciudad, y de lo técnicos “Murgado” e Ismael (como todos los conocen). El primero de ellos dio a conocer cómo se trabajaban los dibujos animados en los inicios de la televisión en esta ciudad, con una cámara Cine-Kodak de fabricación canadiense (de 1938), muy similar a una de las que, gracias al Museo de la Imagen, pudo se apreciada por los presentes.

Cámara Cine Kodac 1938

Cámara Cine Kodac 1938

Por su parte, Murgado e Ismael, con más de cuarenta años de trabajo en el ICAIC (motivo por el cual fueron reconocidos durante la Peña por la Dirección Provincialde Cine), narraron las peripecias vividas para mantener en activo proyectores de 16 mmcon los cuales se llevó el cine hasta los más intrincado rincones de la serranía santiaguera. Uno de estos proyectores al cual, “cariñosamente”, apodan Frankenstein, fue el mejor testigo de la labor de estos hombres, al demostrar, ya al final de la Peña, su buen estado de conservación con la proyección de un fragmento de 15 minutos del Noticiero ICAIC Latioamericano del 2 de diciembre de 1976, de la autoría del destacado documentalista y cineasta Santiago Álvarez.

En esta ocasión, sin embargo, se extrañó la presencia del narrador oral santiaguero José Antonio Tejera, quien de seguro cuenta en su arsenal de crónicas, alguna relacionada con el séptimo arte, o el desarrollo de la televisión en esta ciudad.

En su lugar, el espacio dedicado al rescate de historias y tradiciones santiagueras fue ocupado magistralmente por Miguel Ronald Moncada López (Miguelito Moncada), “un verdadero santiaguero”, como le denomina Aquiles, quien hizo un recorrido por la historiografía de los cementerios de esta ciudad, apoyado por la proyección de imágenes de gran valor histórico.

Asimismo, de historia se conversó con Amauri Hechavarría, miembro de la Junta Nacionalde la Sociedad Cultural José Martí, invitado a nuestra ciudad por su homóloga provincial; quien comentó de la necesidad de rescatarla Ruta Martiana, desde su llegada a Playitas de Cajobabo, el 11 de abril de 1895, hasta el descanso eterno de sus restos en el Mausoleo del Cementerio Santa Ifigenia, en 1951.

En el orden musical, la tarde deparó excelentes actuaciones. Primero disfrutamos nuevamente de la joven cantante Giselle Lage, quien tan buena impresión causara en su anterior presentación en esta Peña, y que en esta ocasión vino acompañada a la guitarra por el joven trovador santiaguero Fernando Guerrero (recientemente ganador del concurso provincial de guitarra popular, celebrado en el marco del evento Cubadisco 2012) e interpretó los temas La gloria eres tú, de José Antonio Méndez, y Cómo fue, de Ernesto Duarte.

Giselle Lage  y Fernando Guerrero

Giselle Lage y el ganador del concurso provincial de guitarra popular (Cubadisco 2012), Fernando Guerrero

A continuación actuó el quinteto vocal Adalias quienes interpretaron En nosotros, de la autoría de Tania Castellanos, y una hermosa versión de Alfonsina y el mar, con texto de Felix Luna; acompañadas en esta ocasión por el laúd de la también muy joven Milagros (Milagrito) Albear.

No sé en qué instante la lluvia cesó, acaso rendida ante la perseverancia de los que se empeñan en hacer. O quizás porque todo cuanto aconteció en ese singular escenario de la segunda planta del Ayuntamiento de la ciudad, captó por completo nuestra atención y borró, momentáneamente, el resto de la ciudad.

Mis felicitaciones para Aquiles Jorge y sus invitados que lograron imponerse a las adversidades y nos regalaron una hermosa e inolvidable tarde.

De congas y mamarrachos

Por José Antonio Tejera[1]

Le puedo afirmar que mis carnavales tuvieron su inicio allá por el año de mil seiscientos noventa y ocho. Hay quienes dudan de esta fecha, pero yo casi estoy seguro. Ahora en lo que todos están de acuerdo, y yo con ellos, es que su verdadero auge tuvo lugar muchos años después, precisamente con la llegada de los franceses procedentes de Haití aunque  no fueron precisamente los franceses los que levantaron los carnavales, los que le dieron su sabor. En realidad fueron los esclavos que ellos trajeron consigo los que le dieron el verdadero “toque” a los carnavales. No, y sobre todo dentro de esos esclavos, los congos.¿Usted lo duda? Pues mire que fueron ellos precisamente los que introdujeron palabras que aún hoy se utilizan. Y le puedo poner algunos ejemplos: Tambora, comparsa. ¡Y eso son sólo algunos!

¡Claro que hay que mencionar la tumba francesa, esa que no tiene casi mucho de francesa! Analice. ¿Es que acaso los esclavos procedentes de Haití, que llegaron acompañando a sus amos, tenían un origen diferente a los que llegaron a Cuba, a los que existían en ese momento en Santiago? ¿Es o no así? ¿Lo del nombre? La gente, sobre todo los del campo, cuando iban a las haciendas a escuchar los toques de los esclavos de los propietarios franceses, decían: ¡Vamos a ver la tumba de los franceses! De esa forma diferenciaban a los esclavos que pertenecían a propietarios cubanos o españoles de los otros, los llegados de Haití. . Se fue acortando la frase y se quedó en “vamos a la tumba francesa”.

Ahí tiene un pedazo de la historia de Santiago que por cierto, se repitió en otras regiones. Pero es un orgullo legítimo quela Tumba Francesade aquí, “La Caridad”, haya sido declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad”! Es que así son las costumbres, las tradiciones, en esta ciudad.

Los congos eran el grupo más alegre de mis primitivos carnavales. !Ellos, partían de Los Hoyos y llegaban ala Casa Consistorial, al Ayuntamiento, frente a la Plaza de Armas. ¡Al actual Parque de Céspedes! (P) Allí se reunían todos los señorones, el gobierno de esta ciudad  y los potentados, para presenciar las diferentes evoluciones de los grupos de…mamarrachos! Era así como les llamaban en aquella época y hasta no hace muchas décadas se le siguió llamando de esa forma. Incluso cuando una persona se vestía con muchos colores o se pintaba demasiado la cara, en el caso de las mujeres, se les decía: “!pareces un mamarracho! Muchas veces que se usó dicha frase cuando alguien tenía “demasiado” en el vestir!  Pero volvamos a los carnavales. ¡O a los mamarrachos!  Era un tiempo en que los esclavos podían gozar de una cierta “libertad”. Y para eso, una vez al año, precisamente para que no le hiciera daño a… los amos. Cuando estaban en la Plaza de Armas, realizaban todas sus evoluciones, sus cantos, sus bailes, se “metían” con las autoridades. Presente, disfrutando de todo, estaba el mismísimo señor gobernador. Ya desde entonces parece que el santiaguero era  muy alegre, porque todo el pueblo asistía también para ver dicho espectáculo que aunque de esclavos, parece ser que tenía su atractivo para ellos. Tal vez desde entonces los santiagueros  son congueros.

Los congos marcaron los mamarrachos y justo de este desfile, que se realizaba desde Los Hoyos hasta la Plaza de Armas, por la calle de Santo Tomás surge algo, una palabra, un nombre, que no sólo ha llegado hasta esta época sino que tal parece que tiene intención de permanecer para siempre: ¡Conga!

Quizás usted se haya encontrado con otra sorpresa, una palabra tan usada y acostumbrada,  que forma parte de su lenguaje actual, sin que haya hecho intento de averiguar su origen. Bueno al menos hasta este momento.

 Los congos iban con sus tambores, con sus maracas, con sus chas chas. Eso que todavía utiliza la carabalí y cuando ese rumor musical se acercaba, que se escuchaba desde varias cuadras antes, los blancos que salían de sus casas que se paraban en las acera para verlos, decían:¡Ahí vienen, los  congos, ¡ahí vienen los congos! Y bueno, de seguro ya usted lo ha pensado, ha llegado a la conclusión correcta. Sí, con el correr del tiempo, el paso de los congos y los cambios, la frase se convirtió en  ¡Ahí viene la conga,   ahí viene la conga! Y desde entonces hasta usted, que bien que lo he visto arrollando detrás, no de los congos, pero sí de Los Hoyos, mis hijos e hijas han sido amantes de las “congas”. Pero, no se ponga colorado, que si usted no hace eso, arrollar, alguna vez en su vida, o muchas veces, difícilmente podrá ser considerado “santiaguero”. Y lo mismo sucede con las santiagueras que, por cierto, en eso de arrollar tienen el uno: sólo ellas pueden moverse como lo hacen. ¡Y el día que no puedan hacerlo de pie, lo harán sentada!

Una vez que los congos recorrían toda la calle de Santo Tomás y llegaban hasta la Plaza de Armas, luego de realizar sus evoluciones, el señor gobernador les obsequiaba con refrescos y ponía moñas de distintos colores en sus estandartes. ¿Luego? Pues nada, comenzaban el regreso por la misma calle hasta Los Hoyos. ¿Disolverse? Por el contrario, ¡el toque se hacía cada vez más frenético, las danzas eran más violentas, parecían cosas de locos, y de locas,  pero eso sí, sin perder el ritmo. Y el refresco, ¡se cambiaba por ron peleón! (Pero los blancos, y esto era lo mejor, no participaban de los mamarrachos, que decían “era cosa de negros, un poco extraño a la luz del mestizaje conguero actual). Pero, ah, la juventud que además de “divino tesoro”, siempre ha estado “perdida” para la generación anterior, pues, poco a poco, como en una aventura, como si no quisieran las cosas,  se llegaban hasta, mire qué casualidad, ¡Los Hoyos! Se dedicaban a observar a los congos. Observarlos, observarlos. Pero poco a poco sus pies comenzaban a moverse al compás de la música y… ¡el resto usted se lo imagina.

 De esta presencia joven y blanca en Los Hoyos con los congos, y el desarrollo carnavalesco de toda esa zona, lo que es hoy Martí, surge la idea de hacer algo similar, pero, atención, para blancos, que no era cosa de mezclarse.  Los jóvenes blancos iban a Trocha y de ahí, para Martí que era más alegre, más divertidas y las negras…!rediez!. ¡Se tuvieron que dar por vencidos! ¡Y abrieron la Trocha para los negros! Cosas de la historia de esta ciudad, de este Santiago único.

 


[1] Lic. Juan Antonio Tejera Calzado (31 mayo 1941-)

Gradudado Licenciatura  en Física/ Universidad de Oriente. Graduado Comunicaribe Course. West Indian University. Escritor y Director Programas de Radio. CMKC y CMKW, Santiago de Cuba, Radio Guantánamo y Radio Tunas. Escritor Programas de TV. Tele Turquino. Redactor Revista Excelencias Turísticas del Caribe. Sección Historia y Etnologías. Publirreportajes. Redactor Director Revista Correo Bautista. Coordinador del Taller de Comunicadores Sociales “Caribe2000”. Festival del Caribe (18 ediciones). Secretario de Relaciones Públicas e Internacionales Comité Gestor Asociación Cubana de Estudios del Caribe. Miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Miembro Fundador del Ateneo Cultural Lic. Antonio Bravo Correoso. Premio Nacional de la Radio 1984. Premios Caracol UNEAC 1992, 1994. Miembro del Comité Organizador Premios Caracol Santiago, 2005, 2006, 2007, 2008 Decenas de Premios Provinciales dela Radio. Colaboradordel Boletín Cultural “Atenea”. 2001. Conferencista y Moderador de la Exposición y Taller de Religiones Afrocubanas. Santiago de Compostela. 1999. Investigador de Religiones Afrocubanas. Colaborador del Programa Imágenes Afroamericanas. Radio Nacional de Venezuela. Colaborador de la Casa del Caribe. Escritor y Director del Programa Históricos santiagueros. Estampas y La Ciudad te Cuenta. Creador de más de veinte programas dela radio. Presidentede la Comisión de Calidad y Consejo Artístico dela Radio. CMKW.Reconocimientosde organismos: Poder Popular, UJC, Dirección de Artes Escénicas, Casa del Estudiante Casa de las Tradiciones, ANAP, Dirección de Deportes, etc. Profesor curso formación escritores. Coordinador del Concurso Fotográfico “Mujeres de Hoy”. Realizador de Videos y CD-Rom. Grupo Cuba-Italia. Conferencista en la Asociación de Mujeres Latinoamericanas. Berlín. 1999. Conferencistas Curso Verano Universidad Davis-Casa de las Américas. Coordinador de Taller UC Davis-UNEAC Santiago. Cultura Afrocubana. Conferencista. Miembro de la Comisión de Calidad dela Radio. Vicepresidente Asociación Cine, Radio, TV UNEAC.

 

Desempolvando a Yavorsky

Por estos días se celebra en Santiago de Cuba la jornada de la Danza, que se extenderá hasta el próximo 29 de abril, Día Internacional de la Danza.

La celebración sirvió de pretexto a los organizadores de la Peña Cultural “Desempolvando”, que cada tercer viernes de mes se realiza en el patio interior del Archivo Histórico Provincial (AHPSC) de esta ciudad, para desempolvar la figura de Nicolai (Nicolás) Yavorsky Thereberocoff, hombre singular (al decir de José Pascual Varona (Pini), conductor y director artístico del espacio cultural mensual), promotor del ballet clásico en Cuba y formador de grandes íconos del ballet cubano.

Una amplia introducción (quizás más extensa de lo aconsejable) permitió a los presentes adentrarse en la apasionante vida del renombrado bailarín y coreógrafo, gracias a los documentos que conforman el Fondo Yavorsky del AHPSC, en el cual se incluye la autobiografía manuscrita (en idioma ruso) de quien fuera además oficial del Ejército Imperial zarista.

Nacido el 23 de febrero de 1891, en Odesa, Nicolai Yavorsky se decidió tempranamente por la carrera militar en la cual llegó a ostentar grados de oficial y participar en combates durantela Primera Guerra Mundial.

Sin embargo, luego de muchos ires y venires por el ejército zarista, y de no pocas desilusiones ante la corrupción reinante entre el alto mando de un ejército históricamente derrotado, Yavorsky retoma su otra pasión: el ballet.

De ahí en adelante comienza a forjarse una extraordinaria reputación que lo lleva a los principales escenarios del mundo como parte de compañías de Belgrado, de la Ópera del Gran Teatro del Liceo de Barcelona y, finalmente, la “Ópera Rusa en París”, con la cual actuó en países como Alemania, Bélgica, Argentina, Brasil, Perú y México. Este último parece marcar el final de su vida europea[1], y el inicio de la etapa cubana de su vida, a partir de 1930.

Apenas un año después, y como parte de la sociedad Pro-Arte Musical de la Habana, Yavorsky estrena su primer ballet en Cuba, La bella durmiente del bosque, obra en la que debuta como parte del cuerpo de baile Alicia Ernestina de la Caridad Martínez del Hoyo, la futura Alicia Alonso[2].

En los años siguientes, el aplatanado Yavorsky continuó con su ingente labor como coreógrafo y estrenó nuevos ballets en Pro-Arte Musical, entre los que destacan el estreno, en 1937, de El Lago de los Cisnes, cuyo papel principal recayó en la aún joven Alicia Martínez, quien deslumbró al público con su interpretación de Odette-Odile.

El primer contacto del afamado bailarín y coreógrafo ruso con la ciudad de Santiago de Cuba fue en 1943, cuando recibiera una invitación para actuar en esta urbe, en cuyo Teatro Oriente (hoy lamentablemente en ruinas) actuaron estrellas como Enrico Caruso y Anna Pávlova. Su estancia en tierras santiagueras fue ampliamente seguida por la prensa de la época. El programa incluyó la presentación de El príncipe Igor, y el baile de las flores de Cascanueces, entre otras.

El éxito logrado por Yavorsky en esta gira, influyó en que la sociedad Pro-Arte Musical de Oriente, de la mano de George Milenoff, decidiera fomentar el desarrollo del arte danzarlo clásico en la ciudad de Santiago de Cuba. Sin embargo, en 1947 se reclama la presencia de Yavorsky en esta ciudad pues “George Milenoff  había desilusionado a los orientales”[3].

Se marca así el regreso del otrora oficial zarista con una ciudad de pujante desarrollo cultural, como era en esa época Santiago de Cuba. Sin embargo, su faena como profesor de ballet en Pro-Arte de Oriente se ve disminuida por la enfermedad que lo afectaba y que le arrebatara el aliento el 9 de octubre de 1947, sin haber visto estrenada su primera obra como docente de la institución santiaguera.

Sus restos descansan en el Cementerio Santa Efigenia de esta ciudad, identificados por una escultura de fecha y autoría aún desconocida.

Así, con el recuerdo de Yavorsky y la presencia imprescindible de la danza, transcurrió una nueva edición de “Desempolvando”.

Danza del Caribe

Suite en Blues, Danza del Caribe. Homenaje a Eduardo Rivero Walker

La tarde sirvió para homenajear a bailarines y coreógrafos de esta urbe oriental, sobresaliendo el homenaje realizado, ya en el final de la Peña, al destacado coreógrafo santiaguero Eduardo Rivero Walker, por bailarines de la Compañía Danza del Caribe con la obra Suite en Blues.

Compañía Infantil "Jorge Lefebre"

Compañía Infantil "Jorge Lefebre"

Momento igualmente especial fue la presentación de las hermosas niñas de la Compañía Infantil “Jorge Lefebre”, quienes desbordaron gracia y cubanía en una versión coreográfica de La bella cubana.

Giselle y Gabino

Giselle Lage acompañada a la guitarra por el maestro Gabino Jardines

Por último destacar la actuación de la joven cantante Giselle Lage acompañada a la guitarra por el maestro Gabino Jardines; quienes deleitaron a los presentes con dos temas dos hermosos temas: Cómo fue, de Ernesto Duarte; y Brigas nunca mais, de Tom Jobin.

Así se vivió (y disfrutó) la más reciente edición de “Desempolvando”, espacio dedicado al rescate de historia, tradiciones y costumbres de la séptima de las villas cubanas; con el apoyo inestimable de los fondos documentales que preserva el Archivo Histórico de Santiago de Cuba.

Desde ya se anunció que la edición correspondiente al mes de mayo tendrá como pretexto a las flores. De seguro, nuevas y atractivas propuestas culturales servirá de marco propicio para conocer un poco más sobre esta ciudad que se acerca a sus primeros quinientos años. Allí estaremos.

 


[1] Ernesto Rafael Triguero Tamayo. Nicolai Yavorsky, un maestro ruso en la isla del ballet. Ediciones Santiago, Colección Ravelo. 2010. p-16

[2] Ibídem; p-22.

[3] Ibídem; p-61.

Santiago de Cuba, casi…no vale

De nada valieron los sobresaltos, las incomodidades y las uñas de menos; Santiago de Cuba quedó fuera de los play off por segunda temporada consecutiva.

No valen las justificaciones: la ausencia por lesión de toda la línea central titular (Olivera, Navas y Reutilio), ni las molestias físicas con las que jugaron otros de los de mayor peso ofensivo en el equipo (Meriño y Bell). Santiago tuvo la clasificación en sus propias manos (o en sus propios bates) y la dejó escapar.

Enfrentando al equipo de peor resultado de la 51 Serie Nacionalde Béisbol (Mayabeque), no había otra opción que imponerse y dejar en el camino a Granma o Las Tunas, equipos que llegaron (junto con Ciego de Ávila) empatados con los indómitos a la última jornada de la etapa clasificatoria del campeonato, y tenían frente a sí a rivales de mayor categoría.

Sin embargo, aquellos hicieron lo que no pudieron los santiagueros y ganaron los boletos en disputa.

Un partido tenso selló la eliminación de los indómitos. Luego de comenzar ganando 4 a 1, desde la misma primera entrada, con Danny Betancourt en el montículo, lo que parecía sería un choque de puro trámite se convirtió en una pesadilla.

Un racimo de seis carreras en la tercera entrada puso los nervios de punta a los seguidores del conjunto rojinegro, quienes veían escaparse el boleto por el que tanto habían luchado durante casi un centenar de partidos en esta atípica temporada. Para colmo de males, la constante amenaza de lluvia, que podría llevar a declarar válido el partido (una vez vencido el quinto inning) y por tanto a una derrota prematura y polémica (no entiendo cómo podría manejarse esa posibilidad tratándose de un partido decisivo). De ahí en adelante todo fue cuesta arriba.

Poco a poco los santiagueros fueron descontando carreras (a veces, dejando un elevado número de jugadores en bases) hasta lograr empatar en la sexta entrada. Pero el festejo se les acabó a los cientos de parciales en las gradas del estadio Guillermón Moncada (y otros miles en toda la ciudad) cuando en el séptimo, los de la otrora provincia habanera, anotaron par de veces.

El resto de la historia se encargó de escribirla el pitcheo mayabequense, que no permitió mayores libertades (amén de algún que otro susto en el octavo) a la tanda indómita, para decretar la victoria definitiva de los del oeste, 9 carreras por 7; resultado que les aseguró además la serie particular de esta Serie 51 contra Santiago de Cuba (4 juegos por 2).

De esta forma, los de la Ciudad Héroe quedaron solo con el aroma de los play off, sin poder formar parte de los ocho equipos que degustarán el pastel de la post-temporada. Casi llegan, pero casi no vale…

Tampoco valen lamentos tardíos, rememorar los partidos dejados en el camino contra los equipos de segunda categoría. Los indómitos hicieron cuanto pudieron (y a veces más) con lo que tenían.

Ahora queda el trabajar sobre los errores cometidos durante la serie; aprovechar la experiencia adquirida por jugadores como Luis Yander La O (establecido ya como un muy buen tercera base y segundo bate), Yesander Rodríguez y Rudelis García; subsanar las debilidades de un pitcheo a todas luces talentoso e intentar recuperar a los jugadores lesionados; enfocados siempre en lograr en la próxima temporada (sea cual sea su estructura) recuperar el lugar que le corresponde a la pelota santiaguera dentro del ámbito beisbolero cubano.

Para el resto del país, la fiesta de los play off comenzará el próximo martes. Para los santiagueros…ya no será igual.

(en fotos) Castillo de San Pedro de la Roca, el Morro de Santiago de Cuba

 El blog Ciencia cubana publica una serie de fotos del Castillo de San Pedro de la Roca, el Morro de Santiago de Cuba. Les invitamos a disfrutar de ellas.

San Pedro de la Roca

Ver más en (en fotos) Castillo de San Pedro de la Roca, el Morro de Santiago de Cuba.

Navegador de artículos