Santiago en mí

Un nuevo encuentro con en la Peña Mambisa

A veces Santiago parece hacer mutis y se adentra en una inactividad agobiante, como si se hubiera quedado sin ideas y se resignara a seguir envejeciendo entre montañas hasta el fin de los días. En otras ocasiones hierve de actividad y entonces se vuelve un verdadero dolor de cabeza seguirle el paso a ese movimiento cultural que desborda un fin de semana.

Sin embargo, y por suerte, en medio de ese vaivén la ciudad mantiene espacios culturales habituales que se han ganado un público fiel, a fuerza de calidad, de fidelidad por defender lo mejor de la cultura santiaguera.

Uno de esos espacios es Café Concert, rebautizado por sus fieles como Peña Mambisa, del guitarrista concertista Aquiles Jorge, que cada último viernes de mes acoge el hermoso patio interior del Gobierno Municipal, antiguo Ayuntamiento de la ciudad.

ceremonia de la bandera. Café concertSe trata de una peña que apuesta por la defensa de los mejores valores patrióticos; el rescate de tradiciones; de aspectos poco conocido de nuestras gestas emancipadoras; el homenaje a santiagueros ilustres, rescatados del olvido y la desidia, devueltos a la dimensión humana que los caracteriza.

Y no puede ser de otra forma cuando el anfitrión es un enamorado de la historia, de una herencia familiar mambisa, que reúne a su alrededor a historiadores, cronistas, museólogos y otros apasionados por la historiografía local y nacional.

El pasado viernes 30 de marzo, el Café Concert estuvo especialmente dedicado a los maestros normalistas de Santiago de Cuba, menudos cabellos canosos que agradecieron emocionados el homenaje, ya con palabras temblorosas, ya con poemas declamados con octogenaria pasión.

Para el homenaje, Aquiles se rodeó, como es costumbre, de buenos amigos e invitados de calidad extraordinaria. Los trovadores Alexander Milian y Fernando (lamento no recordar su apellido), rescataron canciones de una de las peñas que en los noventa protagonizaron el acontecer musical santiaguero, desde los salones de la tradicional Casa de la Trova. El cronista José Antonio Tejera (casi un co-anfitrión de la peña), decidió cambiar la crónica que tenía previamente preparada para comentar sobre su relación con la Escuela Normal para Maestros de Santiago de Cuba. Por último, Aquiles presentó a la joven Giselle Lage, pianista acompañante del conjunto Lírico de la ciudad, quien en esta ocasión sorprendió agradablemente a los presentes con una voz extraordinaria, interpretando tres canciones (“Sabor a mí”, “Alfonsina y el mar” y “Cómo fue”) bajo el acompañamiento musical del maestro guitarrista Hermes; especial colofón para la noche que ya caía sobre la ciudad.

Giselle Lage. Café Concert

Todavía la noche guardaría espacios para otros homenajes, en esta ocasión dedicado precisamente al anfitrión de la Peña. La directora de la Editorial Oriente entregó a nombre de todos sus trabajadores, un ejemplar del texto “El ingenio del mambí”, especial regalo que de seguro no hallará mejores manos que la de Aquiles Jorge. Y para confirmar esto, desde ya se adelantaron algunas de las sorpresas que guardará la edición del mes de mayo: la presencia de Hugo Crombet, nieto del General mambí de igual apellido, y la muestra de restos del vestuario que usaba José Martí en su caída en Dos Ríos, el 19 de mayo de 1895.

Hasta entonces, otros eventos culturales colmarán el protagonismo de la ciudad, pero el último viernes de mayo, justo a las seis de la tarde, cuando las cuerdas de la guitarra de Aquiles Jorge canten una nueva versión de su composición “Himnos” (pieza musical que da inicio a cada peña, luego de la ceremonia de arriado de la bandera), entonces será el tiempo de los mambises del siglo XXI; para entonces, solo espero que no tener que aguardar hasta el lunes de la semana siguiente para comentar todo cuanto allí aconteció.

Aquiles jorge. Café Concert

Anuncios

Navegación en la entrada única

2 pensamientos en “Un nuevo encuentro con en la Peña Mambisa

  1. Pingback: Santiago 1915…y algo más « Santiago en mi

  2. Cuanta emoción poder leer todo eso. Grcias a Noel Pérez, biólogo del CENEA, que ama la cultura más que los promotores, periodistas y divulgadores que tenemos en nuestra empresa y así lo dije el pasado sábado en una reunión con todos mis jefes: cuando digo “todos” créanme que todos los grandes estaban allí en la Uneac. Mi directora Provincial de Cultura, quien me ha abierto sus puertas al ver mi destacada labor artística e intelectual se sorprendió al concer que un biólogo hacía el trabajo de la prensa santiaguera. Ella anotó en nombre de este sito maravilloso lleno de amor por la ciudad de todos, y que estamos en el compromiso moral y patriótico de hacerla mejor “Con todos y para el bien de todos” pero “con todos los que aman y fundan no con los que odian y deshacen”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: