Santiago en mi

Archivo para el día “mayo 6, 2012”

Un Menú para disfrutar entre todos

No creo que existan dudas sobre la calidad artística del cantautor santiaguero José Aquiles, uno de los máximos exponentes de la Nueva Trova en una ciudad que, como Santiago de Cuba, se vanagloria de sus juglares. Allí está su obra, canciones que componen el imaginario sonoro de una generación (y de seguro, de no ser este un archipiélago donde lo comercial roba espacio a la cultura, lo sería de otras tantas) y que le ha ganado merecidísimos reconocimientos en los escenarios más exigentes.

No hablaré, por tanto, de sus dotes trovadorescas (¿no hablaré?), sobre todo porque aún estoy en su (re) descubrimiento, intentando recuperar los versos que se me habían escurridos por esas otras bifurcaciones del camino y que hoy, afortunadamente, coinciden en mis pasos. Destacaré en cambio, las habilidades culinarias que ha demostrado tener José Aquiles.

En efecto; más allá del buen verso, de la musicalidad, del amor que sus canciones desprenden en cada acorde, Aquiles se ha empeñado en convencer a todos (y lo logra), de su capacidad para mezclar ingredientes (de la mejor factura) y regalarnos un delicioso Menú para degustar en la complicidad de una descarga.

Solo que este Menú no ofrece al cliente los típicos platos de cualquier restaurante de la ciudad (ni siquiera de los paladares que pululan hoy en Santiago de Cuba); no hallará en la carta carnes, ensaladas, vinos, cocteles o dulces; aunque si le invita a degustar de múltiples aperitivos, platos fuertes, guarniciones y postres; conformados, en todos los casos, por canciones.

Por ahí anda la idea de la “Peñade Menú”, quizás, uno de los espacios culturales de su tipo más concurridos de la ciudad. Cadaprimer sábado de mes, en el extraordinario y acogedor patio interior (¿terraza?) del Centro Cultural Francisco Prat Puig (Antiguo Seminario San Basilio El Magno), José Aquiles ofrece un variado Menú de sus canciones, en Cartas bellamente decoradas por pintores santiagueros; y siempre guarda, como sugerencias especiales del chef, la presencia de múltiples invitados.

Otras secciones conforman un muy bien ideado programa. Destaca “La Entrevista”, momento oportuno para conocer sobre la vida y la obra de santiagueros destacados en diversos ámbitos (cultura, ciencia, deporte, artes, etc); y para indagar en cuestiones como “la chabacanería” y “las reacciones ante los temblores” en esta ciudad; todo, antes de que el invitado sugiera a los presentes el menú (este sí comestible) para el próximo día. Sobresale también la sección del escritor y promotor cultural Reinaldo García Blanco; siempre con un tema para reír y reflexionar (o viceversa).

La más reciente edición de la “Peña del Menú”, celebrada este sábado 5 de mayo, a pesar de las traiciones de una lluvia que mermó al público y de una desafiante Claqueta[1] que arremete con su agobiante reguetón; estuvo dedicada a la XVI Feria Internacional Cubadisco 2012, que este se año, bajo el lema “La isla de las mil cuerdas”, se dedica de manera especial a la guitarra y otros instrumentos de cuerda.

En este sentido, la Peña tuvo entre sus invitados al guitarrista concertista Aquiles Jorge y la orquesta de guitarras “Arkos”. En la sección La Entrevista, conocimos más sobre la artista plástica y diseñadora Marta Mosquera Rosell, a quien además se le agradeció por su contribución al espacio del Menú, al ser la gestora de las Cartas que contienen la propuesta musical de cada mes.

Igualmente se reconoció a alguno de los nominados santiagueros al Cubadisco 2012, entre ellos Rubén Lester y Luis Felipe Pérez Veranes (Felipón), ambos en la categoría de Trova-Fusión.

Recién llegado de La Habana, aún visiblemente extenuado por el viaje (lo cual dice mucho del compromiso del trovador para con los suyos), José Aquiles volvió a regalarnos un exquisito manjar, como viene haciendo cada primer sábado de mes, desde hace casi dos años.

No sé si hoy alguno de los que asistieron al encuentro en la noche de este sábado, degustará en su casa de la sugerencia de Marta Mosquera, un arroz imperial; de lo que si estoy seguro es que el próximo mes de junio muchos apostarán nuevamente por las ofertas gastronómicas dela “Peña del Menú”.


[1] La Claqueta, es un espacio con características de cabaret al aire libre que colinda con el Centro Cultural Francisco Prat Puig, y que se especializa en poner música “popular” a elevados volúmenes.

Santiago de Cuba y su monumentalidad (I)

Les regalo esta serie de trabajos publicados en el sitio digital el semanario Sierra Maestra bajo la firma de Joel Mourlot Mercaderes.

Santiago de Cuba y su monumentalidad (I)

Recorrer esta ciudad de casi cinco siglos de existencia suele resultar un paseo impresionante, lo mismo para propios que para foráneos, si se hace con miradas escrutadoras. Nacionales y extranjeros conocedores de su enaltecedor pasado, creen que aquí deberían abundar más las estatuas, los bustos, las tarjas y otras formas de rendir homenaje a los próceres y valores del pasado.

No hay un sitio de esta urbe caribeña, efectivamente, que no nos revele algo de interés y/o trascendencia, allá o acá, en las prominencias de las numerosas colinas o en los recovecos de tantos hondones, sobre los cuales ella se asienta; en la majestuosidad o en la modestia de sus obras públicas, que en memoria de sus muchos héroes, o de sobradas acciones gloriosas o por algún otro valor singular, hacen de Santiago de Cuba, en sí misma, una ciudad monumento.

Es verdad, no son todas las que merecidamente pudiera haber; sin embargo, las que existen hoy llenan de sano orgullo a la mayor parte de los santiagueros.

PRINCIPALES MONUMENTOS DE SANTIAGO DE CUBA

Por su imponente majestuosidad, los monumentos que más sobresalen en la capital oriental son:

1.- El complejo escultórico de la Plaza de la Revolución (1991), con el conjunto de de piezas metálicas colosales, evocando los machetes redentores mambises, y, sobre un pequeño promontorio, la figura ecuestre del mayor general Antonio dela Caridad Maceo Grajales, lugarteniente general del Ejército Libertador (obra del escultor santiaguero Alberto Lescay), y un escenario general que ya es historia significativa, en su corta vida de 21 años de existencia, por sus multitudinarias concentraciones populares -muchas veces presididas por los máximos líderes de la Revolución , Fidel y Raúl- y las dos masivas misas, la de 1998, con su santidad Juan Pablo II, y la reciente, el 26 de marzo pasado, con el también pontífice Benedicto XVI.

Mausoleo a Martí en Santiago de Cuba 19512.- Cementerio de Santa Ifigenia (julio de 1868), donde reposan los restos de muchos ilustres personajes de nuestra historia y multitud de personas comunes, a cuyas memorias se han erigido allí desde suntuosos sepulcros personales y panteones, hasta las íntimas dedicaciones, no exentas en muchos casos, sin embargo, de notables y diversas esculturas, que hacen de este campo santo una verdadera y distinguida necrópolis.

Por supuesto, resaltan en todo este conjunto funerario: en primer término, el mausoleo donde reposan los restos de José Martí, obra del arquitecto Mario Santi (1951), tercera tumba dedicada al Héroe Nacional de Cuba en el propio cementerio, tras su enterramiento en 1895, y su posterior exhumación e inhumación, en un nuevo nicho, inaugurado el 7 de diciembre de 1907; también, los respectivos panteones dedicados a los héroes del ataque al Moncada, a los internacionalistas cubanos caídos en Angola, a los combatientes de nuestras guerras de independencia (el “Retablo de los Héroes”), el de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el más modesto de éstos: el dedicado a la veintena de mártires de San Juan de Wilson (febrero de 1870), y, en el plano individual: las tumbas de Carlos Manuel de Céspedes (10 de octubre de 1907), segunda dedicada al Padre de la Patria en el lugar; del expresidente dela República Tomás Estrada Palma y su esposa, la “pirámide” que guardan los restos de Emilio Bacardí, y el busto del general mambíRafael Portuondo Tamayo, entre un sinnúmero de obras funerarias más.

3.- Uno de los más impactantes monumentos santiagueros es el complejo Morro-La Estrella, en el cual predomina el Castillo del Morro, construido hacia 1639 por Don Pedro de la Roca para defender la boca de la bahía de la ciudad, y el litoral cercano ala fortaleza. Erael punto clave de todo un sistema defensivo, compuesto, además, por los fuertes de La Estrella , Ciudamar y La Socapa , entre otros más distantes, para enfrentar y repeler los ataques fuerzas foráneas (mayormente corsarios y piratas), y cuya imagen bella, colosal, como emergida de la elevación escarpada donde está enclavada, es, hoy por hoy, de un atractivo y una significación extraordinarios, al punto de haber sido declarado Patrimonio de la Humanidad.

Tomado de Sierra Maestra

Navegación de entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.926 seguidores