Santiago en mí

A sesenta y un año del “entierro cubano” de Martí…

El Palacio de Gobierno Provincial de Santiago de Cuba, en la céntrica calle Aguilera, es una monumental edificación de carácter ecléctico, fruto, como no pocas edificaciones de la urbe, incluido el edificio del Museo Emilio Bacardí que se le enfrenta desde la acera opuesta; del talento del arquitecto santiaguero Carlos Segrera. Desde 2002 fue declarado Monumento Nacional.

Sin embargo, más allá de sus valores arquitectónicos, el hoy sede de la Asamblea Provincial del Poder Popular quedó marcado en la historia por uno de los hechos más significativos de Cuba: la realización de las honras fúnebres del Apóstol de la independencia nacional, como parte del programa denominado Entierro Cubano del José Martí, en 1951.

Guardia de honor durante el entierro cubano de Martí

Guardia de honor durante el entierro cubano de Martí

En un hermoso salón del segundo piso, una sobria tarja recoge el hecho con estas palabras:

“En este palacio de Gobierno Provincial de Oriente fueron velados los días 29 y 30 de junio de 1951, los restos mortales de José Martí Pérez, hecho que formó parte del “Entierro cubano” realizado para llevar a cabo la inauguración del Mausoleo erigido al Héroe Nacional en el cementerio Santa Ifigenia de Santiago de Cuba”.

Hasta ese salón, el mismo donde hace 61 años el pueblo cubano rindió tributo a Martí, se trasladó este 29 de junio, el Café Concert “Virtud y Conciencia”, espacio cultural que cada último viernes de mes convoca el guitarrista concertista Aquiles Jorge.

En esta ocasión, la también llamada Peña Mambisa, partió desde el frente de su sede habitual en el edificio del Gobierno Municipal (antiguo Ayuntamiento de la ciudad), para recorrer, en emotiva procesión encabezada por un retrato al óleo del Maestro (obra del pintor Luis Mariano Frómeta) y una inmensa bandera cubana, los pocos metros que lo separan del edificio del Gobierno Provincial.

Una vez allí, la presencia de Martí llenó el espacio; no solo por el busto en bronce del prócer de la independencia (obra del artista santiaguero Alberto Lescay) y la urna de cristal que guarda una muestra de los cabellos del Apóstol obtenidos en una de las exhumaciones realizadas a sus restos, cedidas para la ocasión por la dirección del Museo Emilio Bacardí; sino porque la velada organizada por el furibundo martiano que es Aquiles Jorge, nos acercó al pensamiento y la obra de nuestro Héroe Nacional.

Entre el público asistente se encontraban santiagueros que fueron testigos de aquella jornada que recuerdan como la demostración más grande de patriotismo visto por Santiago de Cuba hasta entonces.

Así también lo reseñaron los diarios de la época, tal y como explicaron Aida Morales, miembro de la Oficina del Historiador de la ciudad, y Juan Antonio Tejera, narrador oral y cronista santiaguero.

A las dos de la tarde del 29 de junio de 195, narra Aida, los restos de José Martí fueron trasladados hacia el salón del segundo piso de la sede del Gobierno Provincial de Oriente. Desde entonces, y por 24 horas, se mantuvo una guardia de honor que se renovaba cada media hora, y en la cual participaron estudiantes, políticos y miembros del cuerpo diplomático acreditado en Cuba por ese entonces. La última gurdia de honor la realizó parte del gabinete gubernamental, encabezado por el entonces presidente Carlos Prío Socarrás.

Se estima que durante esas 24 horas, más de 150 mil cubanos rindieron tributo al Maestro; suceso que fue trasmitido de forma continua, por la Cadena Oriental de Radio.

El 30 de junio de 1951, alas dos de la tarde, los restos son trasladados nuevamente hacia el cementerio Santa Ifigenia donde son colocados en el Mausoleo que, para ese efecto, se había construido. Finalmente, el pueblo de Cuba había rendido el merecido tributo a su Héroe Nacional.

El apartado cultural de la velada también constituyó un homenaje al pensamiento y la obra martiana. Luego del inicio de la peña, con la ejecución del Himno Invasor por Aquiles Jorge; se presentó la Orquesta de Cámara del Conservatorio “Esteban Salas”, con un repertorio que recogió una muestra de la música “útil y fina” de la que escribió el Apóstol, que incluyó obras de Mozart y “La bella cubana” de José White.

La bailarina Camila Arrate, del Ballet Santiago, danzó al compás de los acordes de la guitarra de Aquiles, quien ejecutó la hermosa pieza “Vitrales”, dedicada también a Martí. Por su parte, el actor e historiador José Pascual Varona (Pini), declamó su muy personal y conmovedora versión de los “Zapaticos de Rosa”, mientras que, el destacado periodista santiaguero Reinaldo Cedeño, leyó su poema “¿Quiénes son ellos?”, dedicado a esos hombres anónimos de nuestras gestas independistas.

El espacio también sirvió para reconocer a José Luis de la Tejera, presidente de  la Sociedad Cultural“José Martí” en Santiago de Cuba, quien fue merecedor de la distinción “La utilidad de la Virtud”, máximo reconocimiento que otorgala Presidencia Nacional de esta Sociedad. El diploma acreditativo fue entregado a Tejera de manos de Lázaro Expósito Canto, Primer Secretario del Comité Provincial del Partido Comunista en Santiago de Cuba, quien se encontraba presente en el público.

Breve, hermoso y sentido el homenaje nacido del tesón y el amor de Aquiles Jorge, un mambí del siglo XXI y martiano empedernido. El Café Concert “Virtud y Conciencia” se ratifica como un espacio para la defensa de los mejores valores patrios.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: