Santiago en mí

Un tiempo con Adriana

Puedo considerarme un asiduo al Café Teatro Macubá, uno de los espacios más acogedores de la ciudad de Santiago de Cuba, a pesar de una fachada que no presume del arte que se hace al final de unas infinitas escaleras, y pueda pasar inadvertido incluso para los más autóctonos habitantes de esta urbe.

El favoritismo que le reservo se debe tal vez a una sumatoria de pequeñas cosas (esas que, según el trovador, también ayudan a vivir), más allá de las obras que se estrenan los fines de semana.

Tal vez sea el ambiente intimista o la muy buena música grabada que ameniza los preámbulos, como oasis extraordinario en medio de la vorágine reguettonera de la ciudad.

Sin embargo, mi última visita a la sede del Estudio Teatral Macubá, que dirige Fátima Patterson, no fue precisamente para ver una puesta en escena, sino para disfrutar por primera vez de la Peña “Adriana a su tiempo”, de la trovadora santiaguera Adriana Asseff.

Confieso que mi conocimiento sobre Adriana y su música era casi nulo. Alguna que otra vez la había visto desandar las calles de Santiago, o compartir escenario con otros trovadores como Felipón o Raúl Torres, este último en una de sus memorables visitas a esta ciudad; sin embargo, muy poco conocía sobre su forma de hacer trova. Su Peña en las tablas del Macubá, aunque periódica, se me había hecho esquiva.

A pesar de esto, me preparé para aceptar su propuesta, brindándole el beneficio de la duda. Y no me defraudó.

Me encontré con un artista que transmite sinceridad con su arte, con su proyección escénica y con el discurso de sus canciones que alguna vez aseguró crearlas a partir de las “vivencias de la gente”. Se mueve con facilidad en un amplio registro de géneros, apoyada por un grupo de músicos muy jóvenes, liderados porla bajista Sandra (así sencillamente, pues no hace falta más), que logran una impresionante armonía en escena.

Adriana se acopla perfectamente al escenario del Macubá (a pesar de un sistema de audio que no acompaña los intereses de la artista y sus músicos), creando un ambiente de camaradería, de descarga, que hace olvidar por momentos que es el primer encuentro con su propuesta musical.

Peña "Adriana a su tiempo"

Adriana Asseff (a la izquierda) invitó a la joven Giselle Lage a compartir la canción “Caos”, en su Peña.

En esta ocasión la trovadora se hizo acompañar de dos jóvenes cantantes aficionadas que dieron una peculiar distinción a la noche. Fueronellas: Evelyn Dupuy, flamante ganadora de la más reciente edición del Festival Nacional de la Canción Francesa, quien interpretó “L’essentiel”, canción que le valió el premio en el certamen; y Giselle Lage, joven pianista que ya ha mostrado sus capacidades vocales en varias peñas de la ciudad, quien interpretó “Vengo a ofrecer mi corazón”, de Fito Paez y “Brigas nunca mais”, de Tom Jobim.

Giselle también acompañó a Adriana en la interpretación de “Caos”, una de la canciones más versionadas de la trovadora santiaguera, y en la cual la joven cantante invitada hizo gala de su dotes vocales; para cerrar una muy agradable noche de concierto.

En una ocasión anterior Adriana Asseff expresó: “Hacer trova en Santiago de Cuba es un reto”. De eso no caben dudas, como tampoco, que hasta el momento, lo va venciendo muy bien.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “Un tiempo con Adriana

  1. Pingback: Evocación a Nicolás en el Menú « Santiago en mi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: