Santiago en mi

Fátima Patterson y el arte que nace en los barrios

Conversar con Fátima Patterson es muy fácil. Ella es como la vecina de al lado, siempre con la gran sonrisa, dispuesta a hacerte historias del pasado y contarte, con picardía y entusiasmo, los detalles que identifican a los santiagueros.
Esa jocosidad la hace cómplice de los barrios, su espíritu, y de ellos se nutre para hacer el arte auténtico, el cual le ha merecido prolongados aplausos a lo largo de su carrera.

-¿Qué significa el barrio para Fátima Patterson y su arte?

“El trabajo en la calle es fundamental, define mi arte. No le resto ninguna importancia a lo que sucede en la sala de conciertos, pero es en la comunidad donde se gana al público que luego asistirá a los teatros.
“Por más de 30 años he volcado mi quehacer en lugares como el Tivolí, la Ceiba, San Pedrito, en las escalinatas de la ciudad, además de los consejos populares de El Caney y El Cobre.
“La conexión que se logra con el público en escenarios como el parque Serrano es insustituible, por eso desde los inicios de mi carrera artística con el desaparecido Cabildo Teatral Santiago, hasta la actualidad con el grupo Estudio Teatral Macubá, continúo las presentaciones en plazas de ese tipo”.

-Entonces Fátima, ¿su verdadera creación artística está en llevar esa fuente de inspiración, que es la cultura popular, a la representación escénica?

“Es así. La vinculación con el barrio es íntima, porque me interesa todo lo que sucede en él. De hecho, las personas que caminan a tu lado, que quizás no salgan en los medios de comunicación, personajes de la cultura popular santiaguera, son los inspiradores de mis principales creaciones.
“Por ejemplo, en Repique por Mafifa o La última campanera, esa mujer que viste de blanco, túnica y pañuelo en la cabeza, con muchos collares y descalza, está basada en Gladys Linares, dama que vive en la comunidad de Los Hoyos.
“Ayé N´Fumbi” (Mundo de muertos), Premio Villanueva de la Crítica en 2004 y laureada en el Festival Máscaras de Caoba ese año, hace referencia al ambiente mágico religioso que existe en una cuartería santiaguera”.

-La labor comunitaria tiene como uno de sus principios el trabajo social, ¿Es esa otra de las directrices de su obra artística?

“Es en las calles donde el arte verdaderamente gana batallas y se palpa la responsabilidad del artista con la sociedad donde vive, y ese principio es vital para mí.
“Como también lo es la vinculación orgánica de todos: los promotores culturales, sociólogos, psicólogos y líderes naturales.
“Es muy lindo escuchar historias con finales felices en los que una como artista contribuyó al bienestar social”.

-¿Qué significa para Fátima Patterson recibir el Premio del Barrio por los más de 30 años al servicio de la comunidad?

“Es el reconocimiento al trabajo día a día en la base, no solo a mi labor artística, sino también a ese quehacer por el bienestar de mis vecinos. Más que logro personal, es de todos aquellos que laboran conmigo y batallan porque esta ciudad sea mejor lugar para vivir”.

About these ads

Navegación en la entrada única

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.926 seguidores

%d personas les gusta esto: