Santiago en mí

Archivo para el día “octubre 3, 2012”

Acuario Baconao, sugerente lugar a visitar en Santiago de Cuba (+fotos)

Acuario Baconao

Ubicado en el Parque Baconao, el acuario de igual nombre, es el lugar donde las personas que visitan la ciudad de Santiago de Cuba, hacen realidad el sueño de la convivencia y el baño con los delfines.

Esta especie de animal, entre las más inteligentes del planeta, también ofrece espectáculos que asombran a los más incrédulos y resultan muy atractivos.

Con la certera guía de los entrenadores, una pareja de cetáceos realiza acrobacias con aros y pelotas, algunos movimientos de saludos y bailes, además de ofrecer a los más pequeños de la familia la posibilidad de dar un paseo por el estanque.

Igualmente forma parte de cada presentación un lobo marino que roba los aplausos del público a través de la interacción con las personas, los diferentes ejercicios y las jocosas ocurrencias que provocan las risas de los niños y adultos.

Otro de los atractivos de esta instalación, perteneciente a la Empresa Nacional para la Protección de la Flora y la Fauna, es la opción de observar los especímenes marinos comunes en el área del Caribe.

Este vistoso remanso de tranquilidad, incluye un túnel de 30 metros de largo, el que permite a los visitantes observar en su propio hábitat algunos ejemplares del mar, como son los tiburones, morenas y manta rayas.

Completan la visita por las profundidades del mar, el recorrido por las peceras, el tiburonario y los estanques arrecifal y oceánico.

Platos elaborados a base de pescados y marisocs, son las ofertas de las cafeterías Las Brisas y Marejadas, prometen deleitar el paladar de sus comensales a la vez que disfrutan de los paisajes costeros que bordean el lugar.

En la planta alta del edificio principal, se encuentra una exposición donde se muestran réplicas de famosos barcos, la historia de los viajes de descubrimiento de Cristóbal Colón, además de una sala de arqueología subacuática y otra de biología marina.

Motivar el cuidado y conocimiento de la fauna, sobre todo en los niños, así como la necesidad de su protección, es el objetivo fundamental de las actividades medioambientales que habitualmente realizan en la institución

Paralelamente, se desarrolla una amplia labor científica que incluye la reproducción en cautiverio de delfines, el estudio de las animales invasoras en los arrecifes cubanos y el seguimiento de poblaciones en la plataforma insular.

El Acuario Baconao está situado entre las playas de Cazonal y Sigua, fue inauguró en julio de 1983, y reabierto al público en el año 1990 por el Comandante en Jefe Fidel Castro.

Tiene gran importancia en el sano esparcimiento de la población de Santiago de Cuba y del resto del país, a la vez que es un atractivo lugar para quien visita el país.

Santiago de Cuba: ¡una ciudad de son, trova, bolero… y jazz!

Internacionalmente famosa es esta ciudad, cuna de géneros de la música tradicional, figuras legendarias del canto, y ahora, pretende convertirse en una plaza importante para los cultivadores del jazz.

Así lo demostró el Primer Encuentro de Amigos del Jazz, evento que trajo a la urbe algunas de las principales estrellas del ritmo, tales como el showman Bobby Carcassés, los saxofonistas César López y Alfred Thompson, además del trompetista Yazek Manzano.

Estos unieron su arte a creadores santiagueros como el flautista Iván López, el cuarteto Magic Sax Quartet, el grupo Influencias y el pianista Andy Rubal.

A pesar del éxito de la cita cultural, de las intenciones de convertirlo en uno de los más importantes del país y de las apreciaciones favorables de los artistas que participaron, su permanencia dependerá de cuán vivo se mantenga el género en el territorio.

Gran responsabilidad tendrá entonces el recién abierto al público Iris Jazz Club, el que aboga por ser uno de los mejores de su tipo en el país, considerado así desde ya por algunos creadores.

Ubicado en el entorno de la populosa Plaza de Marte, resalta el atractivo decorado, con notas musicales, fotografías, instrumentos y muchos otros elementos alegóricos, incluyendo la escultura de un instrumentista ubicada  en la entrada del lugar.

El proyecto tuvo en el arquitecto José Antonio Limonta y el escultor santiaguero Alberto Lescay los principales artífices, ambos pertenecientes  a la Fundación Caguayo para las Artes Monumentales y Aplicadas.

Importante también es la acústica del lugar, la disposición de las mesas y las luces, recursos que permiten crear la atmósfera para verdaderas descargas de jazz, llenas de improvisaciones en un ambiente de estrecha complicidad con el público.

Además del salón principal, también existen dos espacios expositivos: uno dedicada a la caricatura y la fotografía, y la otra galería, mostrará manifestaciones artísticas relacionadas con la música.

Este oasis bohemio, donde trasnochar  es un placer y el tiempo transcurre a un ritmo diferente, es un homenaje a la ciudad de Santiago de Cuba,  donde está enclavado, urbe que según investigaciones fue el lugar por donde se introdujo por vez primera el jazz en Cuba.

Mantenerlo como un remanso que huya de las tendencias más comerciales de la música, es el reto que enfrenta en la actualidad, y debe apelar a la sustentabilidad artística, con excelentes presentaciones del talento artístico local o de otros territorios.

¿Rascacielos santiagueros?

Por: Juan Antonio Tejera

Hotel Imperial

Hotel Imperial, hoy en ruinas, fue uno de los rascacielos santiagueros

Nunca nos imaginamos a Santiago de Cuba como esa urbe de enormes y desafiantes edificios. De hecho nos llenamos de orgullo con nuestros dieciocho plantas que se asemejan a unos atrevidos asaltantes al cielo y que llenan de un cierto respeto a sus habitantes y sus visitantes a causa del gusto de nuestra tierra por estremecerse una vez más que otra. No importa cuanta seguridad se dé de su diseño antisísmico que aunque aquí los hombres no tiemblen, prefieren estar a ras del suelo cuando algo de eso suceda. Sin embargo, a pesar al miedo a las alturas de nuestros constructores tenemos edificios que son dignos de ser mirados y admirados. Usted se detiene, respira profundo y alza la vista hacia arriba digamos en la esquina de Enramadas y Santo Tomás y tropieza con lo que pudiera considerarse una ruina pero que con su belleza impactante nos dice más que nos recuerda que él es el Hotel Imperial a pesar de todos los intentos porque se olvide su nombre. Bella arquitectura. Pero siente además, como si un elemento sobrenatural actuara sobre su espalda y decide virarse para empinarse sobre los pies y disfrutar de la presencia del Edificio Serrano, Son dos ejemplos que pueden multiplicarse un número infinito de veces. Si usted tuviera espacio, cómo se alegraría de contemplar el Palacio Provincial y el Museo Bacardí que se pierde su arrogancia por los estrechos contornos que le rodean. No tema, desande y ande en pos de más muestras. Entonces estará más convencido de que no necesitamos de rascacielos para afirmar que esta es, sin dudas, una ciudad de maravillas.

Navegador de artículos