Santiago en mi

Santiago de Cuba: ¡una ciudad de son, trova, bolero… y jazz!

Internacionalmente famosa es esta ciudad, cuna de géneros de la música tradicional, figuras legendarias del canto, y ahora, pretende convertirse en una plaza importante para los cultivadores del jazz.

Así lo demostró el Primer Encuentro de Amigos del Jazz, evento que trajo a la urbe algunas de las principales estrellas del ritmo, tales como el showman Bobby Carcassés, los saxofonistas César López y Alfred Thompson, además del trompetista Yazek Manzano.

Estos unieron su arte a creadores santiagueros como el flautista Iván López, el cuarteto Magic Sax Quartet, el grupo Influencias y el pianista Andy Rubal.

A pesar del éxito de la cita cultural, de las intenciones de convertirlo en uno de los más importantes del país y de las apreciaciones favorables de los artistas que participaron, su permanencia dependerá de cuán vivo se mantenga el género en el territorio.

Gran responsabilidad tendrá entonces el recién abierto al público Iris Jazz Club, el que aboga por ser uno de los mejores de su tipo en el país, considerado así desde ya por algunos creadores.

Ubicado en el entorno de la populosa Plaza de Marte, resalta el atractivo decorado, con notas musicales, fotografías, instrumentos y muchos otros elementos alegóricos, incluyendo la escultura de un instrumentista ubicada  en la entrada del lugar.

El proyecto tuvo en el arquitecto José Antonio Limonta y el escultor santiaguero Alberto Lescay los principales artífices, ambos pertenecientes  a la Fundación Caguayo para las Artes Monumentales y Aplicadas.

Importante también es la acústica del lugar, la disposición de las mesas y las luces, recursos que permiten crear la atmósfera para verdaderas descargas de jazz, llenas de improvisaciones en un ambiente de estrecha complicidad con el público.

Además del salón principal, también existen dos espacios expositivos: uno dedicada a la caricatura y la fotografía, y la otra galería, mostrará manifestaciones artísticas relacionadas con la música.

Este oasis bohemio, donde trasnochar  es un placer y el tiempo transcurre a un ritmo diferente, es un homenaje a la ciudad de Santiago de Cuba,  donde está enclavado, urbe que según investigaciones fue el lugar por donde se introdujo por vez primera el jazz en Cuba.

Mantenerlo como un remanso que huya de las tendencias más comerciales de la música, es el reto que enfrenta en la actualidad, y debe apelar a la sustentabilidad artística, con excelentes presentaciones del talento artístico local o de otros territorios.

About these ads

Navegación en la entrada única

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.926 seguidores

%d personas les gusta esto: