Santiago en mí

Archivar para el mes “noviembre, 2012”

Calladita no estás más bonita, desde Santiago de Cuba

“Calladita no estás más bonita”, exposición itinerante contra la violencia psicológica hacia la mujer, exhibirá en esta ciudad diferentes visiones sobre ese problema en los países latinoamericanos.

La muestra se inaugurará el próximo primero de diciembre, como parte de una jornada nacional que incluye la proyección de un documental audiovisual y promoción de libros de esa temática, en el territorio.

Paulina Márquez, coordinadora general, dijo a la AIN que la colección de obras se presentó anteriormente en la provincia de Holguín, y abarca 14 lienzos de creadores de varias generaciones como Alicia de la Campa, Aimée García, Lisandra Isabel Rodríguez y Tamara Durán.

En la urbe, acotó, la exposición tendrá la particularidad de ubicarse en la populosa calle Heredia, un espacio público que garantizará mayor visibilidad.

De interesante calificó la proyección del documental Palimpsesto, de Aylee Ibáñez, basado en las vivencias de una esposa víctima de violencia de género, historia que terminó con el asesinato del cónyuge y la posterior condena.

La experiencia en la ciudad de los parques fue magnífica, compartimos con el conjunto Codanza, quienes realizaron un performance en la calle vistiendo atuendos relacionados con la temática de la mujer afro descendiente, aseveró Márquez.

El grupo de rap Las Positivas, protagonizará el cierre de la jornada con una gala que tendrá como invitados al bailarín Yanosky Suárez, el grupo Vocal Adalias y la actriz y declamadora Fátima Patterson.

Las acciones del proyecto “Calladita no estás más bonita” culminarán el próximo 21 de diciembre, en el cine Riviera de La Habana, con la muestra de artes plásticas, un concierto de Danay Suárez y un panel teórico sobre la violencia psicológica.

¡Ya comenzó la pelota!

Este domingo 25 de noviembre se inició la 52 edición de la Serie Nacional de Béisbol en Cuba, con el encuentro entre Ciego de Ávila e Industriales, campeón y subcampeón de la edición anterior. Mañana 27 de noviembre entrarán en acción el resto de los 16 equipos, incluido Santiago de Cuba.

A todas estas, y contrario a mis deseos y mi costumbre, Santiago en mí apenas ha hecho un comentario acerca de una Serie que ha venido precedida, como ya es común, por una gran polémica que tuvo su punto clímax con los cambios realizados en su estructura, de cuyas ventajas y desventajas no hablaré, pues mucho se ha dicho y ahora lo más sensato resulta esperar los resultados. Baste con decir que la súper criticada Comisión Nacional de Béisbol (CNB) intentó dar respuesta a muchos de los reclamos que en todos los foros digitales y en la propia calle, cada aficionado a la pelota vierte con énfasis de oráculo. Y cuando se trata de complacer a todos pues no se complace a nadie, así que, los que tanto la critican (a la CNB) todavía tienen para más.

Por ahora me concentro en el inminente estreno en la Serie del conjunto santiaguero.

En fechas recientes se dio a conocer la nómina que defenderá los colores de la provincia. Paradójicamente, más importante que los que la integran, son las ausencias que mellan la alineación. Entre los grandes ausentes el más sonado será sin dudas el caso de Héctor Olivera, quien aún no se recupera de su enfermedad, y que ya se resiente incluso en la selección nacional; pero también están las bajas de Luis Miguel Navas, Rolando Meriño y Norge Luis Vera.

Sin embargo, al echar un vistazo a la nómina, si bien aparecen nombres de poca resonancia, todavía se vislumbran figuras que ya deben mostrar signos de madurez deportiva y que tal vez, solo tal vez, puedan dar una agradable sorpresa.

Comoquiera, otra vez el pitcheo será el punto débil del equipo. La presencia en el staff de Danny Betancourt, Alaín Delá, Alberto Bicet, Carlos Manuel Portuondo, Yaumier Sánchez, Pedro Agüero y Denny Alá; no es suficiente para la tranquilidad, pues si bien algunos como Danny, Delá, Yaumier y Bidet, han tenido oportunidad de demostrar su calidad, y los otros han brindado flashazos de su talento, todos adolecen de la inconstancia y eso, en una serie como la que se ya inició, puede resultar fatal.

Según los entendidos, el gran reto del equipo santiaguero será clasificar en la primera fase de esta atípica estructura (45 juegos), para luego del descanso provocado por la celebración del III Clásico Mundial, dar el todo por regresar el equipo a los planos de antaño.

Tarea difícil, lo sé, pero me gustaría ser optimista.

Enviado desde el correo electrónico

Memorias de Sandy (V)

Un mes. Treinta días. Uno y treinta. Evidencia de que las matemáticas a veces no son tan exactas. Números que, de tan distintos, son lo mismo: el tiempo transcurrido desde el paso de Sandy por esta ciudad de casi medio milenio.

¡Cuántas cosas pueden suceder en un mes! Bien lo sé yo, que parece que últimamente vivo esas líneas de mis manos en fragmentos de treinta días; como montaña rusa de pausas y aceleraciones, como si los sucesos no se acomodaran al transcurrir del tiempo y pujaran por nacer, desarrollarse, terminar en cuestión de horas.

Pero también cuánto se alargan; tanto que el mes se nos hace meses en la mente, años a la vista, a las desesperaciones.

En un mes la ciudad resurge de los escombros, las colas regresan (con cara de que en verdad nunca se han ido), las lámparas se desperezan, los pasos retoman su ritmo; pareciera un mes más. Pero entonces las montañas se ven a lo lejos como nunca, como si el viento las hubiera acercado más sobre la ciudad, pero no son las montañas sino los árboles que faltan (la ciudad que emergió del bosque destruido); entonces los pasos húmedos de cloro; la conversación que se repite; el despertar y mirar hacia donde hubo techo y adivinar si aclara o todavía asoma alguna estrella.

Un mes al que le hemos robado una cotidianidad nada cotidiana, aunque se mire al cielo ante cada nube, y egoístas roguemos por sequías que espanten otra vez la mugre y alguna que otra lluvia rodando por el rostro.

Un mes que no basta para tranquilizar, que no habla claro de tantas voces que intentan decir; un mes de incertidumbre.

Pero también un mes que vale un año. Y un año de felicidad. Y tal vez un mes que marca un día, un nuevo llanto que nada sabe del ciclón y tal vez (porque así somos) se llame Sandy, y en unos años cuando le hablen de ese nombre, tendría que vivir algo a lo que vivió su madre para entenderlo, y hacer un alto en el juego.

Un mes, en definitiva, que es el primer mes. Porque siempre contamos. Y a lo mejor tendremos que seguir el conteo: dos y sesenta, tres y noventa y así…al menos para muchos.

Enviado desde el correo electrónico

Cuenteros de la ciudad

Luego de un impás involuntario, ponemos a su disposición otra de las crónicas de Juan Antonio Tejera. Hoy día, éstas cobran mayor importancia.

Por. Juan Antonio Tejera

Una ciudad tiene su propia personalidad no sólo por sus edificaciones o por su historia. También, y de forma especial, por sus tradiciones. Y es que una tradición en ocasiones es más enriquecedora que la historia. Mientras que esta última está sujeta a interpretaciones por parte de quienes la escriben, las primeras, como que siguen existiendo, tienen una veracidad aún mayor, poseen vida propia y, mire usted que curioso, son inmortales. Hablemos de los cuenteros, o si queremos llamarle de una forma más ortodoxa, los narradores orales, una de nuestras mejores tradiciones Y es que ambos, los que cuentan las historias o los protagonistas de las mismas, son capaces de motivar nuestros recuerdos, nuestras memorias, nuestra imaginación. Santiago es rica en personajes populares, rica en quienes recuerdan, quienes narran su existencia. Hoy, aunque no están aquí, existen “El men”, con su gigantesco reloj despertador en su muñeca y dándole ese apelativo a todos los pasajeros que montaban en su guagua, o, los que con afecto lo saludaban tal vez, sólo para escuchar su respuesta cortés que invariablemente terminaba en “men”; o “pisabonito” con andar especial y su amable saludo a las damas; también lo está “vitaminas” con sus botas de gomas y sus múltiples cacharros que hacen música por si solos o “mima caco e´ mulo”, con sus femenil desandar. Tal vez “El haitiano” que nunca puso sus pies en aquella parte de la isla, pero por su color carbón recibió tal apelativo. Podían haber sido o  no personajes de relajo, tal vez muy serios en su yo interior y el relajo estaba fuera de ellos, pero no hay que negar que junto a muchos, pero muchos otros, formaron parte de esa forma especial de ser de esta ciudad de maravillas.

Desempolvando en fotos

Comparto con ustedes algunas imágenes del espacio cultural
Desempolvando, celebrado el pasado viernes 16 de noviembre; gracias a la cortesía de la MSc Zelma Corona Ochoa, directora del Archivo Histórico Provincial (AHP)

En las instantáneas se puede apreciar una instante de la actuación del coro Música Áurea, así como al MSc Alfredo Sánchez, especialista del AHP, quien fue invitado para aportar detalles sobre la historia del edificio que otrora acogió la Cárcel Provincial de Oriente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Navegador de artículos