Santiago en mí

Mausoleo a José Martí: el tributo perenne al Apóstol

santiago de cuba_mausoleo jose marti_160 aniversario del natalicio de marti_11

Tal y como fuera su voluntad, expresada en los Versos Sencillos “Tener en mi losa un ramo / De flores y una bandera”, nunca falta en el sepulcro del Maestro la insignia nacional y los brotes de la nueva vida, símbolos de la pureza y vigencia de sus ideales.

El Mausoleo a José Martí, emplazado en el Cementerio Santa Ifigenia de Santiago de Cuba, lugar donde descansan eternamente sus restos mortales, se le rinde tributo perenne al prócer cubano.

Al ingresar en el interior del conjunto monumental, se descubre una escultura del Héroe Nacional, en posición sedente y actitud meditativa, tallada en mármol italiano blanco de Carrara.

Sentado en una peña, la figura del autor de La Edad de Oro, escribe sobre su rodilla izquierda, como una forma de representar al poeta, periodista e intelectual, siempre preocupado por las penurias de su pueblo.

Un lucernario, colocado en la parte superior del cono del lugar, permite el paso de la luz natural a la tumba del Apóstol, haciendo realidad otro expreso deseo, de “morir de cara al sol”.

En la cripta funeraria de bronce, se resguardan los restos del Maestro, que descansan sobre un puñado de tierra procedente de 21 países, como homenaje a una de las ideas más revolucionarias: “América era una sola desde el Río Grande hasta la Patagonia, incluyendo las Antillas”.

Un detalle poco conocido, es que la también forma parte del conjunto monumental, porque al penetrar por la escalinata del fondo y del frente del Mausoleo, y al chocar estas dos corrientes, representa Dos Ríos, lugar donde cayera en combate José Martí.

En el exterior, domina los alrededores una extensa área verde, y se integran las palmas, el árbol nacional de Cuba, con las rosas blancas, símbolo de la honestidad de su pensamiento.

La entrada al Mausoleo la custodian 28 monolitos que simbolizan igual cantidad de campamentos donde estuvo el Apóstol durante su participación en la Guerra Necesaria, desde el desembarco por Playitas, el 11 de abril de 1895, hasta su caída en Dos Ríos, el 19 de mayo del propio año.

Completa el tributo, la realización cada media hora de la ceremonia del cambio de la Guardia de Honor, acto sencillo y solemne, que comenzó en 2002, con motivo del aniversario 107 de la caída en combate del prócer cubano.

La Llama Eterna, inaugurada el 30 de julio de 2007 por Raúl Castro Ruz, presidente del consejo de Estado y de Ministros, encendió el pasado primero de enero las antorchas del recorrido nacional del fuego martiano, iniciativa inspirada en la celebración de los 160 años del nacimiento del Maestro.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “Mausoleo a José Martí: el tributo perenne al Apóstol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: