Santiago en mí

Desempolvando a Ñico Saquito

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Benito Antonio Fernández Ortiz, el hombre, el santiaguero jodedor, enamorado, y hasta mujeriego; otra vez, el hombre. A él y no al mito de Ñico Saquito, se dedicó la más reciente edición del espacio cultural “Desempolvando”, que cada tercer viernes de mes acoge el Archivo Histórico Provincial de Santiago de Cuba (AHPSC).

A este santiaguero que en una entrevista concedida muchos años atrás, ocultaba su verdadera fecha de nacimiento, aparentemente, por el simple hecho de bromear; y decía haber nacido un 17 de enero de 1902, cuando luego toda la documentación que se conserva en el AHPSC, indica claramente su nacimiento el 13 de febrero de 1901, en la casa marcada por el número 18, en la calle Santa Rosa, Santiago de Cuba.

Este hombre, de oficios múltiples y convicciones inamovibles, era un gestor de anécdotas simpáticas, que todavía hoy anuncia sonrisas en boca de sus nietos, invitados especiales a esta tarde del 15 de febrero.

Entonces, por el patio del Archivo, desfiló un hombre antes de convertirse en mito, ese que “rompió sillones” tras la joven Carmen, antes de desposarla; el que desde joven se integró a la lucha de los movimientos sociales; el de los múltiples oficios, frutos de la necesidad; el adolescente de apenas 13 años que ya tenía sus primeras composiciones, y las estrenaba en las comparsas de su barrio Tivolí.

Pero, cómo si no, también se conoció más sobre el músico, autor de más de 500 composiciones, de las cuales, sin embargo y lamentablemente, solo unas pocas permanecen en la memoria popular.

De su actividad revolucionaria en Cuba y en el exterior, también dejaron constancia mucha de la documentación que, gracias a la donación realizada por la familia al AHPSC, se conservan como fondo documental de esta institución. En ellas queda plasmada para la historia, el pensamiento revolucionario de un hombre que dijo, en carta fecha en 1961, “cada cual hace su Revolución a su manera (…) yo la hago con la letra y con la música (…)”.

Asimismo su obra se hizo presente, gracias a la actuación del Dúo Cohíba, quienes interpretaron la mundialmente famosa “Cuidadito, compay gallo” y la menos conocida “Yeyereyé”.

El acápite musical de la tarde lo completaba la magistral actuación del Coro Madrigalista, con las muy cubanísimas obras “Juramento”, “Chan chán” y “Suavecito”.

Una tarde musical, cubana, santiaguera. De otra forma no podía ser si convocaba Ñico Saquito, desde el recuerdo, desde la emotiva presencia de la mascarilla mortuoria que, cortesía del Museo Emilio Bacardí, se mostró durante toda la Peña, en una esquina del patio interior del AHPSC; desde la anécdota familiar.

Una tarde solo empañada por la falta de un sistema de audio que impusiera las voces de los invitados y especialistas, por sobre el ruido de la cercana calle Aguilera. Una ligera mancha que, sin ser demasiado exigentes, pudo pasar inadvertida.

De esta forma el espacio “Desempolvando” dejó todo listo para celebrar, el próximo mes de marzo, su segundo aniversario; momento no solo de festejo, sino, creo que se impone, de recuento y superación.

Anuncios

Navegación en la entrada única

8 pensamientos en “Desempolvando a Ñico Saquito

  1. Pingback: Desempolvando a Ñico Saquito | santiago en mi | Scoop.it

  2. He leído en otro lugar que hace referencia a este acto que: “La partitura original del tema María Cristina, […] será presentada hoy al público santiaguero, en la Peña Desempolvando”.
    Se produjo la presentación, he visto fotos de la letra (origina) de la canción, ¿hay también fotos de la partitura?

    • Hola Gabriel, no recuerdo ahora mismo si se presentó, sí se que la vi una vez durante un exposición realizada en homenaje a Ñico Saquito, ene sa misma institución, al menos, de ese día, las fotos que tomamos no incluyen la partitura.saludos
      Noel

      • Noel, es una pena no tener publicada una foto de la partitura de María Cristina… Y más cuando, precisamente se duda de la autoría de Ñico Saquito.

      • Hola Gabriel, así es, de todas formas, pasé tu inquietud a los colegas del Archivo Histórico Provincial, si allí está la partitura original, veremos cómo puedo aclarar esta incertidumbre.saludos y gracias por tus comentarios, Noel

  3. Espero que puedas “aclarar” esta incertidumbre. Porque por ejemplo Lil Rodríguez en su libro: “Bailando en la casa del trompo”. Caracas. 2007. Dice que los versos fueron cantados por los patriotas cubanos en la guerra contra España. Referentes a María Cristina, Archiduquesa de Austria, madre y regente del rey de España aún niño, Alfonso XIII. Y que la melodía es de origen español.

  4. Pingback: Otra vez María Cristina y Ñico Saquito | Santiago en mi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: