Santiago en mí

En el Parque Céspedes

Por: Juan Antonio Tejera

Si usted no es santiaguero y llega por curiosidad, solidaridad o compromiso a nuestra ciudad, por supuesto que en algún momento tendrá que cruzar por el centro de la misma, allí donde se encuentra el Ayuntamiento y la Catedral, como mudos testigos del paso inexorable del tiempo. Claro, tenemos que incluir en esta relación, para que no proteste, al Museo de Ambiente Histórico, la antigua casa del Adelantado Don Diego Velázquez, que por sus años y por su propia existencia, merece estar entre los primeros de esta relación. Claro, todos ellos alrededor de lo que en algún momento fue el Parque Central, de Isabel II, de la Constitución, Plaza de Armas y que ahora es, con mucho orgullo, el Parque de Céspedes. Aunque sigamos pensando como santiagueros agradecidos, que merece un monumento mayor.

Pues resulta que Sandy, el huracán, al no poder con los edificios monumentales que rodean al parque, e incluyo ahora el hotel más antiguo de la ciudad, el Casa Granda, se las tomó todas con él. Lo dejó, sin árboles y sin gran parte de su iluminación. Pero vuelvo al que llega o retorna ahora, luego del huracán y que no vio sus destrozos: se encuentra con un parque nuevo, donde nuevo son los árboles, nuevos y muy jóvenes, pero allí están, nuevas son muchas de las luminarias, pintados son los bancos y aunque ahora, para encontrar un poco de sombra hay que ingeniárselas como un mago, vuelven los perennes visitantes a comentar, no ya del huracán que es agua pasada, sí de los problemas internacionales y nacionales, de la pelota y el paso increíble, por malo, del equipo Santiago, del Barcelona y el Real Madrid que “gracias” a la magia de la televisión nos hemos convertidos en obligados fanáticos del fútbol europeo, que realmente no es lo nuestro, pero qué tanto va el fútbol a la pantalla que la inercia se rompe.

Pero no sé, me da la impresión, sí, que tenemos un parque nuevo y que está tan o más hermoso que el anterior, aunque me quede la nostalgia, gracias a los años, de que no podré disfrutar de la sombra de esos árboles que se yerguen con bravura pero que necesitan tiempo para crecer y volver a ser orgullo de esta ciudad de maravillas.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “En el Parque Céspedes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: