Santiago en mí

La siempre joven María Abigail Rial

Maria-Abigail-Rial

Recientemente en Santiago de Cuba se lamentó muchísimo la muerte de María Abigail Rial, la única mujer que en el Oriente del país posee el Premio Nacional Vida y Obra de Arquitectura, razón por la cual hoy reproducimos este trabajo, realizado por la periodista Coral Vázquez Peña, y sirva como homenaje a esta prestigiosa arquitecta que llevó a lo más alto el nombre de la provincia.

La siempre joven María Abigail Rial
Por Coral Vázquez Peña

Buscando información sobre el desarrollo del urbanismo en Santiago de Cuba, conocí a una increíble mujer. Fueron sus compañeros de trabajo los que me indicaron cómo llegar a ella y coincidieron en que quizás muchos tuvieran información del tema pero pocos la darían con tanta pasión como esta mujer.

Lo cierto es que la llamé por teléfono y puestas de acuerdo fui a su casa. Hoy sé con sobradas razones por qué Santiago de Cuba se enorgullece con tener a la única mujer que en el Oriente del país posee el Premio Nacional Vida y Obra de Arquitectura, de la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba, UNAICC.

María Abigail Rial es de esas personas que durante muchos años se ha afanado en contribuir al desarrollo de la sociedad cubana y siempre ha tenido la misma tenacidad para trabajar y superarse que de trasmitir sus prácticas y sapiencia a quien lo necesite y acuda a ella.

Apenas una breve charla con ella y ya uno se percata del elevado nivel de entrega a la profesión de esta santiaguera así como de sus relevantes resultados en la ejecución de proyectos, la dirección, la investigación y la docencia. Por eso fui directo al grano y me interesé por saber si se consideraba paradigma? Fue rotunda su respuesta “no, lo que siento es que todavía puedo aportar y trato de hacerlo siempre con el máximo de amor”.

Entonces me contó que antes del primero de enero de 1959 en su pueblo quien estudiaba sólo se hacía abogado, médico o farmacéutico. Que ella ni pensar en la abogacía porque tenía problemas en el habla y que en algún momento pensó en la medicina, pero que finalmente un amigo la embulló por la arquitectura “y fue lo que estudié sin saber lo que era un lápiz HB”.

“Para colmo los estudios eran en La Habana, lejos de mi familia y becada como si fuera poco”, refirió, “viví momentos cruciales de la historia Patria, recuerdo la primera zafra del pueblo, la voladura del buque La Coubre, el ataque mercenario por Playa Girón y el acto donde se declaró el carácter Socialista de la Revolución. Fue una época plena se emociones aún cuando la salud pretendió jugarme una mala pasada estaba en el tercer año de la carrera cuando se me presentó la espondrilatitis aquilosante, fue un reto, mis compañeros me ayudaron y terminé los estudios”.

“Comenzó entonces una nueva etapa en mi vida”, agregó “trabajé en la ejecución de proyectos de urbanismo y territoriales en la provincia de Matanzas, de esa época recuerdo la construcción de las vaquerías y los planes citrícolas de Jaguey Grande”. En esta provincia occidental, María fue responsables de los proyectos que se ejecutaban en la ciudad, de viviendas y nuevos pueblos que surgieron por esa época.

“Lo de investigar fue por la década de los 70, cuando vine para Santiago de Cuba”, puntualizó “tengo más de 10 investigaciones de diferente índole, inclusive sobre la Ciudad Primada, Baracoa”.

María Abigail recuerda hoy con una mezcla de alegría y nostalgia cuando tuvo un decisivo rol en la ejecución de importantes obras en Santiago de Cuba como la Escuela Formadora de Maestros Frank País García, la Escuela de Iniciación Deportiva, la cartonera, el hospital Juan Bruno Zayas, entre otras.

Alto nivel de consagración en el desempeño de su profesión aún después de jubilada y relevantes resultados en la ejecución de proyectos tanto a pie de obra, como en la dirección, la investigación y la docencia son atributos que distinguen a María Abigail Rial, quien conserva con orgullo infinidad de reconocimientos y estímulo que ha merecido desde el mismo momento en que se decidió a estudiar arquitectura, entre ellos el Premio Nacional Vida y Obra de Arquitectura, que otorga la Unión Nacional de Arquitectos e
Ingenieros de la Construcción de Cuba, UNAICC a personalidades destacadas en la profesión con aportes relevantes, contribución a la formación de las nuevas generaciones, y las distinciones recibidas.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: