Santiago en mí

En el Santuario del Cobre (crónica)

El pasado domingo 21 de abril visité el Santuario Nacional del Cobre junto a un grupo de amigos de otra provincia que se encontraban de visita en Santiago, quienes querían conocer el lugar y rendir respeto a la Patrona de todos los Cubanos.

Al concluir la misa nos disponíamos a regresar a la ciudad cuando nos llamó la atención un grupo de mujeres que, con una pancarta alegórica a los Cinco Héroes, se encontraban a la salida de la iglesia tomándose fotografías.

Me acerqué a preguntarles el motivo de dicha acción y una de ellas, al parecer su líder, me comentó que se trataba de un grupo de estudiantes universitarias que habían conformado un Comité de Solidaridad con los Cinco y que dentro de sus actividades, se planificaban asistir al Santuario Nacional del Cobre los domingos, para pedir a la Virgen de la Caridad, por la liberación de Rene, Antonio, Ramón, Gerardo y Fernando y su pronto reencuentro con sus madres, esposa e hijos en nuestro país, agregando que era el segundo domingo que visitaban el lugar.

Pero lo que mas llamó mi atención fue un comentario realizado por algunas de las organizadoras de este comité, las cuales manifestaron sentirse un poco “molestas” – por llamarlo de alguna forma – por el tratamiento que habían recibido por parte de algunos miembros de la iglesia, quienes las maltrataron al manifestarles que “no podían visitar más el Santuario con pancartas políticas”, además de recriminarles el hecho de “que no supieran rezar”, cuestionándoles el carácter pacífico de su asistencia al lugar.

Al concluir mi conversación con estas mujeres, me vinieron la mente varias interrogantes que me gustaría compartir con ustedes, a partir del hecho de que YO tampoco soy católico y sin embargo, como todo buen cubano, he visitado en más de una ocasión el Santuario Nacional del Cobre, lugar donde se encuentra la Patrona de Cuba, venerada y admirada tanto por católicos, como protestantes, santeros y no creyentes, pero que es, mas que un hecho de creencias religiosas, un suceso cultural arraigado en todos los cubanos

Y me preguntó: ¿No es acaso la iglesia un lugar para alcanzar la paz espiritual y pedir por nuestra salud, la de nuestros familiares y amigos o por el bienestar de nuestro país?

¿Por qué se trata de impedir el acceso a este recinto de mujeres que, sin ofender la fe religiosa o malestar a los presentes en las misas, solamente buscan una forma de expresar su solidaridad con las madres, esposas e hijos de cinco cubanos encarcelados en Estados Unidos, como mismo hacen miles de madres o esposas que tiene familiares cumpliendo sanción en nuestras prisiones por algún tipo de delito?

¿Por qué molesta un cartel que no ataca ninguna creencia religiosa, ni posee consignas ofensivas, contra ninguna persona, institución o país y que, a mi punto de ver, tampoco posee un “marcado carácter político”?

¿Por qué hay que “saber rezar” para poder asistir a una misa? ¿Acaso los templos religiosos no son lugares públicos y están abiertos a cualquier persona, independientemente de creencia o tendencia política?

En fin, me pareció muy buena la iniciativa de estas jóvenes muchachas, que por voluntad propia y de una manera singular, sin realizar las clásicas “manifestaciones o consignas políticas”, se han sumado a una actividad que desarrollan miles de personas, no solamente en Cuba, si no, en varios países del mundo, incluso, con el apoyo de instituciones religiosas – católicas o no -. Solo espero que puedan seguir llevando a cabo sus actividades y que estas no sean vistas como una “amenaza” a la integridad de ninguna fe religiosa.

Anuncios

Navegación en la entrada única

3 pensamientos en “En el Santuario del Cobre (crónica)

  1. Anónimo en dijo:

    Que tienen los Cinco famosos espias que no tienen los demas. pero esto es una pantalla hecha al estilo del sistema. Haz lo que digo y no lo hago. Todos tenemos derecho al visitar nuestro Santuario, pero creo estos senores le hacen el juego al sistema y fueron otros victimas como tantos tontos utiles que al final le dan una patada y si te vi ni me acuerdo.

  2. Es una lástima que el anónimo autor no deje ni siquiera un apodo con que hablarle.
    Parece que a él se le olvida, si ha visitado el santuario, que allí aparecen expuestos papeles, recortes y otras formas de expresión, que aluden a la Virgen de todos los cubanos, agradeciéndole por haber permitido que tal ó más cual familiar, haya “huido” de Cuba y llegado a la “tierra de la libertad”.
    Y no solamente eso, yo he estado en el santuario y me da lástima (es la palabra correcta) ver como los religiosos que ofician la misa, después van echándole agua bendita a los participantes y, entre uno y otro rezo, se refieren a “gobernantes, tiranos y distadores” que hay en nuestro país. Esos sacerdotes, con todo el respeto que merecen como seres humanos, no son religiosos, son POLÏTIQUEROS. Así que no vengan ahora a decir que el templo no es para hacer política. FARSANTES.
    Y al personaje anónimo, le respondo su pregunta: lo que tienen nuestros 5 héroes que no tienen los demás, son unos santos cojones de Maceo.

    • Me disculpan que coloqué una s donde iba c, en la palabra “dictadores” de mi anterior comentario. Pero si se fijan bien, se darán cuenta que fue una tecla marcada por error por la rapidez con que escribí mi mensaje. Noten que fuera de esto, mi ortografía es impecable. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: