Santiago en mí

Juegos Florales de Santiago de Cuba: reto aceptado.

El buen amigo Reinaldo Cedeño (La isla y la espina) me invita a opinar sobra la XVII edición de Juegos Florales de Santiago de Cuba, clausurada este sábado 25 con la entrega de los premios y menciones, una de estas, valga decirlo, ganada por el multipremiado periodista santiaguero.

El reto es válido, toda vez que fui uno de la treintena de autores que optaron por los 2 000 pesos y la publicación de la obra -que se llevaría el cuaderno ganador-; y una decena de premios colaterales.

Sin embargo, para quien aún trastabilla en este mundo de la lírica, bastante premio fue el haber pasado ese primer filtro que redujo en un tercio el universo de cuadernos presentados a esta edición; lo que, sumado a mi mayor vocación por la narrativa, quizás nuble el juicio sobre lo que aconteció durante tres días en Santiago de Cuba, en materia de poesía.

Como dije anteriormente, la celebración de los Juegos Florales, de por sí, es un mérito, y al ver el numeroso público que concurrió a los mismos, desde el viernes hasta el sábado, no puedo más que sentirme agradecido de un espacio como este.

Más como toda obra humana, perfectible, los Juegos Florales no pudieron escapar al estigma de los concursos. Como Cedeño, también vi rostros hoscos y desencantados, algo que bien pudo alivianarse con el uso de seudónimos para la presentación de los textos a concursos; por aquello de que a veces un nombre pesa más que la propia obra (sin quitar méritos a la claridad e imparcialidad del jurado).

Coincido con Reynaldo en que el mero acto formal de la lectura de un texto (de un conjunto mayor, de diez cuartillas), no debe influir en jurado alguno: no se vería por primera vez autores que no son capaces de expresarse en público, con la fuerza que sus versos puede trasmitir.

No me molesta, en cambio, la presencia de trovadores para amenizar la jornada (también estuvo presente la llamada música culta, con estudiantes del conservatorio); pero tal vez sería oportuno vincular otras manifestaciones, incluida la oralidad, tan afín a estos trajines de poetas y juglares.

En fin, tras mi primera participación en este tipo de evento, si tuviera que dar una evaluación le daría el aprobado, claro que con un asterisco que llame a la atención; porque si bien no se puede complacer a todo el público, siempre hay que hacer el máximo esfuerzo por intentar lograrlo.

Es mi opinión. Ya Cedeño dio la suya.

Mis felicitaciones para todos los que participaron en este evento, para los finalistas, los premiados, para los amantes de la poesía.

Nota: Esta entrada se publicó desde el correo electrónico

Anuncios

Navegación en la entrada única

Un pensamiento en “Juegos Florales de Santiago de Cuba: reto aceptado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: