Santiago en mí

Filmes que proponen poemas (… y viceversa) en sábado del libro

Finalmente tengo en mi poder los “Poemas del lente”, del periodista, poeta y bloguero santiaguero Reinaldo Cedeño Pineda, Premio Hermanos Loynaz 2012.

Larga ha sido la búsqueda de un texto del que fui descubriendo su contenido en disímiles espacios, gracias a esa manía (buena manía) de su autor de compartir cuanto hace, siempre con la máxima de “ser diferente”.

Pero la posibilidad de hojear un texto en el que cine y literatura vuelven a ese antiguo amor —nunca tan bien utilizada la palabra—, se me hacía esquiva; quizá por esas trampas que solemos llamar fatalidad geográfica (aunque suene extraño tratándose de un autor del patio), o porque se trata de un ejemplar tan llamativo que pone sobre sí todos los deseos y se nos presenta siempre con la amenaza de no coincidir la oferta y la demanda.

Sin embargo, como suele decirse, lo “que sucede conviene” y entonces esa larga espera se vuelve apenas un recuerdo, un mal menor, cuando se tiene la suerte de adquirir el libro luego de una presentación que complementa y exalta a la vez un texto que juega, ya de por sí, con la hipertextualidad.

Así, “Poemas del lente” ocupó (gran) parte de la tarde de este sábado 29 de junio, en el espacio dedicado tradicionalmente al “Sábado del libro” y a la celebración de los cumpleaños de escritores y colaboradores del Centro de Promoción Literaria “José Soler Puig”, en la Librearía Ateneo “Amado Ramón Sánchez”, de esta ciudad.

Y como no podía ser de otra forma, tratándose de una presentación ideada por Cedeño, la tarde se llenó de poemas, de cine, música, danza, y ese (en apariencia) pequeño texto adquirió una tridimensionalidad, que parecía que ante el público reunido se expresaban sus propios pensamientos, esas imágenes y sonidos en los que se convierte la lectura en la más silenciosa intimidad.

Las palabras de presentación a cargo de Yunier Riquenes; la interpretación del tema del filme “Casablanca”, por Mercedes González, flautista de la Orquesta Sinfónica de Oriente; y la extraordinaria coreografía del bailarín y coreógrafo guantanamero Esteban Aguilar; alternaron con la lectura apasionada, por parte de Cedeño, de algunos de los poemas que componen el libro, en ocasiones, acompañada por esos fragmentos del filme que los inspiró.

Sin duda alguna “Poemas del lente” es un libro que ha dado y dará a su autor múltiples alegrías, no solo la obtención del Premio Hermanos Loynaz —premio que Cedeño confesó querer ganar—, sino por la experiencia de haberlo presentado en una buena parte del país y; estoy seguro, por convertirse para muchos, en un singular promotor de lo mejor de la filmografía cubana y universal de todos los tiempos.

Por mi parte, ya ando a la caza de algunos de los filmes que he redescubierto, en estos “Poemas del lente”.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: