Santiago en mí

¿Las futuras profesoras de mis hijos?

Siete de la mañana. Caminan, a unos pasos de mí, con sus uniformes impecables, como solo suelen verse los lunes, primer día de clases. Reconozco los colores de esas escuelas que hoy forman, desde el nivel medio, una formación pedagógica en los jóvenes santiagueros: blusa blanca, saya azul, medias hasta las rodillas, tan blancas como la camisa; al hombro, un distintivo que no logro leer. La de la derecha le comenta a su acompañante:

—¡Oye, la ‘fieta’ quedó prendía!

A continuación, expone los argumentos que le llevaron a emitir esa afirmación. Mientras habla, pienso que, en otro lugar, en otro tiempo, otros profesores también hablaron así delante de ellas; o en su casa, en su barrio. Pienso que así se expresarán delante de sus futuros alumnos, y estos crecerán en otras casas, en otros barrios donde también se hagan “fietas que ten prendías”. Y hablarán como ellas, que hablan como otros, que hablan como otros y así…

Solo espero que para entonces, todavía yo sea capaz de al menos imaginar lo que quisieron decir.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: