Santiago en mí

Otro pollo

Cuántas veces lo he leído. He reído con ello. Hasta un premio ganó su indecisión. El pollo sigue cruzando caminos, o simplementes calles. Y siempre asalta la pregunta: ¿por qué el pollo cruzó la calle/camino? Como siempre, no hay una (única) respuesta. Yo tampoco la tuve. Este pollo, este otro pollo, no se decidió a cruzar la calle. Yo lo miré en el momento justo de doblar por la esquina. ¿Fue temor del otro lado?, ¿vergüenza de saberse observado?, ¿algo más interesante por picar, en ese trozo de cesped que aún le nace a la ciudad?

No sé si el pollo cruzó o no. Pero como siempre, se ganó su crónica.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: