Santiago en mí

Santi junto a mi, por siempre

De cierta manera la noticia me llegó de forma tan inesperada como a Silvio. No fue a las cuatro de la mañana, sino a las nueve, a través de un correo que no prometía tal final: murió Santiago Feliú; me dice José Aquiles, y las letras se me confunden en los ojos, en la sorpresa, en el “no puede ser”.

Pero fue. Abro la web y en Cubadebate es la segunda noticia del día, junto a la crónica de Silvio y la letra de la canción “Ay, la vida”, esa que tanto y tanto he escuchado en los últimos tiempos, y que, parece que a Silvio también, sonaba a predicción.

Santiago Feliú, Santi, murió. Lo digo una y otra vez como bálsamo contra el absurdo. Días atrás lo anunciaban en la TV, daría un concierto en la Fábrica de Arte de X Alfonso. Como siempre, sentí envidia por aquellos que podrían asistir, disfrutarlo en un concierto en vivo, como ese que hace años ya disfruté en el Carlos Marx, como esos que se me hicieron esquivos acá en Santiago de Cuba.

Y ahora me golpea la evidencia de que no podré perseguir sus conciertos. De que la vida (Ay, la vida) me negó una última oportunidad.

Ahora solo me quedan sus discos en mi PC. Pero me saben tan a poco. No importa, hoy, tendré a Santi junto a mí, por siempre.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: