Santiago en mí

Los gatos y la noche

En verdad no entiendo el cortejo de los gatos. Tampoco es que me interese mucho. Pero al menos quisiera que no sonara como piedras sobre mi techo de zinc, a cualquier hora de la madrugada; ni despertar sobresaltado con una sombra en fuga, atravesando mi cuarto.

Navegación en la entrada única

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: