Santiago en mí

Archivo para el día “marzo 20, 2015”

¿Olvidados? | Según «Gabo», en Cubadebate

Entre las muchas cosas positivas que tiene el sitio digital Cubadebate, están los comentarios de sus lectores. Claro, algunos suelen ser soeces, lacónicos, prescindibles; pero siempre, SIEMPRE, se puede encontrar en otros el complemento perfecto a un artículo o, incluso, la respuesta inmediata, el esclarecimiento, el antagonismo puro.

Hoy me encontré con uno de esos comentarios que vale la pena leer, replicar. Fue en uno de los artículos dedicados al triunfo del equipo de Isla de la Juventud sobre el de Industriales, en la Serie Nacional de Béisbol. Allí, alguien con seudónimo Gabo, salió ligeramente del tema para hablar, con toda la razón del mundo, de un tema que puede abordarse (y se ha tratado en ese mismo sitio por otros foristas) de muchas aristas diferentes. Gabo lo dijo todo y, a mi parecer, lo dijo bien. Transcribo, pues, sus palabras, y ojalá pueda incluirle el nombre completo de su autor.

¿Olvidados?

Quién haya visitado Santiago de Cuba y lo haya recorrido casi en su totalidad, debe haber conocido una de sus calles más peculiares llena de historia y herencia cultural. La avenida Trocha o simplemente la calle Trocha, constituye un icono de la idiosincrasia del santiaguero. Famosa por sus carnavales, es también reconocida por poseer una de las áreas bailables más populares del país, el Termómetro de la Salsa, justo en la intersección con la Carretera del Morro. En ese mismo emplazamiento nuestros equipos de Beisbol han celebrado sus triunfos en series Nacionales, Selectivas y cuantas ligas se han diseñado (es la única provincia cuyos equipos o peloteros ostentan el primer lugar en todos los tipos de ligas inventadas en nuestro país: Serie nacional, Selectiva, Súper-selectiva, Copa Revolución, Súper-liga). Cuando esto ha sucedidola trocha se ha cerrado y ha salido el cocoyé.

Justo antes de llegar a esa intersección, el transeúnte que viene bajando Trocha, puede ver a mano derecha una emblemática cafetería, aunque no precisamente por el deleite de sus alimentos expendidos. La Pelota, es el nombre de esta popular cafetería, la cual fue remozada hace unos años y tiene la estructura de un diamante de beisbol y el techo asemeja a la grada de un estadio de pelota. La ambientación de ese pintoresco sitio se compone de imágenes en acción en un terreno de beisbol, de varios de nuestros más famosos y queridos peloteros. Más recientemente se han colocado unas gigantografías (afiches o imágenes de tamaño muy grande) de los peloteros que ciertamente se han destacado en nuestra provincia. Ahí podemos ver al gran Vinent, Alemán, a Kindelán, Bell, Vera..pero no están ni Pacheco ni Pierre????

Para el que conoce de beisbol (y no me considero como tal, aunque si me reconozco fanático y llevo muy bien las estadísticas), lo primero que salta es una crucial pregunta¿por qué?..estamos hablando de unos de los 3 mejores peloteros de todos los tiempos (Pacheco) en Cuba, capitán de capitanes, talento exquisito hacia el arte de las bolas y los strikes, olfato ofensivo y defensa impenetrable, poseyó y posee aún varios records en Series Nacionales..persona ecuánime y de valores humanos¿cuál ha sido su delito?, ¿Qué faltas le atribuyen?. Lo mismo sucede con Pierre, no describiré sus méritosson conocidos igualmente.

Cualquier explicación que sea vertida es sencillamente absurda, no hay forma de justificar tal omisión, es inadmisible. Seguimos cometiendo errores colosales, llenos de argumentos poco sólidos y expuestos por personas incapaces. Usted no puede borrar la historia, esa ya se escribió, se vivió; el legado dejado en nuestras justas beisboleras por esos peloteros está, están sus números, sus estadísticas, sus videos, sus jugadas.sus éxitos, pero lo más importante es que viven en cada uno de nosotros, el tratar o intentar de que uno olvide provoca precisamente el efecto contrario. ¿Sabe usted cuantas personas se hacen la misma pregunta a diario, al pasar por ahí? Usted no puede simplemente desconectar como lo hace con un equipo eléctrico,simplemente no puede..no puede cambiar la historia.

Cavilaciones en tiempo de trova

Llega a la mitad el Festival de la Trova Pepe Sánchez y aún no he podido escuchar unos acordes de guitarra, más que los de la inauguración del evento teórico celebrada el pasado 22 de abril, en la sede de los artesanos de Santiago de Cuba.

Se me escurren los días entre los dedos, las obligaciones, el cansancio y la falta del Programa Oficial; y pienso en aquellos otros festivales en los que disfruté la bohemia.

Anoche hice un amago de esos tiempos. Fui hasta el patio de la Biblioteca Elvira Cape, sede de las descargas auspiciadas por la Asociación Hermanos Saíz; pero solo alcancé las pruebas de audio: a las once de la noche aún no había comenzado.

Entonces envidié a los trovadores, demás participantes del evento, y público que carga los estigmas del trasnochador, por la fidelidad para los que allí se presentarían, supongo, hasta bien entrada la madrugada.

(Entonces sentí pena por la anciana que, asomada al destartalado balcón que da hacia el patio de la biblioteca, se preguntaba, quizás, hasta qué hora los bafles marcarían el ritmo de su insomnio)

Ahora ando a la caza de los conciertos de la Sala Dolores para este fin de semana: los de Sexto Sentido, la mesosoprano Bárbara Hendricks y Raúl Torres (anunciados para viernes, sábado y domingo respectivamente); pero el incremento (al doble) del precio de entrada me impulsa a la selección. Aún no decido.

Dos días más andarán los trovadores por las calles, plazas e instituciones de Santiago de Cuba. Todavía no sé cuánto de esta edición podré disfrutar. Pero otros ya lo han hecho, lo hacen, lo seguirán haciendo. Es válido. El Pepe Sánchez es de Santiago de Cuba. Que así sea por muchos años.

Navegador de artículos