Santiago en mí

Palabra de lector protagonista

Alguna vez dije en público que siempre disfrutaría del honor de haber sido el ganador de la primera edición del Concurso Caridad Pineda in Memoriam de Promoción de la Lectura, cuando apenas era una idea nacida de un sueño del su coordinador, el periodista y escritor Reinaldo Cedeño Pineda. En palabras más o menos textuales, referí que sentía un sano orgullo de ver ligado mi nombre, para siempre, a la historia de este proyecto.

Hoy el Caridad Pineda camina con pasos propios, aupado por la perseverancia de su creador y de tantas (y cada vez más) instituciones que han confiado en su propuesta, de devolver al lector su protagonismo. Porque de eso trata este concurso, según palabras del propio Cedeño.

Atípico dentro del amplio panorama de eventos literarios, el Caridad Pineda in Memoriam invita a los lectores a contar sobre el libro que marcó su vida; y esto, para quienes hayan placer en las páginas impresas es más que un invitación, un compromiso.

Así lo asumí en aquel 2011 que se aleja a toda velocidad. Un compromiso con una idea con la que me identifiqué de inmediato; un compromiso con un autor, José Saramago, que se había convertido en los últimos años (desde su descubrimiento durante mis años de universitario capitalino), en autor de cabecera, en ídolo.

Cuatro años después atesoro más que el recuerdo de aquel primer premio, con su inigualable original del maestro José Julián Aguilera Vicente (gentilmente donado para la ocasión); atesoro el conocer nuevas personas, el compartir la tensión de los premiados, el disfrutar de excelentes textos, la posibilidad de evaluar alguno como Jurado Colateral, el descubrimiento (y por qué no, el redescubrimiento) de textos literarios que desde ya se convierten en búsqueda.

He sido de los lectores que asumen el protagonismo. He sido muchos, que en cada nueva edición se suman a este proyecto de libros y lecturas. Noveles y consagrados pugnan tras la máscara del seudónimo, en igualdad de condiciones, no lo duden; y amén de un ganador final, todos ganan; como no han dudado en expresar algunos participantes a través de sus mensajes, contentos de volver a escribir, de poder compartir lo sentido ante un libro.

Cuando aún se escuchan los ecos de la premiación del Cuarto Concurso Caridad Pineda in Memoria; cuando en los próximos días, semanas, meses, habrán de aparecer en diferentes medios digitales e impresos, los textos galardonados, me sentí en la obligación de comentar mis experiencias con el mismo.

Sirva de homenaje a Reinaldo Cedeño; a todos quienes lo han acompañado y lo acompañarán para que cada edición (que espero sean muchas más) supere a la anterior. Sirva como impulso para los que aún dudan, tal vez con su libro favorito entre las manos, y una historia, un mar de sentimientos agazapados, pujantes por salir a contar sobre ese libro que marcó su vida.

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: