Santiago en mí

¿De cara al sol?

No me pongan en los oscuro/ a morir como un traidor/ yo soy bueno, y como bueno/ moriré de cara el sol.

No hay cubano que no conozca los versos; que alguna vez los haya pronunciado. Versos que de alguna forma se antojaron premonitorios, y definieron la idea que de la muerte de Martí todos nos hemos formado. Pero, ¿realmente murió el Apóstol de cara al sol?.

El profesor Armando Céspedes tiene su propia hipótesis y, gentilmente, la comparte con los lectores de este blog:

EL ESTADO DEL TIEMPO EN EL DIARIO DE CAMPAÑA DE JOSÉ MARTÍ.

Por Armando Arsenio Céspedes Calderín.

El Diario de Campaña de José Martí, en la parte referida a la llegada a la Playita de Cajobabo el 11 de abril de 1895 hasta el 18 de mayo, un día antes de su caída en combate en la sabana de Dos Ríos, está impregnado de anotaciones bellísimas y de mucho contenido geográfico. En esta ocasión le presento las referencias que hizo con respecto al estado del tiempo en esos días, las que indudablemente impidieron, entre otras cosas, que su cadáver fuera arrancado a las fuerzas españolas que lo trasladaban a toda prisa hacia el poblado santiaguero de Remanganaguas.

Esas anotaciones llevan escritas las palabras lluvia, chubasco, río crecido, agua corre, cielo gris o referencias a situaciones en el terreno relacionadas con ellas: fango, fangoso, lodoso. Obsérvese con detenimiento cómo clasifica las precipitaciones marcándolas con adjetivos que sin ninguna duda resaltan su intensidad: Llueve grueso, Lluvia recia, lluvia oscura. Por último, analice detenidamente la anotación del día 18 de mayo de 1895, donde sin lugar a dudas está hablando de un aguacero con las más hermosas palabras, en todo caso, de profundo contenido lírico, poético y que únicamente nos descubre con la oración final: La ropa se secó a la fogata.

Anotaciones

11 de abril de 1895. Bajan el bote. Llueve grueso al arrancar () Más chubasco. Arribamos a una playa de piedras.

13. () De mañana nos habíamos crecido a la vera de un río, crecido en la noche

18. () oigo la música de la selva, compuesta y suave, como de finísimos violines; la música ondea, se enlaza y desata, abre el ala y se posa, titila y se eleva, siempre sutil y mínima: es la minada del son fluido: ¿qué alas rozan las hojas? ¿qué violín diminuto, y oleadas de violines, sacan son, y alma, a las hojas? ¿qué danza de almas de hojas? Se nos olvidó la comida: comimos salchichón, y chocolate, y una lonja de chopo asado.- La ropa se secó a la fogata.-

19. A las 2 y media después del chubasco

22. () Comemos bajo el chubasco, y luego de un machetazo, izan una tienda, techada de capa de goma

23. () Vamos, a grata sombra, al lugar de descanso: el agua corre () traen de la cañada a rastros, para el chubasco, pencas enormes

25. () ¿Y el agua, que no viene, el agua de las heridas, que al fin traen en un cubo turbio?

27. (Periquito Pérez) () Él no quiere gente a caballo, ni monta él, ni tiene a bien los capotes de goma, sino la lluvia pura para sufrirla en silencio

1ro. de Mayo de 1895. () El sol brilla sobre la lluvia fresca

2. () va Rafael Portuondo a la casa, a traer las 5 reses: vienen en mancuerna ¡pobre gente, a la lluvia!

5. () seguimos a otro rancho fangoso ()

7. () Lluvia recia () y sobre el cielo gris que veo ()

9. () Y a poco andar por el hato lodoso, se sale a la sabana () Las barrancas feraces y elevadas penden, desgarradas a trechos, hacia el curso, estrecho aun, por donde corren turbias y revueltas, las primeras lluvias () Su casa hoy nos recibe con alegría, en la lluvia oscura y con café () Dormimos, apiñados, entre cortinas de lluvia ()

10. De Altagracia vamos a La Travesía.- Allí volví a de pronto, a la llegada, el Cauto, que ya corría crecido, con su ancho en lo hondo. () En lluvia, jarros de café.

11. A más allá, en la misma Travesía, casa menos fangosa.

13. () leer: lluvia: sueño inquieto.

14. () Veo venir a caballo, a paso sereno bajo la lluvia ()

15. () La lluvia en la noche, el fango ()

16. () Lluvia, escribir, leer.

17. () Rosalío, en su arrenquín, con el fango a la rodilla () Está muy turbia el agua crecida del Contramaestre ()

Conclusiones parciales

1-De los 34 días anotados en su diario 20 tienen referencias a la lluvia.

2-Hizo anotaciones de lluvias intensas los días 7 y 9 de mayo.

3-Las lluvias permanecieron, al menos según su diario, en fechas 7, 9, 10, 13, 15 y 16 por lo que se puede deducir que la región oriental estaba en plena estación lluviosa, tal vez bajo los efectos de alguna baja presión o mal tiempo, algo que era muy común en aquella época.

4-El 17 de mayo nos brinda una deducción incuestionable de cómo estaba lloviendo en la zona: () Está muy turbia el agua crecida del Contramaestre ()

Conclusiones

1-José Martí cayó en el combate de la Sabana de Dos Ríos en un día nublado.

2- El mal estado del tiempo impidió que los cubanos recuperasen su cadáver cuando era trasladado con urgencia hacia el cementerio de Remanganaguas aquella tarde del 19 y madrugada del 20 de mayo de 1895.

BIBLIOGRAFÍA BÁSICA.

El Diario de Campaña de José Martí.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: