Santiago en mí

Crónicas de marzo, crónicas para la mujer

Bajo el encanto del viento comenzó la más reciente edición de Crónicas de mi ciudad, celebrada el pasado 11 de marzo, en su habitual espacio de la Casa Heredia. El quinteto de flautas “Nuevos aires”, bajo la dirección de Enrique Naranjo, marcó los primeros acordes de una peña dedicada, en gran parte, a la mujer.

Giselle y Eduardo Izquierdo

Giselle y Eduardo Izquierdo

No fue, sin embargo, una mujer el primer invitado de la tarde. Tal honor lo mereció Eduardo Izquierdo, artesano. Dicho así, podría pasar inadvertido como uno más de los que pueblan no pocas calles del Santiago de Cuba actual. Pero Eduardo ha hecho del soplado de vidrio un arte, y un modo de vida.

Con casi cuarenta años de experiencia, de la destreza del manejo del vidrio nacen piezas de singular belleza, que ya adornan no pocos hogares en la ciudad, y fuera de ella; así como otras han sido entregadas como presente a relevantes figuras de nuestro país, como el General Arnaldo Tamayo y la cantante Celina González.

Sobre su quehacer artístico, sobre los misterios del vidrio y la técnica del soplado, Eduardo compartió Giselle (anfitriona del espacio) y  los presentes.

Luego llegó la primera protagonista de la tarde.

Elizabeth Romero y Gabino

Elizabeth Romero y Gabino

Como de la noche a la mañana pasó Elizabeth Romero del anonimato al reconocimiento público. ¿El motivo?: ser finalista de la primera edición del espectáculo musical Sonando en Cuba.

Elizabeth llegó acompañada del maestro Gabino Jardines, y demostró que no solo se mueve con soltura en el son, sino que le tiene bien tomada la medida al bolero y el filing.

La presencia de Gabino fue aprovechada también por Giselle, quien compartió dos temas con quien ha sido, a no dudarlo, uno de los pilares en su carrera artística; como lo es Gabino, sin duda, de otras muchas intérpretes jóvenes de Santiago de Cuba.

Otra de las mujeres que prestigió la tarde de peña fue otra habitual: Jacquelin Ferraton, quien provocó no pocas sonrisas con una simpática crónica.

A la mujer también se dedicó el espacio literario de Crónicas de mi ciudad. Fue de una manera singular, con la lectura de un fragmento del libro La isla de Cuba, de Hippolyte Piron, en una reciente edición publicada por Ediciones Santiago; específicamente, las páginas dedicadas a describir el lenguaje del abanico en la primera mitad del siglo XIX santiaguero.

Por último, y antes del cierre, Giselle sorprendió a los presentes al estrenar tres nuevos temas al piano, uno de ellos, un hermoso instrumental de su autoría.

Sigue así su recorrido por este 2016, el espacio Crónicas de mi ciudad, dedicado a destacar el quehacer de hombres y mujeres que, desde Santiago de Cuba, se empeñan en defender el buen arte y la cultura.

Quinteto de flautas Nuevos Aires

Quinteto de flautas Nuevos Aires

Giselle al piano

Giselle al piano

Jacquelin Ferraton

Jacquelin Ferraton

Pieza de Eduardo Izquierdo

Pieza de Eduardo Izquierdo

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: