Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “Adriana Asseff”

Descubriendo a Emilio Ibañez

Emilio IbañezA Emilio Ibáñez seguramente lo descubrí tarde; cuando ya sus canciones no se escuchan en La Escalera del Museo del Carnaval, y los parques y calles de Santiago de Cuba los cambió por otros escenarios. Llegó Ibáñez sin más referencias que ser trovador santiaguero; parte de esa diáspora que, como Nicolás, ancló en la “madre patria”, ese primer mundo que “de tanta libertad se olvidó de volar”.

Llegó como esas cosas que un día te sorprendes de verlas y te preguntas cómo fue que no las habías visto antes; qué misterios las habían ocultado hasta entonces y qué derroteros las cruzan ahora en tu camino con tanta insistencia. Llegó como un oleaje de azares, traído a estas costas de la mano de Adriana Asseff.

Primero fue en el Iris Jazz Club. Como salido de la nada (o de entre el público, que hasta los aplausos se confunde en la nada de las penumbras) Emilio se ciño una guitarra al hombro y luego de los agradecimientos de rigor a la trovadora, regaló tres canciones al auditorio. Entonces nació la magia.

Me resulta imposible escuchar las canciones de Ibáñez sin querer descifrar cada verso, cada símil, cada juego de palabras. Es como si escuchara contar un cuento, o alguien narrara el más reciente capítulo de Saramago: me es imposible separarme del placer de adivinar sentidos, como si en el próximo verso se descubriera la verdad absoluta. Quizás me pierda entonces de los acordes de la guitarra y de una voz que bien pudo haberse definido por un género de futuros menos inciertos.

Reconozco en Ibáñez esa herencia de la Nueva Trova; la metáfora de trovador sabichoso, la pícara sapiencia de los de esta tierra.

Su más reciente presentación fue este jueves 13 de septiembre en la peña “Adriana a su tiempo”, en la sede del Café Teatro Macubá. Otra vez me hipnotizó con sus canciones.

Emilio Ibáñez anunció un concierto único para el próximo martes 18 en el Cabildo Teatral Santiago (Sala de Teatro “Van Troi”), a las 8:30 pm. Será esta una oportunidad única para el reencuentro, para el hechizo, para la revelación de nuevos textos. Allí estaré porque, aunque seguramente lo descubrí tarde, lo importante es que lo descubrí.

Evocación a Nicolás en el Menú

“Un trovador de pura cepa”. Así definió el periodista Joaquín Borges-Triana al cantautor santiaguero José Antonio Nicolás Zorrilla (1964-2012), al conocer la noticia del fallecimiento del bardo en tierras españolas.

Para muchos, en cambio, el nombre de Nicolás continúa siendo poco menos que desconocido en el panorama musical santiaguero.

No así para quienes lo conocieron y compartieron con él, música, poesía, y descargas bohemias por estas calles del Santiago de Cuba del cual nunca se separó a pesar de la distancia; tal y como confesara a Marcial Escudero, poeta santiaguero, en uno de sus encuentros en Barcelona: “no soy ni catalán ni cubano, soy santiaguero”, dijo por aquel entonces.

Razones más que suficientes entonces para que José Aquiles decidiera cambiar el Menú habitual de su Peña de cada primer sábado del mes, para ofrecer un “menú dirigido” compuesto de exquisitos platos creados con el verso de Nicolás.

Un muy sentido recorrido por parte de la obra del juglar, cantada por viejos amigos, como el trovador Noelito Pérez y el propio Aquiles, o por jóvenes trovadores y cantantes de diversas generaciones que, sin haber llegado a compartir espacios como “La escalera” de los años 80, se han acercado por diversos caminos a la obra de José Antonio Nicolás.

Así, canciones como “Lluvia fiel”, “”Déjate amar”, “El son del esqueleto”, “mi canción”, “Ancestros” y otras; renacieron en la voz de Adriana Asseff., Jorge Noel (Noelito), Alejandro Zamora, Giselle Lage y Rubén Lester; quienes en su conjunto, en unión al virtuoso Javier Rodríguez (en el cuatro), Noelito Pérez y Aquiles, brindaron un cierre de lujo con la simpática pieza “Lola y el ciego”.

Aquiles y sus invitados

Aquiles y sus invitados

La evocación también estuvo presente desde la palabra de León Estrada (invitado especial), amigo de Nicolás, y desde los versos de “En playa de Barcino”, de la autoría de Marcial Escudero; mientras que desde el público, la familia de Nicolás de seguro agradeció el gesto de José Aquiles y sus invitados.

Una Peña emotiva, sincera, para recordar a uno de los cantores de esta ciudad “con sus canciones, sus alegrías y también tristezas”, tal y como había prometido tempranamente Aquiles.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Navegador de artículos