Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “Archivo Histórico Provincial de santiago de cuba”

Desempolvando los amigos santiagueros de Martí

¿Amigos santiagueros de Martí? Sí, amigos santiagueros de Martí. Aun cuando el Apóstol nunca visitó esta tierra, muchos de los nacidos aquí estuvieron vinculados a la labor martiana, al hombre que fue; y ganaron el calificativo de amigos, o legaron una visión del Maestro que ayuda a definirlo en su dimensión humana.

De estos hombres y mujeres conocimos, gracias a la más reciente edición del espacio histórico cultural Desempolvando; que cada tercer viernes de mes invita a rescatar historias, costumbres, tradiciones de esta casi quincentenaria ciudad, en el Archivo Histórico Provincial de Santiago de Cuba.

En esta ocasión el invitado fue el Dr. Ibrahím González quien disertó sobre el tema, gracias a la investigación realizada junto a su hijo Ibrahím González Jr. Leyó fragmentos de cartas de Martí, o viñetas donde estos santiagueros brindaban su opinión y visión sobre el Martí hombre.

Como perfecto complemento a la tarde, los anfitriones del espacio Desempolvando, invitaron al trovador José Aquiles, y a una representación de la Orquesta de Guitarras Santiago.

No menos extraordinario fue el cierre de Pini, con su peculiar y conmovedora declamación de Los zapaticos de rosa; el emblemático poema de La edad de oro.

Sencillo, interesante, conmovedor. A veces se necesita tan poco para hacer grandes cosas.

Desempolvando parejas relevantes de Santiago de Cuba

Fue la edición 33 y, como no podía ser de otra manera, estuvo dedicada al amor; sin más pretexto que el que no existen pretextos para hacerlo.

El espacio histórico-cultural “Desempolvando”, del Archivo Histórico Provincial de Santiago de Cuba (AHPSCU), quiso desempolvar algunas de las parejas más relevantes de la historia santiaguera, desde Doña Guiomar y Juanes de Ávila, Don Emilio Bacardí y Elvira Cape (a quienes se les dedicó de forma especial la tarde) hasta aquella pareja que en una peña anterior, se convirtió, en su momento, en el matrimonio más reciente de Santiago de Cuba.

Otras parejas también recibieron su homenaje entre ellas: las de la bailarina y coreógrafa Dalila Urgellés y el maestro Buenaventura, profesor de percusión en esta ciudad y los 61 años de matrimonio de Eloína Miyares y Vitelio Ruiz, Héroes del Trabajo de la República de Cuba, y maestros del lenguaje, no solo en esta ciudad, sino en el país.

A ellos regaló Pini (director y conductor del espacio), el poema “Hago constar”, de Pedro López Cerviño; mientras María Magdalena Cabrera, hacía reír a todos con las ocurrencias de sus décimas.

Invitadas también Maritza Télles y Sara Inés, investigadores que contribuyeron a un acercamiento a ese matrimonio ilustre que conformaron Don Emilio y Doña Elvira.

Para el cierre, un fragmento de la obra “Amor con amor se paga”, un clásico ya en el quehacer de Pini y (su esposa) la actriz María Teresa García.

De esta forma se acerca “Desempolvando” a su tercer aniversario, a celebrarse el próximo mes de marzo, como es usual, el tercer viernes de mes a las 4 de la tarde, en su sede habitual del AHPSCU.

Desempolvando la comida santiaguera

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Habían prometido una muestra de lo mejor de la comida santiaguera y cubana. Pero a las cuatro y veinte de la tarde todos miraban hacia las amplias rejas que dan hacia el patio interior del Archivo Histórico Provincial de Santiago de Cuba. No había llegado. La peña tenía que comenzar, y comenzó.

La edición treinta del espacio cultural “Desempolvando” estuvo dedicada a la comida santiaguera. Como es costumbre, José Pascual Varona (Pini), conductor y director artístico del espacio, intentó un rápido recorrido por esas “cocinas” que han venido a conformar, a lo largo de la evolución histórica y culinaria, los platos típicos de esa región del país.

Faltó, como en otras ocasiones, la presencia de un especialista que hiciera más llevadera una extensa exposición oral sobre el tema; además de la muestra de muchos de los manjares mencionados (sí, todos miraban hacia la puerta pero no llegaba).

Algo trató de subsanar la presencia de Sandra, joven historiadora del arte, cuya tesis sobre la influencia francesa en Santiago de Cuba sirvió para mencionar otras tantas delicias al paladar heredadas de esa cultura.

“A falta de pan, casabe”, reza el dicho, y aunque eso sí que no faltaba en la tarde, no me refiero en este caso al antiquísimo alimento aborigen, sino a que la picardía de la decimista Magdalena Cabrera, quien desde la edición de octubre se convirtió en una indispensable en esta peña, puso el picante a una tarde que parecía irse muy rápido, sin poder degustar en la práctica de lo que en la teoría hacía agua la boca de todos.

Y ¡por fin llegó! Por la entrada enrejada aparecieron los invitados de la filial santiaguera de la Asociación Culinaria de Cuba, y desde el público se trataba de adivinar qué platos se nos prometían.

La noche caía deprisa. La mesa quedó servida. Todavía hubo tiempo para otra de las picarescas décimas de Magdalena; las disculpas (innecesarias) del Chef y un poco más de historia. Luego, el convite: maíz hervido, hayaca, ajiaco, casabe, frituras, repostería, quimbombó, pescado, pollo y otros tantos platos desaparecían como por arte de magia entre las manos de muchos, dándole otro sentido a la frase, quién sabe escuchada dónde o cuándo, de “tocar la historia con las manos”.

Agradable detalle de este espacio que pretende, en cada nueva entrega, regalar algún signo distintivo. Quedó, sin embargo, la insatisfacción de no haber convocado algún otro artista, enfrentar la comida santiaguera desde otras aristas más allá de la historia y el “arte del chef”.

Treinta ediciones ya de “Desempolvando”. Ardua labor. Pero no cejan. Se anuncia ya para el mes de diciembre un nuevo tema: ¿cómo hemos vestido los santiagueros? Desde ya podemos jugar a adivinar, por dónde vendrán las sorpresas.

Desempolvando lo chino en Santiago de Cuba

¿Qué tenemos de chino en Santiago de Cuba? Tal vez no tanto como en la capital, donde el Barrio Chino se enseñorea y deslumbra; pero sin dudas, en esas mulatas y negras de ojos rasgados, en esa familia, vecinos míos, de nombres castellanos que no olvidan los de extraña pronunciación, en las frases que conforman también lo que somos; en todo ello también Santiago de Cuba tiene de chino.

De ahí que los organizadores del espacio cultural “Desempolvando”, del Archivo Histórico Provincial de Santiago de Cuba (AHPSC), intentarán un acercamiento a los chinos y lo chino en esta ciudad.

Digo intentaran pues, si bien se abordaron aspectos sumamente interesantes sobre las odiseas de los primeros orientales que desembarcaron en Cuba, allá por la primera mitad del siglo XIX; al menos en mí, quedó una necesidad de saber más sobre la genealogía asiática en esta ciudad de casi cinco siglos. Tal vez la ausencia de especialistas en el tema, resintió un poco, la posibilidad de singularizar esta historia a nuestros predios.

Válido la referencia a datos de los que se aprecian de guardad los documentos protegidos en el AHPSC, y que nos dicen de las condiciones infrahumanas en las que, la mayoría de las veces, los chinos hacían el viaje desde su lugar de origen (en un inicio Filipinas), hasta las costas cubanas.

Válido también, el apoyo que el acápite cultural del espacio logró dar al tema. Destacar sobre todo la actuación del mago Aira, toda una institución en el arte de la magia en Cuba, quien deleitó con el número de “Los aros chinos”, en una muestra de profesionalidad extraordinaria, en la que el mago disfruta tanto de su arte como el público que lo admira.

Admirable también la capacidad creadora del bailarín y coreógrafo santiaguero Yanosky Suárez, quien una vez más acudió a la convocatoria de los organizadores de la Peña, y regaló una improvisación que representó el trayecto de la emigración china hacia estos lares.

Invitados también un grupo de practicantes de Tai Chi y de forma muy especial, por lo refrescante de su presencia, la presentación de la decimista Magdalena Cabrera, colaboradora de la publicación humorística Palante, con una muy simpática décima sobre los chinos en Cuba.

Vence así “Desempolvando” una nueva edición en ese afán de rescatar costumbres, tradiciones, historias de Santiago de Cuba, ciudad de ya casi medio milenio.

Para la edición del mes de noviembre (siempre a las 4 de la tarde del tercer viernes de mes), se propone el tema de la culinaria santiaguera. Ya sé de quienes se están relamiendo del gusto.

Otra vez María Cristina y Ñico Saquito

Con motivo del post “Desempolvando a Ñico Saquito”, dedicado a la Peña “Desempolvando”, del Archivo Histórico Provincial, que en febrero de 2012 se dedicara al popular músico santiaguero; recibí un comentario del lector Gabriel, en el cual hacía alusión a la duda existente respecto a la autoría de la guaracha “María
Cristina”.

Comentó Gabriel que “Lil Rodríguez en su libro: “Bailando en la casa del trompo”. Caracas. 2007. Dice que los versos fueron cantados por los patriotas cubanos en la guerra contra España. Referentes a María Cristina, Archiduquesa de Austria, madre y regente del rey de España aún niño, Alfonso XIII. Y que la melodía es de origen español.”

Prometí a este lector indagar al respecto, y para esto me dirigí a la MSc Zelma Corona Ochoa, Directora del Archivo Histórico Provincial de Santiago de Cuba, quien muy gentilmente, y con la ayuda de sus trabajadores, me permitieron acceder a la partitura de María Cristina, escrita por ÑIco Saquito, la cual, en su momento, fue restaurada en esta institución santiaguera, y que se conserva en el Legajo 3 del Expediente 99 del fondo documental del Archivo. La misma, fue entregada por los nietos de Antonio Fernández (“Ñico Saquito”).

Comparto con ustedes entonces, la imagen escaneada de la partitura que se encuentra resguardada en el Archivo Histórico Provincial de Santiago de Cuba, para contribuir a eliminar posibles dudas de la autoría de la guaracha.

Navegador de artículos