Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “bolero”

Inició en los barrios “Boleros en Santiago”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sin dudas, el inicio del festival “Boleros en Santiago” (otrora Boleros de Oro) en los barrios de esta ciudad, es un acierto del comité organizador de este evento cultural año tras año.

Por segunda ocasión consecutiva pude ser testigo de estas jornadas. En esta ocasión en la cuadra donde vivió hasta su muerte Eva Griñán, la bien llamada voz de oro de Santiago de Cuba; a quien se dedica la XXVI edición de estos Boleros…

Vecinos, amigos, familiares, artistas, se reunieron frente a la modesta casa de la cantante para rendirle su homenaje. Y Eva volvió a cantar.

Resaltar la disciplina, organización e iniciativa de los vecinos de San Pedro, entre Maceo y Habana. Un público exquisito, que premió con aplausos, ovaciones, cariño, a la decena de artistas que hasta allí llegaron a ofrecer su música.

¡Y qué artistas! Esperancita Ibis, Grisel Gómez, Marilys González, el dúo Cohíba, Gabino Jardines, entre otros de los más representativos del patio, compartieron el improvisado escenario citadino con otros destacados representantes de la cancionística cubana como Anaís Abreu, Waldo Mendoza y Farah María.

Besos y abrazos, fotos, autógrafos, los aplausos conminatorios para que Waldo cantara; para que Farah cerrara con su inolvidable “No te bañes en el malecón….porque en el agua hay un tiburón”, acompañada de las palmas del público y un improvisado cuerpo de baile…

¡Una verdadera fiesta! Algo que estoy seguro que todos agradecen.

Así inició el Festival, que se extenderá hasta el próximo 22 de junio y propone, como lo más sobresaliente de su programa, los conciertos de Waldo Mendoza (Teatro Martí, 19 de junio 8:30 pm), Joel Leyva (Sala Dolores, 20 de junio 5:30 pm), Anais Abre (Teatro Martí, 20 de junio, 8:30 pm), Farah María (Teatro Martí, 21 de junio a las 8:30 pm) y Yaima Sáez (Teatro Martí, 22 de junio, 8:30 pm).

Igualmente relevante deberá ser el Conversatorio sobre la vida y obra de Eva Griñán y la Gala Homenaje que tendrá lugar el domingo 22 en la Sala Dolores (5:30 pm).

Además, se mantendrán las habituales descargas bolerísticas en el patio “La jutia conga”, de la Uneac santiaguera y como interesante propuesta, el concierto de Marilys González y la nueva generación del bolero, en el escenario de la Sala Dolores, el sábado 21 de junio, a las 5:30 pm.

Ya comenzó el Bolero en Santiago, lo que es apenas una forma de decir…pues en esta ciudad, el bolero nunca cesa.

Viernes 13, ¿qué esperabas?: crónica de una peña de crónicas

“Lo que sucede conviene”, dice el refrán. Pero hay cosas que nunca debieran suceder; aunque luego resultaran (en apariencia) convenientes.

No debiera suceder, por ejemplo, que una institución cultural, máxima exponente en la promoción del arte y la cultura del país, viole una programación establecida, y de prioridad a una “actividad cualquiera”, ajena a sus objetivos, en detrimento de lo programado.

Por ejemplo, que la PALABRA comprometida no valga nada y “eche por tierra” lo que con tanto tiempo y esmero se ha planificado. Que la puntualidad sea un palabra en desuso; que los artistas, de repente, tengan que convertirse en domadores de un público que, por sus canas, debiera conocer lo que es el respeto.

No debieran suceder tantas cosas…pero cada día suceden.

Entonces, solo la valentía de los que aún apuestan por la CULTURA, el respeto por ese otro público, el de las peñas, el que no necesita de un trago para disfrutar de una tarde de música y conversación, el que acude a la cita cada mes, y agradece y se emociona y aplaude sin más estímulo que su sensibilidad el arte que se le ofrece; solo esas ganas de no dejarse aplastar por el desinterés y la apatía que nos acecha, hace que se busquen soluciones; ese “lo que sucede conviene” que no es bálsamo, pero es algo…

Otra de las famas criadas por un viernes 13, eso fue la más reciente edición de la peña “Crónicas de mi ciudad”. Contra viento y marea (tempestades de irrespeto y absurdos) se dio la peña. Giselle Lage, desde su juventud gigante hizo oportunidad de la contrariedad (el clásico “si no puedes derrotarlos, úneteles”) y convidó a esos intrusos “inocentes”, a disfrutar de una peña que no era la que hubiéramos querido.

Solo la voz apaciguadora de Giselle logró imponer silencio, donde la mesura no lo logra. Acompañada a la guitarra por el trovador Fernando Guerrero, recurrió a hermosas canciones de la cancionística cubana para llamar la atención de un público que estaba en el lugar y momento equivocado.

Luego el trovador Jorge Noel (Noelito), con su peculiar forma de cantar, y sus sones a guitarra, atrapó mucho más a quienes pedían casi a gritos algo para bailar. Noelito jacarandoso, trova con clave y coro.

Después regresó Giselle, esta vez acompañada de Erick Ramírez, trovador amigo, cómplice ya de estas peñas. A dúo cantaron dos temas de Erick, y luego este recurrió a la picardía de sus letras para lograr mantener la atención que se dispersaba en sus vapores equívocos.

Finalmente, Giselle despidió la tarde con otra de sus interpretaciones, y puso punto final a otra etapa de su joven carrera. La peña se dio por las ganas y la seriedad de su trabajo. Por la complicidad de los trovadores santiagueros, incluso otros, como José Aquiles, que no cantaron en esta oportunidad, pero que nos brinda su apoyo y ya es una promesa para próximas ediciones.

Se dio la peña, para esos fieles que nos apoyaron, y nos dijeron “no importa, sabemos que otra cosa no se podía hacer”. Se dio a pesar de todo, no del estrés que siempre genera organizar actividades como estas, sino del ENCABRONAMIENTO y la RABIA, que da el que otros, los que por su trabajo están OBLIGADOS a defender el arte, no respeten el esfuerzo ajeno.

Mis felicitaciones para Giselle, por sobreponerse. Mi agradecimiento a los trovadores amigos, al público fiel, a los que estuvieron por el simple (enorme) placer de estar. Enero nos espera. Otras muchas peñas vendrán.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A sala llena y público de pie concluyó la XXV edición del Festival Boleros en Santiago.

Otra gala extraordinaria tuvo lugar en la Sala Dolores de esta ciudad, que desde muy temprano en la tarde vio cubierta sus capacidades, y terminó con los pasillos casi copados, de un público que siguió cada presentación de los artistas del patio e invitados; con una fidelidad que augura todavía larga vida al bolero.

Si cayéramos en la trampa de comparar, tendría que decir que la gala de clausura quedó algo por debajo de la inaugural, pero no por ello dejó de reservar momentos muy especiales que, afortunadamente, fueron capaces de borrar algunos deslices que pudieron acabar con el esfuerzo de muchos en tan poco tiempo.

Destacar una vez más la actuación de Coco Freeman, con una voz potente que eriza la piel, y deja con esas ganas de escucharla toda la noche y más, como pidió el público presente; la presencia explosiva de Esperancita Ibis, incombustible y jocosa; la familiaridad de Ernesto Roel, quien canta como en casa rodeados de amigos; y por supuesto, lo que fue durante cada jornada de Festival el plato fuerte, la actuación de Farah María.

Una Farah que fue creciendo cada día, como si calentara motores para regalar, en esta jornada de cierre, un alarde de virtuosismo, sensualidad y energía, agradecido por los presentes con ovaciones y baile, como si el “No te bañes en el Malecón” (no podía faltar), estuviera todavía en el número uno de las listas de éxitos nacionales. Una Farah que se llevó todos los halagos y el amor de un pueblo que parece tenerla en la piel.

Suele decirse de eventos y festivales, que el más reciente es el mejor de todos; y so pena de caer en lo retórico, debo decir que en este caso es así. Por dos años consecutivos he asistido a gran parte de las jornadas de los Festivales de Bolero en Santiago de Cuba, pero este se sintió diferente. No sabría decir qué marcó la diferencia; es algo que está más allá de estadísticas, de salas y patios llenos; lo cierto es que resulta muy agradable ver cómo el género sale airoso en el tiempo, contra ostracismos mediáticos y el empuje de lo banal.

Ojalá Santiago de Cuba, se mantenga como este baluarte para el bolero. Ojalá, y algún día, le devolvamos también esos lugares que, como el Teatro Oriente, marcaron época en las ediciones de este Festival.

Nota: Esta entrada ha sido publicada desde el correo electrónico

__________ Información de ESET Smart Security, versión de la base de firmas de virus 8479 (20130622) __________

ESET Smart Security ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

El Café Concert regresa al barrio en Homenaje a Frank País

Por estos días llueve sobre la ciudad. Ora fina llovizna, ora chaparrón implacable; los santiagueros viven estas jornadas con los ojos al cielo, adivinando el momento exacto en el que habrán de aflorar paraguas, o el portal más cercano para escampar.

Pero pareciera que la vida se trastoca en Santiago de Cuba por la amenaza de lluvias. Nada más alejado de la realidad. La ciudad sigue su curso, acaso más agitado por las prisas, pero no rehuye a las costumbres.

Quizás por eso a nadie pasó por la cabeza la posibilidad de que el Café Concert “Virtud y Conciencia”, que organiza el guitarrista concertista Aquiles Jorge cada último viernes de mes, no se realizara. Y más. Quizás por ese apego a las costumbres; Aquiles presumió de osadía y trasladó su habitual peña fuera de su recinto del antiguo Ayuntamiento de la ciudad, para ofrecerla en un espacio extraordinario: la calle San Bartolomé entre Trinidad y Habana; frente a la Casa Museo Frank País García.

Así que el Café Concert, como aquel primigenio de la emigración franco-haitiana en el Tivolí, regresó a los barrios, esta vez, al populoso Consejo Popular Los Maceos, donde está enclavada la casa que vio nacer a uno de los más intrépidos revolucionarios cubanos. (Y solo allí uno se percata de cuan enlazadas estuvieron la vida de Frank y Maceo, no sólo ya por las coincidencias de fechas e ideales, sino por la cercanía de ambos hogares).

El motivo escogido para la realización de esta edición del Café… en este sitio fue, al decir de Aquiles Jorge, homenajear el Aniversario 52 de los CDR (Comité de Defensa de la Revolución); pero también pudo ser el celebrar la reinauguración de la Casa Museo, como parte del Complejo Histórico de la Lucha Clandestina; constituido además por la Casa de Doña Rosario (madre de Frank País) en el Tivolí, el Museo de la Clandestinidad, y el Centro de Investigación sobre la Lucha Clandestina; como bien explicó la Dra.C. Maricel Coloma, directora de esta última institución.

Aquiles JOrge con brazalete del 26-7

Durante la Peña Aquiles Jorge portó un brazalete original del M-26-7

Y como especial fue el sitio, especial también fue la tarde; desde el propio inicio en el cual Aquiles Jorge volvió sobre la guitarra con su pieza Patria (otrora Himnos), portando sobre el brazo izquierdo, uno de los brazaletes originales identificativos de los integrantes del Movimiento 26 de Julio.

Además de las presencias habituales de Juan Antonio Tejera, con sus crónicas de ciudad, en esta ocasión dedicada a esos nombres antiguos de las calles y sitios santiagueros; y del Dr. Ricardo Odelín, con sus increíbles crónicas martiana; la jornada contó con momentos de lujo.

Por un lado la actuación de la joven solista Giselle Lage, acompañada a la guitarra por el trovador Fernando Guerrero, quienes interpretaron el bolero “Historia de un amor” y el tango “Volver”; ambas canciones, favoritas de Frank País en sus años mozos. Por su parte, Fernando aprovechó la ocasión para regalar a los presentes una de sus composiciones: “Si tú”.

Giselle y Fernando

La joven solista Giselle Lage y el trovador Fernando Guerrero

El cierre no pudo ser mejor para una tarde en que asiduos a la Peña y vecinos del lugar fueron cómplices. La actuación del multipremiado Orfeón Santiago brindó un sello de distinción difícilmente igualado en otras oportunidades.

La interpretación de tres obras (“Desolación”, de Matamoros; “El que siembra su maíz”, de Ignacio Piñeira y “Juramento” de Matamoros), bastó para reafirmar la calidad interpretativa de esta institución santiaguera.

“Otra raya más para el tigre”, cabría decirle a Aquiles Jorge, quien ya nos va acostumbrando a formar parte de sus “memorables locuras”. Así que, para el mes de octubre, cuando ya se promete la celebración del Día de la Cultura cubana, se presagian nuevas emociones.

Inicia Festival Boleros en Santiago, canto a la cubanía

El romance se adueñó de esta ciudad, cuando al caer la tarde fue testigo de la inauguración oficial del Festival Boleros en Santiago, un canto a esa apasionante música cubana nacida aquí a finales del siglo XIX.

En el cinematógrafo Cuba, en la céntrica calle Enramadas, un desfile de temas memorables del repertorio nacional y universal fue interpretado por voces dulces y enérgicas del patio, y la colombiana Luz María Flores.

El público coreó Los aretes de la luna, bolero inmortal desde los tiempos en que la victrola embriagaba en cualquier esquina de la Isla; Huele a Peligro, escrito por Armando Manzanero y otros de compositores contemporáneos que mantienen con su obra la vitalidad del género.

Eva Griñán y Gabino Jardines, Miguel Ángel Jústiz, Gladys Puente, Raquel Hernández, Ernesto Roel y Yaima Sáez deleitaron al auditorio.

El encuentro es también una ventana para mostrar la identidad nacional desde una de sus manifestaciones musicales más sinceras por los sentimientos a los que les canta.

Hasta el próximo 26 de junio en comunidades, plazas y teatros de la ciudad se ofrecen conciertos y descargas que exaltan los valores del bolero y su presencia en el panorama sonoro y cultural cubano.

En ese contexto, investigadores y cultores debatirán en un evento teórico sobre sus características formales, su evolución y el espacio que ocupa actualmente en el gusto popular.

El festival está dedicado en su edición número 23 a los 50 años de vida artística de la cantante Nancy Maura, y al medio siglo de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) cuya filial provincial convoca anualmente este evento.

Tomado de: Inicia Festival Boleros en Santiago, canto a la cubanía.

Navegador de artículos