Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “Café Concert”

Empeñado

Últimamente ando empeñado y esto, aunque parezca extraño, me produce gran alegría. Supondrán entonces que no se trata de adeudos que inquieten mis sueños; aunque a veces si me ponen en situaciones comprometidas, de las que intento salir de la mejor manera y, de una forma u otra, siempre lo logro.

Se trata en verdad de una manera jocosa, y rápida, de expresar ese afán de involucrarnos en el quehacer cultural santiaguero, que se expone en cada una de las Peñas que hoy abundan en la ciudad. Así que, andar empeñado no es más que andar de Peña en Peña.

Podrá parecer una locura el que incluso me haya auxiliado de un almanaque para marcar el itinerario. Pero no lo es tanto, cuando ya pienso en actualizarlo porque desde su “última edición”, no son pocos los espacios que han estrenado propuestas atractivas, y otros a los que, a pesar de un tiempo ya en sus funciones, aún no he podido asistir.

Pocas son las semanas donde no existe una Peña en la ciudad, incluso en un mismo día, si se apura, puede asistir a tres espacios diferentes y ser testigo de una variedad extraordinaria de ideas y maneras de hacer.

Claro, también hay algunas que coinciden y eso, créame, suele ser un dolor de cabeza que intento remediar con una solución poco menos que salomónica: un mes una y al siguiente la otra.

También suelen coincidir el público, personas que, al igual que yo, desandan de Peña en Peña, y se vuelven cómplices, promotores naturales de la propuesta de su preferencia, fuente confiable en la que saber de lo ocurrido el día que no fuimos, o de algún nuevo espacio que se une al espectro cultural.

Por eso me asombro cuando algún conocido se queja que no hay espacios donde ir a pasar un rato agradable. Ya lo dice el refrán, no hay peor ciego…

En fin, si es usted de los que gusta de la cultura, del talento local, o si está de paso por la ciudad y quiere compartir buena música, historias, risas, y más, esta es mi propuesta: le adelanto un breve itinerario, aún incompleto, de algunos de las Peñas habituales de Santiago de Cuba:

Peña del Menú. Anfitrión: José Aquiles. Primer sábado de cada mes, Centro Cultural “Francisco Prat Puig”. 6 de la tarde. Buena música, entrevista a personalidades de Santiago de Cuba.

Peña “Crónicas de mi ciudad”. Anfitriona: Giselle Lage (cantante). Segundo viernes de cada mes. Sala de Arte del Museo “Emilio Bacardí Moreau”. 4 de la tarde. Una mirada a Santiago de Cuba desde los cronistas y su obra. Además, buena música y entrevistas.

Libros del Patio. Anfitrión: Jorge Matos (escritor). Segundo viernes de cada mes. 6 de la tarde. Patio del Ayuntamiento de Santiago de Cuba. Lectura de poesía, trova, entrevista a escritores santiagueros y rifa de libros.

Desempolvando. Anfitrión: José Pascual Varona y Archivo Histórico Provincial (AHPSC). Tercer viernes de cada mes, 4 de la tarde. Patio del AHPSC. Rescata costumbres, tradiciones de Santiago de Cuba. Invitados musicales, danza, teatro.

De Santiago. Nuestro Reino. Anfitrión: Rodolfo Tamayo (escritor). Tercer viernes de cada mes; 5 de la tarde. Sala de lectura de la Biblioteca Provincial “Elvira Cape”. Entrevista a escritores, música y rifa de libros.

Café Concert Virtud y Conciencia. Anfitrión: Aquiles Jorge (guitarrista concertista). Último viernes de cada mes, 6 de la tarde. Patio del Ayuntamiento de Santiago de Cuba. Historia y música se dan la mano.

Página Abierta. Anfitrión: Reinaldo Cedeño Pineda (escritor y periodista) y Centro Cultural “Monseñor Pedro Meurice Estiú”. Último viernes de cada mes, 6 de la tarde. Sala Juan Pablo II de la Catedral de Santiago de Cuba.

Peña Con Filtro. Cuarto Jueves de cada mes, 4 de la tarde. Callejón del Carmen. Lectura de opesía, trova, rifa de libros.

Peña del Bolero. Todos los sábados, 6 de la tarde. Patio “La Jutía Conga”, de la Uneac.

Otras peñas (a las que aún no me he adaptado a su horario)

Peña del Dúo Estocada. Museo Casa Natal de José María Heredia. Sábado.

Peña VW Música y Poesía. Museo Casa Natal de José María Heredia. Sábado.

A sesenta y un año del “entierro cubano” de Martí…

El Palacio de Gobierno Provincial de Santiago de Cuba, en la céntrica calle Aguilera, es una monumental edificación de carácter ecléctico, fruto, como no pocas edificaciones de la urbe, incluido el edificio del Museo Emilio Bacardí que se le enfrenta desde la acera opuesta; del talento del arquitecto santiaguero Carlos Segrera. Desde 2002 fue declarado Monumento Nacional.

Sin embargo, más allá de sus valores arquitectónicos, el hoy sede de la Asamblea Provincial del Poder Popular quedó marcado en la historia por uno de los hechos más significativos de Cuba: la realización de las honras fúnebres del Apóstol de la independencia nacional, como parte del programa denominado Entierro Cubano del José Martí, en 1951.

Guardia de honor durante el entierro cubano de Martí

Guardia de honor durante el entierro cubano de Martí

En un hermoso salón del segundo piso, una sobria tarja recoge el hecho con estas palabras:

“En este palacio de Gobierno Provincial de Oriente fueron velados los días 29 y 30 de junio de 1951, los restos mortales de José Martí Pérez, hecho que formó parte del “Entierro cubano” realizado para llevar a cabo la inauguración del Mausoleo erigido al Héroe Nacional en el cementerio Santa Ifigenia de Santiago de Cuba”.

Hasta ese salón, el mismo donde hace 61 años el pueblo cubano rindió tributo a Martí, se trasladó este 29 de junio, el Café Concert “Virtud y Conciencia”, espacio cultural que cada último viernes de mes convoca el guitarrista concertista Aquiles Jorge.

En esta ocasión, la también llamada Peña Mambisa, partió desde el frente de su sede habitual en el edificio del Gobierno Municipal (antiguo Ayuntamiento de la ciudad), para recorrer, en emotiva procesión encabezada por un retrato al óleo del Maestro (obra del pintor Luis Mariano Frómeta) y una inmensa bandera cubana, los pocos metros que lo separan del edificio del Gobierno Provincial.

Una vez allí, la presencia de Martí llenó el espacio; no solo por el busto en bronce del prócer de la independencia (obra del artista santiaguero Alberto Lescay) y la urna de cristal que guarda una muestra de los cabellos del Apóstol obtenidos en una de las exhumaciones realizadas a sus restos, cedidas para la ocasión por la dirección del Museo Emilio Bacardí; sino porque la velada organizada por el furibundo martiano que es Aquiles Jorge, nos acercó al pensamiento y la obra de nuestro Héroe Nacional.

Entre el público asistente se encontraban santiagueros que fueron testigos de aquella jornada que recuerdan como la demostración más grande de patriotismo visto por Santiago de Cuba hasta entonces.

Así también lo reseñaron los diarios de la época, tal y como explicaron Aida Morales, miembro de la Oficina del Historiador de la ciudad, y Juan Antonio Tejera, narrador oral y cronista santiaguero.

A las dos de la tarde del 29 de junio de 195, narra Aida, los restos de José Martí fueron trasladados hacia el salón del segundo piso de la sede del Gobierno Provincial de Oriente. Desde entonces, y por 24 horas, se mantuvo una guardia de honor que se renovaba cada media hora, y en la cual participaron estudiantes, políticos y miembros del cuerpo diplomático acreditado en Cuba por ese entonces. La última gurdia de honor la realizó parte del gabinete gubernamental, encabezado por el entonces presidente Carlos Prío Socarrás.

Se estima que durante esas 24 horas, más de 150 mil cubanos rindieron tributo al Maestro; suceso que fue trasmitido de forma continua, por la Cadena Oriental de Radio.

El 30 de junio de 1951, alas dos de la tarde, los restos son trasladados nuevamente hacia el cementerio Santa Ifigenia donde son colocados en el Mausoleo que, para ese efecto, se había construido. Finalmente, el pueblo de Cuba había rendido el merecido tributo a su Héroe Nacional.

El apartado cultural de la velada también constituyó un homenaje al pensamiento y la obra martiana. Luego del inicio de la peña, con la ejecución del Himno Invasor por Aquiles Jorge; se presentó la Orquesta de Cámara del Conservatorio “Esteban Salas”, con un repertorio que recogió una muestra de la música “útil y fina” de la que escribió el Apóstol, que incluyó obras de Mozart y “La bella cubana” de José White.

La bailarina Camila Arrate, del Ballet Santiago, danzó al compás de los acordes de la guitarra de Aquiles, quien ejecutó la hermosa pieza “Vitrales”, dedicada también a Martí. Por su parte, el actor e historiador José Pascual Varona (Pini), declamó su muy personal y conmovedora versión de los “Zapaticos de Rosa”, mientras que, el destacado periodista santiaguero Reinaldo Cedeño, leyó su poema “¿Quiénes son ellos?”, dedicado a esos hombres anónimos de nuestras gestas independistas.

El espacio también sirvió para reconocer a José Luis de la Tejera, presidente de  la Sociedad Cultural“José Martí” en Santiago de Cuba, quien fue merecedor de la distinción “La utilidad de la Virtud”, máximo reconocimiento que otorgala Presidencia Nacional de esta Sociedad. El diploma acreditativo fue entregado a Tejera de manos de Lázaro Expósito Canto, Primer Secretario del Comité Provincial del Partido Comunista en Santiago de Cuba, quien se encontraba presente en el público.

Breve, hermoso y sentido el homenaje nacido del tesón y el amor de Aquiles Jorge, un mambí del siglo XXI y martiano empedernido. El Café Concert “Virtud y Conciencia” se ratifica como un espacio para la defensa de los mejores valores patrios.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Café Concert… con prisas

Caminamos con prisa Enramadas abajo. Ya el reloj no ha avisado que llegaremos tarde; aún así, nos detenemos un momento a comprar una pizza: luego de una jornada de trabajo, y cuando todavía falta para llegar a casa, el estómago agradece estas deferencias.

Sobre las seis y media de la tarde atravesamos el umbral del edificio que acoge la sede del Poder Popular Municipal en Santiago de Cuba, el antiguo Ayuntamiento de la ciudad. Desde su patio interior nos llegan los acordes finales de una canción. Los aplausos que aprueban la actuación del trovador (esta vez les debo el nombre) también nos dan la bienvenida.

Nos sentamos en las dos únicas sillas disponibles y es entonces que comienza para nosotros el Café Concert, peña que cada último viernes de mes acoge este magnífico escenario, bajo la guía del guitarrista concertista Aquiles Jorge.

Un fugaz vistazo me permite descubrir entre el público asistente a no pocos fieles, rostros que ya se me van haciendo comunes cada mes, santiagueros con los que, al cruzarme alguna vez en las sinuosidades de la ciudad, sepa que compartimos algo en común y, tal vez, un guiño cómplice nos una en el secreto.

Todos permanecen atentos a las palabras del anfitrión (al descubrirnos entre los presentes nos dedica una sonrisa de bienvenida). Para ellos quizás (quizás no) se trata de un nuevo encuentro, otro más (sin que por eso deje de ser trascendente) con la historia, la buena música, la crónica oportuna y la tradición; aspectos en los que el Café Concert suele resultar inigualable.

Sin embargo, para nosotros esta edición de la peña tiene un carácter especial: celebramos nuestros primeros seis meses de noviazgo justo en el sitio donde por primera vez la vi.

El escenario improvisado en el patio del Ayuntamiento lo domina casi en su totalidad la Banda Municipalde Conciertos. Me alegro mucho, pues desde hace ya un buen tiempo me debía una de las retretas que cada fin de semana ofrecen en el cercano “Parque Céspedes”.

Cinco fueron en total las obras ejecutadas por la Banda Municipal entre las que se destacaron: La Comparsa, de Ernesto Lecuona; La tarde, de Sindo Garay (que gentilmente, y en un gesto extraordinariamente hermoso, Aquiles Jorge nos dedicó por nuestro “cumplemeses”) y (no podría faltar en una Peña de genealogía mambisa) el Himno Invasor, acompañado de la crónica de su gestación, allá por los años de lucha en las maniguas cubanas.

Todavía tuvimos tiempo también de disfrutar de la muy personal forma de narrar la historia de Juan Antonio Tejera, cronista excepcional, quien tomó como pretexto la actualidad santiaguera entorno a las modificaciones que van sufriendo los bajos de la catedral, para hacernos un recorrido por el surgimiento y la historia de esos establecimientos que ya son parte indisoluble de la arquidiócesis de esta ciudad.

Antes de terminar, como en las mejores novelas, Aquiles brindó un adelanto de lo que será (o pretende que sea) la edición del Café Concert el próximo 29 de junio. Ese día, se cumple un nuevo aniversario de que fueran velados, durante 24 horas, en el edificio del gobierno provincial, los restos de José Martí, antes de ser llevados para su último y definitivo enterramiento en el Mausoleo que para ese efecto se erigió en el Cementerio Santa Ifigenia. Entonces, con ese pretexto, la peña se trasladará hacia el Salón de los Vitrales del Gobierno Provincial y una vez más, al sonido de los acordes de Himnos (pieza musical que da inicio a cada Café…) Santiago de Cuba y su historia se convertirá en protagonista de la tarde.

A pesar de la lluvia…Café Concert

Alrededor de las cinco y media de la tarde llegué al antiguo Ayuntamiento de la ciudad; bajo una lluvia impertinente que a ratos adquiría matices torrenciales. Por segunda vez, desde que asisto a la cita de cada último viernes de mes conla Peña CaféConcert“Virtud y Conciencia”, del guitarrista concertista Aquiles Jorge, las inclemencias meteorológicas atentan contra la realización de la misma en su escenario natural: el patio interior de la hermosa edificación santiaguera, hoy Gobierno Popular Municipal.

Pero, quien conoce a este inmenso pequeño hombre, sabe que siempre logra lo que se propone, de ahí que bastó preguntar por la nueva locación de la Peña para que nos indicaran subir a la segunda planta del edificio. Desde ese mismo momento sentí que esta nueva edición de la también llamada Peña Mambisa, iba a resultar especial.

El nuevo escenario escogido para escapar de los humores grises de la tarde resultó, en definitiva, el mejor posible: un amplio y extraordinariamente bello salón, presidido por la bandera y el escudo nacional. Quizás el Café Concert ha encontrado un lugar que resalta, como ningún otro, su verdadera naturaleza, su intencionalidad de rescatar los valores patrióticos del santiaguero. ¡Suerte de lluvia que nos regaló esta oportunidad! ¡Lástima que sólo sea coyuntural!

Café Concert 27 de abril

Vista del Salón que sirvió de sede temporal al Café Concert

Así, en el ambiente histórico de ese salón, con un necesario retraso en espera de los fieles que burlaron las travesuras de la lluvia y con las notas de la pieza musical Himnos, del anfitrión de la Peña; comenzó el Café Concert del 27 de abril de 2012, dedicado en esta ocasión, al Aniversario 50 de la Fundación del Instituto Cubano del Arte yla Industria Cinematográfica (ICAIC).

En este sentido, momentos especiales fueron los dedicados a reseñar parte de la historia de la televisión y el cine en Santiago de Cuba, a través de la experiencia de hombres como Isauro Salas, destacado diseñador de esta ciudad, y de lo técnicos “Murgado” e Ismael (como todos los conocen). El primero de ellos dio a conocer cómo se trabajaban los dibujos animados en los inicios de la televisión en esta ciudad, con una cámara Cine-Kodak de fabricación canadiense (de 1938), muy similar a una de las que, gracias al Museo de la Imagen, pudo se apreciada por los presentes.

Cámara Cine Kodac 1938

Cámara Cine Kodac 1938

Por su parte, Murgado e Ismael, con más de cuarenta años de trabajo en el ICAIC (motivo por el cual fueron reconocidos durante la Peña por la Dirección Provincialde Cine), narraron las peripecias vividas para mantener en activo proyectores de 16 mmcon los cuales se llevó el cine hasta los más intrincado rincones de la serranía santiaguera. Uno de estos proyectores al cual, “cariñosamente”, apodan Frankenstein, fue el mejor testigo de la labor de estos hombres, al demostrar, ya al final de la Peña, su buen estado de conservación con la proyección de un fragmento de 15 minutos del Noticiero ICAIC Latioamericano del 2 de diciembre de 1976, de la autoría del destacado documentalista y cineasta Santiago Álvarez.

En esta ocasión, sin embargo, se extrañó la presencia del narrador oral santiaguero José Antonio Tejera, quien de seguro cuenta en su arsenal de crónicas, alguna relacionada con el séptimo arte, o el desarrollo de la televisión en esta ciudad.

En su lugar, el espacio dedicado al rescate de historias y tradiciones santiagueras fue ocupado magistralmente por Miguel Ronald Moncada López (Miguelito Moncada), “un verdadero santiaguero”, como le denomina Aquiles, quien hizo un recorrido por la historiografía de los cementerios de esta ciudad, apoyado por la proyección de imágenes de gran valor histórico.

Asimismo, de historia se conversó con Amauri Hechavarría, miembro de la Junta Nacionalde la Sociedad Cultural José Martí, invitado a nuestra ciudad por su homóloga provincial; quien comentó de la necesidad de rescatarla Ruta Martiana, desde su llegada a Playitas de Cajobabo, el 11 de abril de 1895, hasta el descanso eterno de sus restos en el Mausoleo del Cementerio Santa Ifigenia, en 1951.

En el orden musical, la tarde deparó excelentes actuaciones. Primero disfrutamos nuevamente de la joven cantante Giselle Lage, quien tan buena impresión causara en su anterior presentación en esta Peña, y que en esta ocasión vino acompañada a la guitarra por el joven trovador santiaguero Fernando Guerrero (recientemente ganador del concurso provincial de guitarra popular, celebrado en el marco del evento Cubadisco 2012) e interpretó los temas La gloria eres tú, de José Antonio Méndez, y Cómo fue, de Ernesto Duarte.

Giselle Lage  y Fernando Guerrero

Giselle Lage y el ganador del concurso provincial de guitarra popular (Cubadisco 2012), Fernando Guerrero

A continuación actuó el quinteto vocal Adalias quienes interpretaron En nosotros, de la autoría de Tania Castellanos, y una hermosa versión de Alfonsina y el mar, con texto de Felix Luna; acompañadas en esta ocasión por el laúd de la también muy joven Milagros (Milagrito) Albear.

No sé en qué instante la lluvia cesó, acaso rendida ante la perseverancia de los que se empeñan en hacer. O quizás porque todo cuanto aconteció en ese singular escenario de la segunda planta del Ayuntamiento de la ciudad, captó por completo nuestra atención y borró, momentáneamente, el resto de la ciudad.

Mis felicitaciones para Aquiles Jorge y sus invitados que lograron imponerse a las adversidades y nos regalaron una hermosa e inolvidable tarde.

Un nuevo encuentro con en la Peña Mambisa

A veces Santiago parece hacer mutis y se adentra en una inactividad agobiante, como si se hubiera quedado sin ideas y se resignara a seguir envejeciendo entre montañas hasta el fin de los días. En otras ocasiones hierve de actividad y entonces se vuelve un verdadero dolor de cabeza seguirle el paso a ese movimiento cultural que desborda un fin de semana.

Sin embargo, y por suerte, en medio de ese vaivén la ciudad mantiene espacios culturales habituales que se han ganado un público fiel, a fuerza de calidad, de fidelidad por defender lo mejor de la cultura santiaguera.

Uno de esos espacios es Café Concert, rebautizado por sus fieles como Peña Mambisa, del guitarrista concertista Aquiles Jorge, que cada último viernes de mes acoge el hermoso patio interior del Gobierno Municipal, antiguo Ayuntamiento de la ciudad.

ceremonia de la bandera. Café concertSe trata de una peña que apuesta por la defensa de los mejores valores patrióticos; el rescate de tradiciones; de aspectos poco conocido de nuestras gestas emancipadoras; el homenaje a santiagueros ilustres, rescatados del olvido y la desidia, devueltos a la dimensión humana que los caracteriza.

Y no puede ser de otra forma cuando el anfitrión es un enamorado de la historia, de una herencia familiar mambisa, que reúne a su alrededor a historiadores, cronistas, museólogos y otros apasionados por la historiografía local y nacional.

El pasado viernes 30 de marzo, el Café Concert estuvo especialmente dedicado a los maestros normalistas de Santiago de Cuba, menudos cabellos canosos que agradecieron emocionados el homenaje, ya con palabras temblorosas, ya con poemas declamados con octogenaria pasión.

Para el homenaje, Aquiles se rodeó, como es costumbre, de buenos amigos e invitados de calidad extraordinaria. Los trovadores Alexander Milian y Fernando (lamento no recordar su apellido), rescataron canciones de una de las peñas que en los noventa protagonizaron el acontecer musical santiaguero, desde los salones de la tradicional Casa de la Trova. El cronista José Antonio Tejera (casi un co-anfitrión de la peña), decidió cambiar la crónica que tenía previamente preparada para comentar sobre su relación con la Escuela Normal para Maestros de Santiago de Cuba. Por último, Aquiles presentó a la joven Giselle Lage, pianista acompañante del conjunto Lírico de la ciudad, quien en esta ocasión sorprendió agradablemente a los presentes con una voz extraordinaria, interpretando tres canciones (“Sabor a mí”, “Alfonsina y el mar” y “Cómo fue”) bajo el acompañamiento musical del maestro guitarrista Hermes; especial colofón para la noche que ya caía sobre la ciudad.

Giselle Lage. Café Concert

Todavía la noche guardaría espacios para otros homenajes, en esta ocasión dedicado precisamente al anfitrión de la Peña. La directora de la Editorial Oriente entregó a nombre de todos sus trabajadores, un ejemplar del texto “El ingenio del mambí”, especial regalo que de seguro no hallará mejores manos que la de Aquiles Jorge. Y para confirmar esto, desde ya se adelantaron algunas de las sorpresas que guardará la edición del mes de mayo: la presencia de Hugo Crombet, nieto del General mambí de igual apellido, y la muestra de restos del vestuario que usaba José Martí en su caída en Dos Ríos, el 19 de mayo de 1895.

Hasta entonces, otros eventos culturales colmarán el protagonismo de la ciudad, pero el último viernes de mayo, justo a las seis de la tarde, cuando las cuerdas de la guitarra de Aquiles Jorge canten una nueva versión de su composición “Himnos” (pieza musical que da inicio a cada peña, luego de la ceremonia de arriado de la bandera), entonces será el tiempo de los mambises del siglo XXI; para entonces, solo espero que no tener que aguardar hasta el lunes de la semana siguiente para comentar todo cuanto allí aconteció.

Aquiles jorge. Café Concert

Navegador de artículos