Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “calle Trinidad”

La desconocida casa de Emilio Bacardí

Revisando en la red de redes encontré este reportaje fechado el 14 de noviembre de 2008 bajo el título de “La desconocida casa del Hijo Ilustre de Santiago de Cuba: Emilio Bacardí Moreau”, y que surge de las manos de la periodista Yisel Filiú Téllez. Hoy lo transcribo para Uds, aprovechando estas entradas dedicadas a profundizar en el concocimiento sobre la figura de Emilio Bacardí.

No son pocos los historiadores que coinciden iniciar sus reseñas a Emilio Bacardí Moreau (nacido el 5 de junio de 1844)  refiriéndose a la imposibilidad de sintetizar en pocas líneas todos sus aportes culturales. Su nombre es letra repetida en cuanta obra o acontecimiento social y cultural se sucedía en su ciudad natal durante los dos primeros decenios de Cuba republicana. Para ese entonces ya había forjado una personalidad y una solvencia económica que no disfrutó cuando transcurrieron sus años infantiles y mozos en el siglo anterior, esclavista y colonial.

Todo lo acontecido en su vida tiene trascendental valía para la historiografía de esta ciudad y del país. Conocer sitios a él vinculados será siempre memoria fascinante para los amantes de nuestra cultura. Recientemente se tuvo conocimiento de un sitio en el que vivió Bacardí y que además clasifica como el más importante de los que habitara.

La casa de Trinidad baja número 12 (actual 392) fue a juzgar por los argumentos ofrecidos por la historiadora Sara Inés Fernández Hechavarría la segunda que ocupara Emilio Bacardí Moreau, pero donde viviera por más tiempo(1) . La documentación consultada por la propia investigadora señalan a Doña Lucía Victoria Moreau (madre de Emilio Bacardí) propietaria de este inmueble que ocupó junto a su esposo Don Facundo Bacardí Massó.

Los acontecimientos relacionados con la vida de este insigne patriota cubano de los cuales fue testigo este inmueble lo ubican en la historia como la casa de mayor trascendencia de las que viviera Emilio. Afirmamos esto porque está en proceso de confirmación, según señala Sara Inés, su nacimiento en la calle Cornelio Robert (Jagüey No. 8), luego se traslada hacia la que ocupa a la presente investigación, además tenemos noticias -gracias a las Crónicas de Forment- de haber vivido Bacardí en la fastuosa casa No. 9 (antiguo) (170 moderno) de la calle Aguilera -donde se sucedieron importantes actividades sociales(2)-  y su quinta veraniega, Villa Elvira, donde dio a luz sus obras literarias.

En la casa de la calle Trinidad Bacardí “transcurrió gran parte de su niñez y adolescencia, interrumpida por la emigración a Barcelona cuando la epidemia del cólera”(3)  que azotó a la capital oriental en 1852. Toda la familia se traslada a la ciudad española.

De regreso, en plena adolescencia, los sueños propios de esta edad fueron la realidad el trabajo diurno y las clases nocturnas en el colegio “San José”. Más tarde, en 1862, tuvo que dedicarse al trabajo, pues nacía lo que posteriormente fue la próspera fábrica de ron Bacardí. Emilio fue prácticamente un autodidacta, porque siempre se preocupó por su formación académica.

Llega Emilio Bacardí a los años de inicio de contienda con ferviente ansia de justicia y libertad. Ya se había unido a jóvenes revolucionarios, y aunque no se alza, la conspiración fue su principal arma de combate.

Al estallar la Guerra Chiquita, Emilio Bacardí protesta por el maltrato a los prisioneros. “De esta casa de Trinidad precisamente también fue sacado, fue detenido cuando su primera deportación. De aquí Emilio Bacardí pasó al Vivac, cárcel pública y luego trasladado al Morro y deportado a España y Chafarinas”(4) , posesión africana de España. Allí estuvo durante cuatro años.

Pero evidentemente lo más significativo es que en este sitio surgió uno de los proyectos de rescate cultural más importantes de la ciudad para la época: la fundación de la Junta Heredia, -con la presencia de Federico Pérez Carbó, Felipe Hartman, el propio Bacardí, entre otros, todos integrantes del Grupo Librepensador Víctor Hugo- persiguió el rescate, para las nuevas generaciones, de la casa natal del Cantor del Niágara(5).

“Se trata de un sitio histórico, emblemático de la ciudad porque la poesía de Heredia ayudó a muchos patriotas a enrolarse en la causa independentista, y la casa natal de José María Heredia hubiera sido un sitio perdido en la actualidad se aquél grupo de patriotismo se hubieran reunido aquí, un 28 de octubre de 1889 para constituir en esta misma casa, en esta misma morada de Emilio Bacardí como recoge la prensa periódica de la época la Junta Heredia(6).

Era menester entonces nombrar delegados de la Junta en el extranjero, y entre esos hombres a los que se les solicitó su concurso estaba nuestro Héroe Nacional José Martí.

Y para diluir últimas dudas “la casa conserva un sótano donde se efectuaban las reuniones de conspiración”, y una tapa antigua dieron que da fe de que “aquí Bacardí inició su vínculo con la industria del ron”(7).

Quizás son muchas más las historias que pueda contar esta casa de la calle Trinidad con respecto a la vida de este santiaguero amante de su terruño que es capaz de contagiar al lector que toma por azar cualquiera de sus páginas.

Antigua casa de Emilio Bacardí Moreau. Foto: Yisel Filiú Téllez

Notas:

(1) Entrevista a Sara Inés Fernández Hechavarría. Investigadora de la vida y obra de Bacardí. UNICH
(2) Carlos E. Forment Rovira: Crónicas de Santiago de Cuba. Pág. 330.
(3) Entrevista a Sara Inés Fernández Hechavarría. Investigadora de la vida y obra de Bacardí. UNICH
(4) Ibídem
(5) Memoria de los trabajos realizados por la Junta Heredia.
(6) Entrevista a Sara Inés Fernández Hechavarría. Investigadora de la vida y obra de Bacardí. UNICH.
(7) Ibídem

Navegador de artículos