Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “calles santiagueras”

Un tranvía frustrado y el transporte público en Santiago de Cuba | OnCuba

Interesante artículo publicado en OnCuba. Otra de los tantos proyectos que acompañaron la celebración de los 500 años. Súmese eso a nuestras fuentes, nuestra Enramadas, y el eterno Hotel Imperial (bueno, al menos el Snack Bar de este ya presta servicios).

“Después de tanto bombo y platillo, de repente cayó en el olvido y a estas alturas casi nadie sabe qué ha pasado con el tranvía”

Los dejo con el enlace:

Origen: Un tranvía frustrado y el transporte público en Santiago de Cuba | OnCuba

Se aprestan las gargantas de los trovadores

Festival-Internacional-de-la-Trova-Pepe-Sánchez1El Festival de la Trova “Pepe Sánchez”, en su edición correspondiente a este 2016, abrirá sus puerta el próximo 16 de marzo y se extenderá hasta el 20 de marzo.

Según se ha dado a conocer, se dedicará en esta oportunidad a los 90 años de vida de Fidel Castro, y a la figura de René Urquijo Salazar, ícono y defensor por excelencia del género trovadoresco.

El Festival también rendirá homenaje al Centenario de Walfrido Guevara; a la obra musical de Silvio Rodríguez y sus 70 años de Vida; a los 70 años de Noel Nicola y de Eliades Ochoa; a Adriano Rodríguez, Santiago Feliú, Caridad Saborit, al Septeto de la Trova (por sus 40 años), Sexteto Sonarte (por sus diez años de labor); a los 30 años de la Asociación Hermanos Saiz (AHS) y a los 15 años de la Agencia “Son de Cuba”, de la EGREM Santiago

Dentro del amplio programa que propone el Comité Organizador, encabezado por el trovador Eduardo Sosa, resaltan las siguientes actividades:

16 de marzo, 8:30 pm, Escalinata del Museo Emilio Bacardí: Gala Inaugural. La misma pretende abarcar todos los períodos por los que se ha desarrollado el género, desde la conocida vieja trova pasando por la nueva trova hasta llegar a la novísima, interpretada respectivamente por los que defienden este género en sus distintas etapas.

17 de marzo, 8:30 pm, Sala Dolores: Gala Especial “El Trovador de Siempre”. Dedicada a la obra musical de René Urquijo, defensor por excelencia del género trovadoresco y al que se está dedicando el evento.

19 de marzo, 8:30 pm, Sala Dolores: Gala por el día del Trovador. Gala concebida para rendir tributo a la obra musical de los que se homenajearán en el marco del festival.

19 de marzo, 6:00 pm a 10:00 pm, calle Heredia: Gran Trovada, en conmemoración del día del trovador, está organizada para el intercambio entre los participantes de otras provincias y artistas del patio.

20 de marzo, 8:30 pm, Parque Céspedes: Gala de Clausura

El Festival de la Trova “Pepe Sánchez” se desarrolla desde los primeros años de la década de los 60 y ha propiciado el encuentro de diferentes generaciones de las más auténticas expresiones de este quehacer artístico.

Siempre se hace coincidir con el 19 DE MARZO, DÍA DEL TROVADOR en Cuba, en conmemoración al natalicio de nuestro José “Pepe” Sánchez, padre de la canción trovadoresca.

Tomado del sitio web del Septeto de la Trova

 

El boulevard de la discordia

Cada día el Proyecto Enramadas se acerca más a su destino: la avenida Michaelsen. El nombre proyecto anuncia algo que hasta momento solo se ha manifestado en ese afán (de siempre) de convertir la populosa Enramadas (antes un semi boulevard gracias a sus horarios de 9 am a 9 pm), en un boulevard full time, con adoquines y todo.

Desde hace meses, incluso desde mucho antes de los aparatosos esfuerzos constructivos en saludo a los 500 de la ciudad (de la otrora villa, para mayor verdad histórica), comenzó al proyecto.

Comenzó, por supuesto, por el inicio. En este caso, desde Plaza de Marte. Ese primer trayecto, hasta San Agustín, se logró con bastante premura, hay que reconocerlo. En pocas semanas fue posible llevarse una idea completa de lo que sería. El resto sería como el clásico copiar y pegar. Solo que el proceso, ha demorado más de lo esperado.

Tras de sí, un estela de ruido, polvo, cemento, montañas de escombros, y, en los fragmentos en apariencia ya concluidos, grandes espacios en blanco (entiéndase llenos de tierra o agua cuando llueve) donde aún se ausentan piezas artísticas (losas) que marcan el centro del recorrido.

Y todo esto acompañado, cómo no, por los disímiles comentarios nacidos en la molestia de tener que desviarse por la menos apacible Aguilera, o verse obligados a atravesar sobre gravas, arena, adoquines sueltos, para llegar al destino buscado; o sencillamente, ante la visión de múltiples desniveles, tragantes levantados, el agua que ahora, sin aceras limítrofes, corre a desbordarse por donde los azares del camino la lleven.

Cada día los adoquines y el cemento se acercan a su destino. Enramadas se amplía (en teoría, si descontamos los accidentes que significan las losas resbaladizas, el hierro que sobresale) para los peatones. Entre gestos de aprobación, miradas escépticas, o muecas de rechazo, avanza. Habrá que preguntarse, qué vendrá después.

315 Enramadas St.

Por Reynaldo García Blanco

Muchas veces me gusta detenerme en la parada de la ruta 101 que está en el parque de Ferreiro. Desde allí se puede divisar un cartel que dice: Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí. José Martí. Pero luego de esta sabia reflexión se me ocurre bajar por calle Enramadas y la gramática de la ciudad comienza a cambiar. Ahora les cuento:

Pensé que era una alucinación. De repente creí estar frente a una de esas minitiendas que abarrotan los aeropuertos internacionales de Panamá, Medellín, San José de Costa Rica, cualquier sitio del mundo… Pero no. La realidad pura y tajante me daba de lleno en el rostro. Estaba en la populosa calle santiaguera Enramadas, justamente en el número 315 entre Carnicería y Calvario. Unos anuncios en el más puro inglés comercial me ponían en consonancia con la conocida marca Adidas, esa compañía multinacional fabricante de calzado y ropa deportiva, cuya sede central se encuentra en Herzogenaurach, Alemania:

LOVE ME/OR LOSE ME/ALL IN NOTHING/ORIGINALS DENIN/BOOST YOUR RUM

Miré a ambos lados . Solamente me faltaba que apareciera de la nada su fundador Adolf “Adi” Dassler y me extendiera alemanamente su mano derecha.

A mi memoria vino el paradigmático poema “Tengo” de nuestro Poeta nacional Nicolás Guillén, sobre todo aquel fragmento donde dice: Tengo, vamos a ver, /tengo el gusto de ir/yo, campesino, obrero, gente simple,/tengo el gusto de ir/(por ejemplo)/a un banco y hablar con el administrador,/no en inglés,/no en señor,/sino decirle compañero como se dice en español.

Vinieron a mi mente los recientes congresos de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) y de la Unión Nacional de Artistas y Escritores de Cuba donde con suma valentía se discutieron aspectos como la seudocultura deshumanizante y globalizadora que intenta borrar de un plumazo la identidad de millones de individuos. La discusión en torno a los peligros que trae consigo la sociedad de consumo aupada por la frivolidad de los medios masivos. Volví a recordar al novelista Abel Prieto y ex Ministro de Cultura —ahora asesor del Presidente Raúl Castro―, cuando abordaba en una intervención reciente el relativismo que propone la globalización consumista para que ninguna idea tenga valor bajo la premisa de que Si todo vale, todo se anula. Maneras subterráneas para fraccionar y atomizar el mundo en que vivimos.

Me acordé del término “Industria de la mierdita”, acuñado por el teatrólogo Omar Valiño.

Vinieron a mi mente fragmentos de José Martí, canciones de Silvio Rodríguez, retazos de diálogos de Alfredo Guevara con jóvenes creadores y la idea fundante de la Cultura como escudo de la Nación.

Pensé en una ciudad que ya comienza a vestir sus mejores galas para celebrar su medio milenio de nacimiento. Pienso que es un atentado a nuestra identidad como cubano e hispanohablantes. Desde una radio cercana se escuchaba aquello de: “Calle Enramada Mayor, novia de nuestra ciudad”

Pero no. No era alucinación alguna. Allí estaba yo, en plena calle Enramadas No 315 entre Carnicería y Calvario. Me puse a pensar en cuántos santiagueros simples entrarán a esta tienda con anuncios en inglés, con tan rico que es el español.

Creo que a partir de ahora comienzo a cuidarme de las Multinacionales no vaya a ser que me extiendan una tarjeta de presentación con la leyenda: 315 Enramadas St.

Enramadas hoy

Por: Juan Antonio Tejera

vista de la calle Enramadas

vista de la calle Enramadas

Mire, cuando Enramadas, nuestra calle más popular, tomó nuevos aires y en parte del día se convirtió, en una calle peatonal, surgieron muchas variantes en su entorno. Por ejemplo, aparecieron los vendedores populares que, aunque estatales, nos ofrecían diversas variedades de productos que nos obligaba, a consumirlos.

Uno de los que más ha llamado la atención ha sido el que ofrece las rositas de maíz, que sin haber sido un producto muy popular en los años anteriores ya que era considerado como foráneo, ahora ha pegado y de una manera tal que no son sólo los fiñes los que lo discuten, también muchos de los mayores, lo adquieren, se sientan en el Parque que no se llama realmente Serrano y a disfrutar.

Pero hay otro elemento que también nos ha sorprendido de manera muy especial: las floristas. Unas hermosas muchachas, que no sé y no quiero saber por qué, se visten muy femeninamente y que nos hacen detenernos ante ellas para comprar, gladiolos, margaritas o rosas blancas, aunque luego nos demos cuenta que no era nuestro propósito, pero que bien vale Santiago unas flores.

Lo mismo sucede con las vendedoras de café que ¡vaya usted a saber cómo fueron elegidas! ¡Y qué dulce, no, no el café sino la forma en que ellas le ofrecen el trago amargo de dulces emociones! Más de uno se ha quemado los labios o se ha derramado parte del contenido en la ropa a causa de mirar donde no le corresponde, pero, qué le vamos a hacer si somos santiagueros y santiagueras y ellas, las vendedoras, se ríen del accidente y del accidentado.

Pero mire, un vendedor ambulante que ha permanecido a lo largo del tiempo ha sido el de maní. Y ahora nos sorprende agradablemente cuando vemos algunos que lo ofrecen calientico y todo. Aunque tal vez le falte un poquito de sal, que no es tiempo de abundancias. Y aunque en la mayoría de los casos extrañamos la campanita y su sonar característico, de todos modos, lo disfrutamos, Aunque no sean chicas con faldas corta quienes lo ofrezcan.

Por último y no podíamos pasarlo por alto, está un  nuevo personaje: el churrero, que nada tiene que ver con el churroso. Este señor vende churros, otra de las alegrías de pequeños y grandes en ese orden. Pero nos llamó la atención un cartel frente a la Plaza de Dolores que señalaba la existencia en ese lugar de “churros especiales”, con precios diferencias y aún más, y esto sí que es  nuevo para nosotros: “súper churros” a los que se les añade leche condensada. Nada que de todo hay en esta ciudad de maravillas.

Navegador de artículos