Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “cronistas santiagueros”

Primeras ‘crónicas’ del año

Como un puño al espinazo, con guante de seda. Así (palabras más, palabras menos) definió a la crónica Reinaldo Cedeño Pineda. Él hablaba del oficio, del Encuentro Nacional de crónicas “Miguel Ángel de la Torre, de las crónicas íntimas y “El hueso en el papel”, de su blog y lo que ha significado y significa ser el “jefe de uno mismo”. Él hablaba, y yo todo oídos, una mano interior que corría presurosa tras las palabras, anotándolas en ese papel (a veces) imperecedero de la memoria. Una cátedra es Cedeño. Un faro para los que intentamos contar una ciudad, un suceso, un día a día con esa paciencia de observador.

Y leyó. Leyó con esa forma insuperable del autor, con esa cómplice picardía con que confesó “hasta ensayé para hoy”. Ya prometió un nuevo libro de crónicas. Los que asistieron a las primeras “Crónicas de mi ciudad” del 2014, tuvieron la primicia.

Otra vez la cita fue en la Casa Natal “José María Heredia”. La alegría del reencuentro con amigos, artistas y público.

Giselle y Fernando Guerrero abrieron con ese clásico de la nueva trova que es “Es más, te perdono”, de Nicola. Y la tarde fue para mejor. Otros clásicos de la cancionística cubana y universal se dejaron escuchar de la voz de la anfitriona de este espacio; incluido ese momento tan hermoso en que los presentes la acompañaron en “Volver”. ¡Tanta magia guardan los tangos!

Otro reencuentro. Maggie, especialista del Museo Provincial “Emilio Bacardí”, ese primer hogar (ahora en reparación) de la peña, llegó para rememorar la figura de Doña Elvira Cape.

Para el cierre, Giselle convocó al Dúo Estocada, ligados para siempre a “Crónicas…” desde aquel primer sí que los llevó a convertirse en fundadores del espacio. Ahora el horario les permitió regalar una amplia muestra de su obra, merecedora de mayores horizontes.

Fue esta, la quinta edición desde aquel, tan lejano ya, septiembre, una peña sencilla, breve, conmovedora. La primera del año. La próxima se anuncia, por sí sola, como algo especial. 14 de febrero es la fecha. Ideas hay muchas. Ese día, estoy seguro, muchas otras crónicas se escribirán.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De lluvias y de crónicas de mi ciudad

I. La lluvia

¡Qué publico maravilloso el de las Peñas! Fieles, con esa fidelidad cómplice, sincera. Fidelidad que no cree en lluvias torrenciales, de esas rompe-planes. Lluvias como la que este viernes 11 de octubre amenazó con borrar de cultura la ciudad; encerrar en sus casas los ánimos de salir y dejar vacías las sillas.

Un ahora de lluvia intensa y el temor de que la segunda edición de “Crónicas de mi ciudad”, pasara sin penas ni glorias, en la ausencia de un público. ¡Se nota que aún somos nuevos en esto de convocar asiduos!

A las cuatro de la tarde, cuando aún el sol sorprendía alguna gota rezagada, ¡allí estaban! Rostros amigos, conocidos y por conocer, nuestro público, los que han confiado en esta propuesta de ver la ciudad desde los cronistas y su obra.

Allí estaba el anciano de ochenta y cinco años, el de tantas otras peñas, “resbalé hace poco”, me cuenta y entre la preocupación por su salud, la sonrisa que asegura, “ya estoy bien”, y luego me confiesa que esas escaleras que llevan a la Sala de Arte del Museo Provincial “Emilio Bacardí” son mucho para sus años.

Allí estaba el poeta, la poetisa, el historiador que nos sorprende y enorgullece, la eterna periodista, los amigos nuevos y los de siempre. Allí estaban todos. Nuestro público. Esos rostros que también conforman la peña. Ojalá por mucho tiempo.

II. La Peña

Poco después de las cuatro de la tarde (para dar tiempo a rezagados por la lluvia) comenzó la segundo edición de “Crónicas de mi ciudad”.

La dividimos en dos segmentos. En el primero, luego de la siempre agradable interpretación de la anfitriona, Giselle Lage, acompañada a la guitarra por el trovador Fernando Guerrero; el protagonismo estuvo en la presencia del periodista e investigador histórico Joel Mourlot Mercaderes.

Mourlot nos guió en un breve recorrido por la vida de Ambrosio Valiente Duany y, en especial, su “Tabla cronológica de los sucesos ocurridos en la ciudad de Santiago de Cuba, desde su fundación hasta nuestros días”, obra considerada uno de los antecedentes de la cronografía de Don Emilio Bacardí; y de la cual el público presente pudo escuchar fragmentos leídos por el invitado; una oportunidad inigualable, dado la rareza de un texto del cual apenas se conserva un ejemplar en la Biblioteca Nacional “José Martí”.

En un segundo momento, una vez más marcado por la voz de Giselle, y la guitarra del concertista Aquiles Jorge, con obra de Leo Brouwer; se unieron a los primeros la fotógrafa Ada Vieria (del Museo “Emilio Bacardí”) y a la poetisa Marisol Mendoza.

Ellos rememoraron un mismo suceso desde su arte, una mirada plural al paso del huracán Sandy por Santiago de Cuba, hará pronto ya un año. Tres formas distintas de cronicar un hecho, de resumir el sentir de muchos en una misma emoción.

Así, las fotos de Ada rememoraron imágenes impregnadas aún en nuestras retinas. La experiencia personal y la poesía de Marisol anudaron gargantas, y la música de Aquiles dibujó recuerdos de una tragedia común. Ese es el arte, también un modo de cronicar la ciudad.

Una hora de Peña nos sabe a poco. Pero es una hora entre amigos y amantes de esta ciudad. La cita es para el segundo viernes de noviembre y, entre otros tantos estímulos, para esa ocasión nos convoca la celebración del aniversario 101 de la llegada de la momia egipcia (que se expone en el Museo “Emilio Bacardí”) a Santiago de Cuba.

Después de lo visto en este mes, sabemos que el reencuentro está seguro.

Más fotos en nuestra página de Facebook



Crónicas de mi ciudad

“Crónicas de mi ciudad” se denomina el nuevo espacio que, desde este viernes 13 de septiembre, y esperamos que por un buen tiempo, pasará a formar parte del panorama cultural santiaguero.

Con sede en la Sala de Arte del Museo Provincial “Emilio Bacardí”, “Crónicas de mi ciudad” propone un acercamiento a este género literario y a las figuras más relevantes que han recogido las vivencias de Santiago de Cuba, en sus casi quinientos años de vida.

La anfitriona del espacio será la joven cantante santiaguera Giselle Lage, a partir de una propuesta Nairobis Clavel Venero, una de las especialistas del Museo “Emilio Bacardí”.

Para este empeño, Giselle ha tenido el gesto de convidar al autor de este blog, quien tendré a su cargo una sección de entrevista con especialistas que, de una forma u otra, están ligados a la historia santiaguera a través de las crónicas.

En esta primera edición se propone un intercambio con la Lic. Julieta Aguilera, especialista de la Oficina del Historiador de la Ciudad; y la Lic. Elizabeth Recio Lobaina, actual cronista de la ciudad.

El espacio servirá igualmente para promover la labor de los especialistas del Museo Provincial “Emilio Bacardí”, en la preservación de la historia santiaguera.

Al final de cada edición, se le rendirá homenaje a Emilio Bacardí, al depositar una flor en el busto que se encuentra ubicado frente a emblemático edificio del Museo que lleva su nombre.

La invitación está hecha para este viernes, 13 de septiembre a las 4 de la tarde. Allá nos vemos.

Navegador de artículos