Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “cubanos”

Éramos pocos…

…y parió Catana, reza un viejo dicho que hoy parece adquirir nuevas connotaciones en una ciudad en tensión. Lo digo luego de conocerse, en la tarde-noche de ayer que «ya tenemos dos enjambres de terremotos al mismo tiempo, pues se ha disparado otra serie muy cercana a la que se monitorea desde hace nueve días»; según palabras del Dr.C. Bladimir Moreno, director del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas, acá en Santiago de Cuba.

Las declaraciones las realizó en una transmisión especial de Teleturquino, en horas de la noche, que tendrá una segunda edición en esta jornada, aun cuando, desde el sismo perceptible en la madrugada de hoy, la tierra se ha mantenido tranquila.

Mapa sismológico de Santiago de Cuba. Foto: Cubadebate

De inmediato Cubadebate se hizo eco de la información publicada originalmente en Sierra Maestra, y no se hicieron esperar los comentarios. Entre ánimos y apoyo para los de acá, hay un tema recurrente: la aparente apatía de los medios nacionales para con la situación que se vive por estos días en estas tierras. Aparente porque, si bien se ha mantenido informado al pueblo de Cuba a través de los partes del CENAIS y de “pases” a al telecentro local, todos parecen reclamar que se realice una de las ediciones de la Mesa Redonda desde esta ciudad; un poco, digo yo, como para darle mayores visos de oficialidad a esa preocupación por cuanto viene sucediendo en Santiago de Cuba desde el pasado 17 de enero.

Bastaría el argumento de uno de los comentaristas para percatarse de la importancia del pedido:

«nadie es capaz de darse cuenta que acá en la capital cualquiera tiene un amigo, pariente o familiar en la región oriental por lo que necesitamos información detallada y esclarecedora sobre la situación sísmica anómala que esta ocurriendo en esa provincia.»

Regreso ahora brevemente al panel informativo transmitido por Teleturquino en la noche de este lunes. Soy de los que defiende plenamente el derecho a la información, en casos como estos, todo el elemento de conocimiento es válido. Sin embargo, también se debe tener mucho cuidado con la terminología empleada, las inflexiones y hasta la comunicación extraverbal.

Lamentablemente he observad0 (y en conversaciones con otros colegas y amigos, me han referido igual percepción) que desde que se comenzó a informar por radio y TV sobre la situación atítpica que hoy se vive, mucho de lo que se dice es entendido de la peor manera. En otras palabras, en varias ocasiones más allá de traer tranquilidad a la población, han generado pánico, desesperación, angustia.

La semana pasada, un vecino comentó en mi casa, «de esta madrugada no pasa el terremoto fuerte», de entonces acá pasaron casi cinco días… luego de lo de anoche, comentarios similares se suscitaron…Algo está fallando en el proceso de comunicación: no me cabe en la cabeza que todavía las personas no comprendan que ES IMPOSIBLE pronosticar cuándo tendrá lugar un sismo de gran magnitud.

La tensión en la población es normal: por mucho que durante años hayamos sido testigos de varios sismos, es primera vez que ocurre algo como lo del 17 de enero y días posteriores pero, dentro de la preocupación, no podemos perder el norte.

A pesar de eso, sí he visto una mayor preparación en buena parte de la población. He visto evacuar en cuestión de segundos un edificio, he visto a grupos de personas estar pendientes a la radio luego de un sismo, sé de muchos que ya tenemos preparadas las mochilas, de los que andan por la calle fijándose en cuáles pueden ser los puntos más seguros.

Nadie quiere que una desgracia ocurra en Santiago de Cuba, mas no podemos olvidar que, desde pequeños, gran parte de los que habitamos esta urbe hemos crecido con la convicción de que, en algún momento, la ciudad puede ser víctima de un sismo de gran magnitud. ¿Será ahora?, ¿mañana?, ¿dentro de unos años?, es difícil de decir. Mientras hay que estar alertas, pero sin pánico, preocupados, sí, pero también ocupados en la preparación. Apoyarnos anímicamente unos a otros y, por favor, evitar transmitir desesperanza, caos, angustia.

 

Cronista por convicción

A sus 68 años recién cumplidos, Armando Céspedes habla con el énfasis de los apasionados. ¿Su pasión?, la geografía y la historia. Más que pasión, obsesión. Desde aquel primer Atlas en inglés que le regalara su madre, cuando el dinero no era precisamente lo que sobraba, la geografía lo ha acompañado siempre, y en esa ruta, la historia ha sido otra aliada.

Armando Céspedes intercambió anécdotas, crónicas y mucho conocimiento con el público

Armando Céspedes intercambió anécdotas, crónicas y mucho conocimiento con el público

A su currículum se suman otras denominaciones que, sin embargo, no logran abarcarlo: escritor y dramaturgo radial, narrador, poeta y cronista. Habría que sumar la rara habilidad de leer las cartas, escondida, como buen prestidigitador, bajo la ficticia manga.

Su vida ha estado marcada por derroteros no siempre llanos. Piedras y hasta simas ha encontrado a su paso. Un cáncer, la incomprensión, la mezquindad humana, han tratado de derribarlo. Pero Céspedes no se cansa. Su fe es el conocimiento, la necesidad de compartir, enseñar, educar.

En su haber tiene obras tan extraordinarias como el Diccionario Geográfico Provincial de Santiago de Cuba; lamentablemente nunca publicado. Algo similar ha sucedido con otras de sus investigaciones, algo que no lo amilana. Él sigue ahí, hurgando en esos misterios que aún depara una ciudad como Santiago de Cuba.

Entre lo más curioso de su quehacer quizás se encuentren esa “sana manía” de encontrar gazapos. Sus “víctimas”, pues los medios. Lo anima una vez más ese educador que lleva dentro. Muchos le han agradecido, confiesa, otros, ni caso. Pero ahí está acumulada la evidencia, la paciente labor de años, aunque, según cuenta, no habrá de ser tan difícil cuando a diario un mar de gazapos (geográficos, históricos, etc) ofrece abundante pesca (en una próxima entrada de este blog, traeremos algunos ejemplos).

Jaranero, Céspedes parece no poder conversar sin que la crónica, la anécdota ocupe un espacio. Una charla con él es un laberinto, en el que siempre hay una salida, por donde emergemos cargados de cosas nuevas.

Era una deuda contraída casi sin saberlo. Pero una peña como “Crónicas de mi ciudad”, no podía dejar de invitar, a Armando Céspedes, cronista por convicción; autor de sus propias “crónicas de mi ciudad”, en la radio santiaguera. Deuda saldada. Valga entonces como homenaje.

Primeras crónicas del año

Así, con invitado de lujo, comenzó este 2016 la peña “Crónica de mi ciudad”; en su sede habitual del patio de la Casa Heredia.

Dúo Estocada en Crónicas de mi ciudad

Dúo Estocada en Crónicas de mi ciudad

Para el buen paso, los amigos. El Dúo Estocada regresó para promocionar el concierto “Canciones para un año”, que este 9 de enero tendría lugar en el Museo de la Imagen.

Una muestra de su quehacer, con nuevos arreglos realizados al piano por Giselle Lage, anfitriona de la peña, sirvió de antesala al concierto. Se sumó, Odelkis Rueda, percusionista de la ciudad, e integrante de la agrupación de Giselle, en sus noches del Iris Jazz Club.

Otra asidua, Georgina Soler, regaló su picaresca, esas narraciones que sorprenden y esa gracia sin igual que la ha llevado a convertirse en invitada permanente a cuanta peña cultural existe en la ciudad.

Georgina Soler, todo un banquete en cada actuación

Georgina Soler, todo un banquete en cada actuación

Y Giselle, acompañándose al piano, como distinción de este espacio, recibe el año de estas nuevas “Crónicas de mi ciudad”. La invitación es permanente: segundo viernes de cada mes, 4:00 pm, Casa Natal José María Heredia.

Cierre entre amigos

Cierre entre amigos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Giselle Lage: una voz que acaricia el oído (Cosas del Chago)

Giselle Lage no canta. Ella hace mucho más pues enamora con su voz y acaricia el oído.

Quien la ve, con su menuda figura y no de gran tamaño, no imagina que sea capaz de llenar un escenario, cautivar al público y hacerlos sus cómplices. Con el micrófono en la mano, se convierte en una reina.

Se mueve con una sorprendente versatilidad entre los géneros de la música cubana, parece que ninguno se les resiste, aunque también se confiesa amante de los tangos y los ritmos brasileños, que a juicio de este periodista, logra una extraña sensación, pues ni dejan de ser foráneos, ni abandonan esa impronta cubana.

Giselle Lage es, sin dudas, una de las nuevas voces de oro de Santiago de Cuba –quizás la más dulce–, en una tierra que parece ser bendita en grandes artistas.

Leer más

Crónicas para una narradora oral

La distingue la elegancia, la sonrisa que aflora sin demoras, como brazos abiertos a la amistad. Siempre dispuesta se le ve por cuantas peñas y espacios culturales la reclaman. Se ha hecho imprescindible. La sola mención de su nombre conjura aplausos y gestos de aprobación. Georgina Soler; narradora oral.

Georgina Soler

Georgina Soler

Mucho ha pasado desde la primera vez que hizo gala de su picardía, de su gracia, en “Crónicas de mi ciudad”. Desde entonces su presencia es habitual, ora en el público, ora complaciendo peticiones con alguno de sus simpáticos monólogos. No era de extrañar entonces que un día (quizás debió haber sido mucho antes), la peña le dedicara un homenaje. Ese día fue este viernes 9 de octubre.

Giselle Lage, anfitriona del espacio, cedió el protagonismo a Georgina en el inicio de la peña. Luego, la conversación, las revelaciones de una mujer que vio en la jubilación otro inicio. Campesina, maestra, y hasta cantante, Georgina Soler no ha pasado inadvertida por la vida.

Habla con añoranza de su niñez, de su madre, quien le enseñara los primeros cuentos que, tiempo después, por uno de esos azares concurrentes, la iniciarían por el mundo de la narración oral. Habla de la docencia, de sus alumnos, de todo el amor del magisterio. Y habla, por supuesto, de la narración oral, de esos primeros pasos, de su continua investigación en la biblioteca “Elvira Cape” por nuevas historias, de la ayuda brindada por la instructora de teatro de la Casa de Cultura.

Habla y los ojos le brillan, le desbordan una vitalidad que la lleva a desandar la ciudad, de un extremo al otro, para cumplir con todos los que le llaman, le reclaman sus cuentos, le piden por este o aquel. No importan cuántas veces lo hace, siempre parece sorprender, siempre arranca risas, aplausos, ovaciones. Porque no es el cuento, es la cuentista, es Georgina Soler, una mujer extraordinaria.

Y para ella fue la peña, humilde regalo de agradecimiento por tanto que nos ha regalado. Para ella fueron las canciones de Luis Rodríguez y Rodulfo Mendoza, jóvenes trovadores de la ciudad. Y de manera especial la actuación del Dúo Leyendas (Yoan, guitarra y Jorge, violín), siempre bienvenidos y aclamados por la exquisitez de su quehacer.

Y su presencia, la de Georgina, marcó la impronta de la tarde, dedicada a la mujer creadora. De ahí la complicidad de las crónicas de Jacquelin Feratton, dedicadas en esta oportunidad a las calles santiagueras. Y también el que en la sección del comentario literario se presentara (y rifara) la novela Las voces y los ecos (Editorial Oriente, 2014), de Aida Bahr; y que también la mujer fuera protagonista de los libros que acompañaron la sección ¿Qué sabe Ud. de Santiago?, esta vez con nuevo formato.

Pero quizás la mayor sorpresa la guardaba precisamente Giselle quien, por primera vez, se acompañaba a sí misma al piano al interpretar Escribiendo sobre lo mojado, un hermoso tema de la autoría de Carlos Javier Álvarez, integrante del Dúo Estocada, con quienes cerró por todo lo alto una peña emotiva, dedicada a una de esas personas que día a día, hacen de Santiago de Cuba, un lugar singular.

 

Giselle se acompaña al piano

Giselle se acompaña al piano

El cierre de la peña a cargo de Giselle y Carlos Javier

El cierre de la peña a cargo de Giselle y Carlos Javier

Dos años contando la ciudad

segundo aniversario crónicas de mi ciudadLa cantante solista, Giselle Lage Gil, invita a la celebración por el segundo aniversario de la peña cultural “Crónicas de mi ciudad”, que tendrá lugar en su sede habitual de la Casa Natal José María Heredia, el próximo viernes 11 de septiembre, a las 4:00 pm.

Será una oportunidad para el reencuentro con varios de los artistas que nos han acompañado durante el último año, y con ese público fiel que cada segundo viernes de mes, se unen a Giselle y sus colaboradores para contar a esta quincentenaria ciudad, desde quienes viven y trabajan en ella.

La música será la protagonista de la tarde, con algunas sorpresas y, algo que no puede faltar en los cumpleaños… (eso nos lo reservamos, por ahora).

“Crónicas de mi ciudad” surgió en septiembre de 2013, y sus dos primeras ediciones las celebró en la Sala de Arte del Museo Provincial Emilio Bacardí. Cuando esta institución cerró sus puertas para una reparación capital, la Casa Natal Heredia acogió la idea.

Entre los invitados que han prestigiado las tardes de Crónicas se cuentan: la Dra.C. María Elena Orozco, el trovador José Aquiles, el guitarrista concertista Aquiles Jorge, el bolerista Joel Leyva, la investigadora Julieta Aguilera (antigua cronista de la ciudad), el periodista y escritor Reinaldo Cedeño, entre otros infaltables colegas y amigos.

Navegador de artículos