Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “deportes”

Dan a conocer equipo Santiago a Serie Nacional 54

Aún cuando a las 7:30 am de hoy 9 de septiembre, las principales páginas digitales de la provincia y el país, no lo han publicado, en la tarde de ayer se dio a conocer la nómina de 32 jugadores que defenderán la historia del beisbol santiaguero en la Serie Nacional de pelota.

Según menciona el sitio web de Radio Reloj, único donde se ha comentado la noticia hasta el momento en que se publica esta entrada, la selección santiaguera está conformada por cuatro receptores, seis jardineros, ocho jugadores de cuadro y 14 lanzadores. Entre los 32, debutarán seis peloteros.
Alexei Bell será debe ser el puntal ofensivo de la alineación santiaguera

De la «vieja guardia» permanecen los lanzadores Danny Betancourt, Yaumier Sánchez, Alberto Bicet y Alain Delá, junto a los jugadores de cuadro Héctor Olivera y Luis Yander La O, y los jardineros Alexei Bell y Reutilio Hurtado.

El conjunto de Santiago de Cuba, se da a conocer justo cuando los menores de 23 de esta provincia vinieron a menos en la final de la Primera Serie Nacional de pelota para los de esa categoría.

Varios de los jóvenes que arrasaron en la etapa clasificatoria de este campeonato y ahora vieron escaparse la posibilidad de discutir la final, se las verán ahora en el terreno de «los mayores» y deberán contribuir a la clasificación de Santiago a una segunda ronda.

Este debe ser el principal objetivo de Luis Danilo y el cuerpo técnico, aunque me gustaría pensar que es posible acceder, al menos, a una semi-final.

El gran misterio en estos casos siempre serán las lesiones, que en las últimas temporadas han hecho mella en las alineaciones rojinegras. Alexei Bell y Héctor Olivera, de los más aquejados en la temporada anterior, son, a su vez, el principal peso ofensivo de los santiagueros; de ahí la importancia de que se mantengan en buena forma.

Ahora solo queda esperar, el calendario de la Serie 54 ya está conformado. Santiago empieza en casa.

Ni a la postalita

Aficionados en el estadio Guillermón Moncada. Foto: Miguel Noa Menéndez

Aficionados en el estadio Guillermón Moncada. Foto: Miguel Noa Menéndez

Por: Juan Antonio Tejera

El santiaguero no sabe, no le gusta perder. Y años atrás, para describir esta situación se complementaba la frase añadiendo que “ni a las postalitas.” Y esta forma de ser abarca un vasto universo de situaciones entre las que se encuentra el deporte. Y si bien ahora el fútbol, por todas esas trasmisiones internacionales, ha ganado adeptos, la verdadera pasión es el beisbol, o mejor, ¡la pelota! Y claro a pesar de todas las situaciones adversas, el santiaguero busca justificaciones para palear el sabor de la derrota. No le gusta perder. Y entonces, usted pasa por la Plaza de Marte con sus árboles podados, que los anteriores se llevaron con ellos las sombras y a pesar del intenso sol, encuentra la peña insigne superpoblada, como si en lugar de una derrota se estuviese analizando la victoria. Y pobre del que trate de inmiscuirse dando un criterio adverso al que sustenta la mayoría, porque si bien se puede perder en pelota, a ningún santiaguero, a ninguna santiaguera, le gusta perder una discusión. Si usted se enfrenta a una situación similar por primera vez, pensará que en breve de las palabras se pasará a los hechos y estará completamente equivocado que discutir es un arte y la victoria en ese terreno es mucho mejor que una obtenía por la violencia física. Insistimos, no le gusta perder ni a las mentiras, a los hijos e hijas de esta ciudad de maravillas.

Olimpíadas IV: Decepciones

Dayron Robles. Foto: Cubadebate.

Dayron Robles se reisintió una lesión y quedó fuera de medallas en la final olímpica de los 110 metros con vallas.

Me he lamentado de no poder seguir en vivo algunas de las competencias de los atletas cubanos en los XXX Juegos Olímpicos Londres 2012.

Tarde me entero de sus triunfos, de las medallas que nos sostienen a la cabeza de Latinoamérica en un medallero que cada año parece más un duelo entre chinos y norteamericanos.

Sin embargo, a veces es una suerte no estar frente al televisor cuando se compite en vivo. Así se sufre menos de algunas actuaciones decepcionantes.

Varias han sido las que han marcado el lado negativo de la delegación cubana en Londres 2012. Unas, inevitables; otras, inexplicables; varias, imperdonables…

Durante años, cuando mi mamá me veía molestarme frente al televisor por la derrota de uno de nuestros atletas, para calmar mis ánimos solía decir: “los otros también se preparan y no son mancos”.

Es cierto, pero lo que no comprendo es cómo “aquellos” pueden prepararse y los “nuestros” no lo suficiente, al punto de caer aún cuando gozan de cierto favoritismo.

No suelo ser fanático. Me gusta analizar el por qué de algunas actuaciones. Entiendo que un Lázaro Borges sucumba ante la inesperada ruptura de su pértiga; o que la espectacular Yarelis Barrios sea víctima de un día de competencia de altísimo nivel, en el que las ganas no alcanzaron para revalidar resultados que la mantienen entre las mejores del mundo.

Pero no acepto que nuestros atletas queden lejos de sus mejores marcas del año, como evidencia de una pésima planificación de los entrenamientos.

La Olimpíada debe ser la competencia fundamental del año para todos nuestros atletas. Es en ese evento donde se deben mejorar marcas, romper récord nacionales, dejar el resto.

Si un Hanser García rompe el récord nacional en una competencia de altísimo nivel como la natación; si Idalys Ortiz derrota a rivales de mayor palmarés, y compite con alegría y decisión para llevarse un título olímpico con apenas 22 años; si Leuris Pupo es más certero que todos e iguala el record mundial en tiro deportivo para alcanzar un oro histórico; si Yarisley Silva se alza hasta la gloria olímpica en una competencia de poca tradición en nuestro país como el salto con pértiga; si tantos otros han quedado en el camino luego de hacer lo mejor del año, o superar sus propias cotas personales; entonces duelen los fracasos inesperados.

Entre lo que más me ha decepcionado en esta Olimpíada: la pasividad del yudoca Oscar Braison en su combate por el pase a semifinales; la actuación general del atletismo, encabezado por la pobre actuación de Yargelis Savigne y la polémica presentación de Dayron Robles; y la derrota del boxeador Julio César la Cruz, para mí, el que representaba la medalla más segura de la nave antillana en el boxeo olímpico.

Hoy Cuba se irá a dormir en el puesto dieciséis del medallero, gracias a sus tres medallas de oro, igual número de plata y un bronce.

Otras cuatro de bronce esperan por mejorar su color cuando el próximo viernes suban al ring nuestros boxeadores. ¿Alguna llegará a ser dorada?, no me atrevo a dar pronóstico, aunque Roniel Iglesias parece haber realizado ya lo más difícil.

Aún cuando faltan poco más de cinco jornadas para el final de los Juegos, ya Cuba superó su actuación de Beijing, y si bien es un paso de avance, creo que las Olimpíadas dejarán unas cuantas deudas para con la afición cubana.

Olimpíadas II

No pensé que mi optimismo se fuera a ver compensado tan rápido y de forma tan categórica.

No habían pasado 24 horas de haber predicho actuaciones sobresalientes por parte de los atletas que conforman la delegación cubana a los XXX Juegos Olímpicos Londres 2012 cuando, con apenas unos minutos de diferencia, se lograron las dos primeras medallas de oro, una de ellas, con ribetes históricos y récord olímpico incluido.

Leuris Pupo, en la modalidad de tiro rápido a 25 metros, obtuvo la primera medalla de oro olímpica de este deporte en Cuba.

Leuris Pupo. Foto: Cubadebate

Leuris Pupo.

Una medalla que nadie esperaba (seamos realistas) amén de la calidad del ya experimentado tirador cubano; por tanto más disfrutada. Un resultado, además, que se acompaña de una actuación que iguala el récord mundial en la modalidad (34 puntos), y de paso, impone récord para la competencia.

La noticia me tomó por sorpresa, cuando apenas me arrellanaba en el sillón de mi casa para ¿disfrutar? (supongo que la tensión, el nerviosismo, el rejuego de los dedos en las manos es también una forma de disfrute en estos casos) del combate final del judo femenino en +78 kg.

La cubana, Idalis Ortiz, una jovencita de apenas 22 años, ya acumula un palmarés impresionante, que incluye una medalla de bronce (con mayores aspiraciones) en los pasados Juegos Olímpicos. Y no desencantó.

Idalis Ortíz. Foto: Cubadebate

Idalis Ortíz.

Todavía restregándome los ojos luego de un sueño reparador de cansancios nocturnos, vi a una Idalis combativa en todo momento, mientras lamentaba haberme perdido la transmisión de su combate de semi finales, el cual se presagiaba sumamente difícil ante la favorita atleta china Tong Weng, quien había llegado a esa instancia ganando todos sus combates por ippon.

Pero poco tiempo hubo para el lamento. El combate se mostró muy fuerte, tenso en todo momento. A medida que avanzaba el reloj asomaban viejos fantasmas: la desconcentración, el cansancio, la sorpresa, la decisión arbitral.

La extensión de la pelea al tiempo extra y luego dejarlo todo a los referees fueron una exigente prueba para mis nervios. ¿Podrían los jueces traicionar lo visto sobre el tatami?, dudaba, aunque la evidente combatividad mostrada por la cubanita y la pasividad de su rival en la final, me parecían demasiado convincentes como para negarlos.

En efecto, tres banderas blancas en alto y los saltos de Idalis se replicaron en toda Cuba. Entonces liberé mis tensiones, me alegré por ella y por Pupo, por todos los cubanos fieles a su deporte, por los que dejan el sueño sobre sillones, mecedoras, taburetes, por ver a sus atletas competir.

Así, de golpe y porrazo (como se dice), o mejor, de judomi y disparos, Cuba alcanzó en unos minutos lo que demoró toda una olimpiada para obtener hace ocho años. Dos medallas de oro que colocaron a nuestra delegación en el puesto catorce del medallero olímpico, cuando aún restan nuevas y superiores posibilidades en los deportes que se desarrollarán en las jornadas venideras.

Londres pinta bien para los cubanos. ¿Quedará atrás el amargo recuerdo de Beijing?

Otra vez soy optimista. Ojalá y la suerte vuelva a sonreírle a ese optimismo y mi insomnio amanezca con nuevos ribetes dorados.

Luris Pupo e Idalis Ortíz

Los campeones olímpicos cubanos

Olimpiadas

Juegos Olímpicos Londres 2012Extraño ver las olimpiadas. No es que no haya visto algunos de los deportes que durante 24 horas transmite la TV nacional (aún cuando los “horarios estelares” se rotan entre unos pocos); sino que extraño sentarme frente a la tele, durante horas, escuchando en sordina las protestas de mi mamá, la amenaza del fin de las transmisiones durante el tiempo de novela, el nerviosismo de la espera por el evento de turno.

He visto los juegos a retazos. Las he seguido desde los noticieros o comentarios callejeros; a través de crónicas de protagonistas o de periodistas que tienen la placentera labor de verlas en su integridad para luego llevarlas al público en sus análisis; desde la tranquila pasividad de la retransmisión de los combates y hazañas de nuestros deportistas…y esto deja un sabor amargo.

No me quejo…en realidad sí, aunque no como lo haría en otros tiempos; pues esa imposibilidad de disfrutar del mega evento es tan solo evidencia de otras opciones.

Además, todavía queda mucho por disfrutar y la idea de robar horas al sueño no suena tan descabellada.

Por lo pronto mañana comienza el atletismo, una de las reinas de los juegos y de los deportes que más disfruto ver. También tocan las puertas la lucha en sus dos estilos, y la siempre esperada presentación de Mijaín López, hoy por hoy, quizás la medalla dorada más segura de la delegación cubana.

Hasta el momento tengo la impresión de que va siendo una gran olimpíada, no exenta de sorpresas y polémicas, ambas, condimentos de las crónicas olímpicas que también aderezan los juegos.

Todavía no llega el momento de los análisis sobre la actuación de los nuestros, aunque en lo visto hasta ahora me quedan algunas insatisfacciones. Empero, soy optimista. Ya el nadador Hanser García y el pesista Ivan Cambar protagonizaron actuaciones memorables. Otros atletas quedan por marcar su impronta y espero disfrutarlo en vivo.

Navegador de artículos