Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “Enramadas”

El boulevard de la discordia

Cada día el Proyecto Enramadas se acerca más a su destino: la avenida Michaelsen. El nombre proyecto anuncia algo que hasta momento solo se ha manifestado en ese afán (de siempre) de convertir la populosa Enramadas (antes un semi boulevard gracias a sus horarios de 9 am a 9 pm), en un boulevard full time, con adoquines y todo.

Desde hace meses, incluso desde mucho antes de los aparatosos esfuerzos constructivos en saludo a los 500 de la ciudad (de la otrora villa, para mayor verdad histórica), comenzó al proyecto.

Comenzó, por supuesto, por el inicio. En este caso, desde Plaza de Marte. Ese primer trayecto, hasta San Agustín, se logró con bastante premura, hay que reconocerlo. En pocas semanas fue posible llevarse una idea completa de lo que sería. El resto sería como el clásico copiar y pegar. Solo que el proceso, ha demorado más de lo esperado.

Tras de sí, un estela de ruido, polvo, cemento, montañas de escombros, y, en los fragmentos en apariencia ya concluidos, grandes espacios en blanco (entiéndase llenos de tierra o agua cuando llueve) donde aún se ausentan piezas artísticas (losas) que marcan el centro del recorrido.

Y todo esto acompañado, cómo no, por los disímiles comentarios nacidos en la molestia de tener que desviarse por la menos apacible Aguilera, o verse obligados a atravesar sobre gravas, arena, adoquines sueltos, para llegar al destino buscado; o sencillamente, ante la visión de múltiples desniveles, tragantes levantados, el agua que ahora, sin aceras limítrofes, corre a desbordarse por donde los azares del camino la lleven.

Cada día los adoquines y el cemento se acercan a su destino. Enramadas se amplía (en teoría, si descontamos los accidentes que significan las losas resbaladizas, el hierro que sobresale) para los peatones. Entre gestos de aprobación, miradas escépticas, o muecas de rechazo, avanza. Habrá que preguntarse, qué vendrá después.

Anuncios

315 Enramadas St.

Por Reynaldo García Blanco

Muchas veces me gusta detenerme en la parada de la ruta 101 que está en el parque de Ferreiro. Desde allí se puede divisar un cartel que dice: Las verdades elementales caben en el ala de un colibrí. José Martí. Pero luego de esta sabia reflexión se me ocurre bajar por calle Enramadas y la gramática de la ciudad comienza a cambiar. Ahora les cuento:

Pensé que era una alucinación. De repente creí estar frente a una de esas minitiendas que abarrotan los aeropuertos internacionales de Panamá, Medellín, San José de Costa Rica, cualquier sitio del mundo… Pero no. La realidad pura y tajante me daba de lleno en el rostro. Estaba en la populosa calle santiaguera Enramadas, justamente en el número 315 entre Carnicería y Calvario. Unos anuncios en el más puro inglés comercial me ponían en consonancia con la conocida marca Adidas, esa compañía multinacional fabricante de calzado y ropa deportiva, cuya sede central se encuentra en Herzogenaurach, Alemania:

LOVE ME/OR LOSE ME/ALL IN NOTHING/ORIGINALS DENIN/BOOST YOUR RUM

Miré a ambos lados . Solamente me faltaba que apareciera de la nada su fundador Adolf “Adi” Dassler y me extendiera alemanamente su mano derecha.

A mi memoria vino el paradigmático poema “Tengo” de nuestro Poeta nacional Nicolás Guillén, sobre todo aquel fragmento donde dice: Tengo, vamos a ver, /tengo el gusto de ir/yo, campesino, obrero, gente simple,/tengo el gusto de ir/(por ejemplo)/a un banco y hablar con el administrador,/no en inglés,/no en señor,/sino decirle compañero como se dice en español.

Vinieron a mi mente los recientes congresos de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) y de la Unión Nacional de Artistas y Escritores de Cuba donde con suma valentía se discutieron aspectos como la seudocultura deshumanizante y globalizadora que intenta borrar de un plumazo la identidad de millones de individuos. La discusión en torno a los peligros que trae consigo la sociedad de consumo aupada por la frivolidad de los medios masivos. Volví a recordar al novelista Abel Prieto y ex Ministro de Cultura —ahora asesor del Presidente Raúl Castro―, cuando abordaba en una intervención reciente el relativismo que propone la globalización consumista para que ninguna idea tenga valor bajo la premisa de que Si todo vale, todo se anula. Maneras subterráneas para fraccionar y atomizar el mundo en que vivimos.

Me acordé del término “Industria de la mierdita”, acuñado por el teatrólogo Omar Valiño.

Vinieron a mi mente fragmentos de José Martí, canciones de Silvio Rodríguez, retazos de diálogos de Alfredo Guevara con jóvenes creadores y la idea fundante de la Cultura como escudo de la Nación.

Pensé en una ciudad que ya comienza a vestir sus mejores galas para celebrar su medio milenio de nacimiento. Pienso que es un atentado a nuestra identidad como cubano e hispanohablantes. Desde una radio cercana se escuchaba aquello de: “Calle Enramada Mayor, novia de nuestra ciudad”

Pero no. No era alucinación alguna. Allí estaba yo, en plena calle Enramadas No 315 entre Carnicería y Calvario. Me puse a pensar en cuántos santiagueros simples entrarán a esta tienda con anuncios en inglés, con tan rico que es el español.

Creo que a partir de ahora comienzo a cuidarme de las Multinacionales no vaya a ser que me extiendan una tarjeta de presentación con la leyenda: 315 Enramadas St.

Wichy en el Sábado del Libro

Fue uno de los textos que me debí en la pasada Feria del Libro en Santiago de Cuba. Ahora lo presentarán en el habitual Sábado del Libro.
“Entre el cuerpo y la luz: poemas y canciones para Wichy”, es un homenaje a Luis Rogelio Nogueras. Compilación de León Estrada y Reynaldo García Blanco, recoge textos de otros escritores cubanos, en los cuales se recuerda la figura de uno de los más destacados poetas de su generación.
Yo también le adeudo mucho a Wichy. Tal vez lo conocí tarde, pero fue siempre. En más de una ocasión ha salvado mis sequías. Alguna vez también le dediqué un texto que ahora comparto con ustedes:

Verso blanco

Inspirado en un poema de Luis Rogelio Nogueras

Una vez Ella me dijo que el silencio también es parte de la música. (Hay cosas que se nos hacen evidentes cuando las dicen con palabras como esas). Vino entonces a mi mente aquel extraño poema. Se llamaba “Poema de amor en versos blancos” y, bajo el título, solo la impecable pulcritud del papel vacío. Genial el poeta que temprano comprendió que también en la nada hay poesía.

Presentarán en Santiago de Cuba libro a la memoria de Luis Rogelio Nogueras, “Wichy”/ Tomado de Sierra Maestra

Santiago de Cuba, abril 2.- La presentación en esta ciudad, el venidero sábado, del libro “Entre el cuerpo y la luz. Poemas y canciones para Wichy”, estará dedicada a la memoria de Luis Rogelio Nogueras, una de las figuras más representativas de la literatura cubana post a enero de 1959, triunfo de la Revolución.

El texto de Ediciones La Memoria es una compilación hecha en esta urbe sur oriental de Cuba, por los poetas León Estrada y Reynaldo García Blanco.

El tradicional Sábado del Libro, que habitualmente tiene lugar en la librería ateneo Amado Ramón Sánchez, en la céntrica calle Enramadas, servirá como escenario a la presentación que estará a cargo del periodista y narrador Eric Caraballoso.

Luis Rogelio Nogueras, Wichy o El Rojo (1945-1985), fue un poeta, narrador y guionista de cine cubano, considerado entre los exponentes más destacados de los escritores de su generación, y a él se debe la publicación de “Cabeza de zanahoria”, que fue Premio David de poesía, en 1967; “Y su muero mañana”, premio de novela en el concurso de la UNEAC, en 1977; “Imitación a la vida”, premio de poesía de Casa de las Américas, en 1981, y “La forma de las cosas que vendrán”, en 1987; “Nada de otro mundo”, antología personal, en 1988, y “De nube en nube”, en 2003.

En la contraportada de “Entre el cuerpo y la luz”, al referirse a Wichy se puede leer: “… ha dejado después de su prematura muerte, un halo mítico que llega hasta nuestros días. Poetas de diversas generaciones lo han tenido siempre como referente y a través de sus versos lo han homenajeado, citando parte de su producción o simplemente dedicándole determinada obra”.

León Estrada y Reynaldo afirman que si bien el olvido no ha podido completar su significación con la obra de Wichy, por la calidad de esta y el genio del autor, “… sus compañeros de generación tampoco dejaron que su escritura todavía hoy de actualidad, quedara solo en fichas bibliográficas.

En la compilación aparecen textos dedicados a Luis Rogelio Nogueras, salidos de las plumas de, entre otros, Pablo Armando Fernández, Roberto Fernández Retamar, Fayad Jamís, Miguel Barnet, Eloy Machado, Guillermo Rodríguez Rivera, Waldo Leyva, Víctor Casaus, Jesús Cos Causse, Lina de Feria, Silvio Rodríguez, Nelson Herrera Ysla, Marilyn Bobes, Pedro López Cerviño, Helio Orovio, Demián Rabilero…

“Entre el cuerpo y la luz…” lleva implícito el mismo fundamento que los otros homenajes: “… celebrar el esplendor de la vida y obra de Wichy”.

Inaugurado los 17 Juegos Florales de Santiago de Cuba

En la mañana de ayer quedaron inaugurados los Juegos Florales de Santiago de Cuba, en su edición 17, desde que, por idea del poeta santiaguero Efraín Nadereau, se rescataran en los años 90.

Precisamente Nadereau fue homenajeado en esta jornada inaugural que tuvo como sede la Librería Ateneo, en la populosa Enramadas, y contó con las palabras centrales del también poeta Marino Wilson Jay.

La música a cargo de jóvenes estudiantes del Conservatorio “Esteban Salas” y del trovador Renier Fernández, amenizaron una jornada que tuvo como centro, la lectura de poesía protagonizada por Marcial Escudero, Alpidio Alonso y Eduardo Montalbán.

Además, la ocasión fue propicia para la presentación de la revistas Caimán Barbudo y Amnios, en sus más recientes ediciones.

Un sencillo acto para unos juegos que van tomando otros vuelos; pero que siempre dejarán ese regusto nostálgico de aquellos que con tantos detalles recogen en sus crónicas de la ciudad Bacardí y Forment. Ya no está el teatro Oriente (persistente en sus ruinas), ni son las más bellas santiagueras las que llevan de la mano a los poetas hacia el estrado. Quizás no sea una flor el premio principal; pero es la poesía el centro de estos juegos y con eso basta.

Un total de 32 cuadernos, de igual número de poetas han sido seleccionados para participar en esta versión del 2013. En la mañana de hoy, en la Librería Ateneo, estos autores tendrán la posibilidad de leer sus versos. El sábado será la jornada final con la entrega del Premio y otros premios colaterales. A todos, mucha suerte, y que reine la poesía en Santiago de Cuba.

Nota: Esta entrada ha sido publicada desde el correo electrónico

 

Enramadas hoy

Por: Juan Antonio Tejera

vista de la calle Enramadas

vista de la calle Enramadas

Mire, cuando Enramadas, nuestra calle más popular, tomó nuevos aires y en parte del día se convirtió, en una calle peatonal, surgieron muchas variantes en su entorno. Por ejemplo, aparecieron los vendedores populares que, aunque estatales, nos ofrecían diversas variedades de productos que nos obligaba, a consumirlos.

Uno de los que más ha llamado la atención ha sido el que ofrece las rositas de maíz, que sin haber sido un producto muy popular en los años anteriores ya que era considerado como foráneo, ahora ha pegado y de una manera tal que no son sólo los fiñes los que lo discuten, también muchos de los mayores, lo adquieren, se sientan en el Parque que no se llama realmente Serrano y a disfrutar.

Pero hay otro elemento que también nos ha sorprendido de manera muy especial: las floristas. Unas hermosas muchachas, que no sé y no quiero saber por qué, se visten muy femeninamente y que nos hacen detenernos ante ellas para comprar, gladiolos, margaritas o rosas blancas, aunque luego nos demos cuenta que no era nuestro propósito, pero que bien vale Santiago unas flores.

Lo mismo sucede con las vendedoras de café que ¡vaya usted a saber cómo fueron elegidas! ¡Y qué dulce, no, no el café sino la forma en que ellas le ofrecen el trago amargo de dulces emociones! Más de uno se ha quemado los labios o se ha derramado parte del contenido en la ropa a causa de mirar donde no le corresponde, pero, qué le vamos a hacer si somos santiagueros y santiagueras y ellas, las vendedoras, se ríen del accidente y del accidentado.

Pero mire, un vendedor ambulante que ha permanecido a lo largo del tiempo ha sido el de maní. Y ahora nos sorprende agradablemente cuando vemos algunos que lo ofrecen calientico y todo. Aunque tal vez le falte un poquito de sal, que no es tiempo de abundancias. Y aunque en la mayoría de los casos extrañamos la campanita y su sonar característico, de todos modos, lo disfrutamos, Aunque no sean chicas con faldas corta quienes lo ofrezcan.

Por último y no podíamos pasarlo por alto, está un  nuevo personaje: el churrero, que nada tiene que ver con el churroso. Este señor vende churros, otra de las alegrías de pequeños y grandes en ese orden. Pero nos llamó la atención un cartel frente a la Plaza de Dolores que señalaba la existencia en ese lugar de “churros especiales”, con precios diferencias y aún más, y esto sí que es  nuevo para nosotros: “súper churros” a los que se les añade leche condensada. Nada que de todo hay en esta ciudad de maravillas.

Navegador de artículos