Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “Erick Ramírez”

Crónicas con sonrisa de niños

Una popular canción de la Orquesta Manzanillo aseguraba que «todos tenemos un poquito de muchacho». Después de lo visto en la más reciente edición de la peña Crónicas de mi ciudad, yo diría que algunos tienen MUCHO de muchachos, sin importar qué edad biológica lo defina.

Al día de los niños se dedicó la peña este mes de junio. Era un reto: por un lado, por motivos de trabajo la anfitriona del espacio, Giselle Lage, no estaría presente; su voz, ángel de la peña, se extrañaría sin dudas; por otra parte, el público habitual de la peña está muy lejos de esos años de infancia, de ahí que nos acompañara desde un inicio la duda sobre si el tema y la invitada serían bien recibidos.

Lila la payasita

Lila la payasita

La invitada era alguien totalmente atípica en estos casi dos años de vida de Crónicas: una payasita.

Su nombre es Lila. Ropa de muchos colores, pelo azul, enorme lazo rojo y no menos gigantescos aretes en forma de corazón, ah!, y unos espejuelos con los que gusta de mojar a todos cuando llora por alguna razón; así se presentó Lila a un variado público donde había cinco niños pequeños y unos cuantos más que ya peinan canas.

Entre canciones, trucos de magia, competencias y bailes, Lila se adueñó del escenario, de las sonrisas, de los corazones de todos los presentes. Cómo explicar, si no, que un hombre de treinta y tantos se ponga una pañoleta al cuello y corra entre todos con un bolso rosado buscando zapatos, cintos, jabas de nailon, todo cuanto le diga la payasita, mientras compite contra la intrepidez de un niño de apenas siete años. O que todos, absolutamente todos (de siete años, de treinta, de sesenta y hasta de ochenta años), se pongan de pie e imiten el baile de Lila, como si en cada palmada se retrocediera uno, dos, cinco años.

Mucha alegría esta tarde de junio; el regreso a la niñez. De ahí también las canciones de Kike Corona y Teresita Fernández, en voz del trovador de Erick Ramírez, quien se sumó además, con temas de su repertorio, en los que el humor deja su huella también.

Y en un aparte, la conversación con Dalila Carcasés Ortíz, una joven estudiante de Letras de la Universidad de Oriente que, desde hace poco más de dos años, lleva a cuestas, como otra piel, a Lila la payasita. (sobre Dalila/Lila no hablaré más en esta entrada pues en una próxima les daré a conocer más sobre su quehacer).

Como colofón y regalo para quien tanta alegría entregó en la tarde, el Dúo Estocada (Carlos Javier y Julio) ofrecieron tres de sus temas, en los que la vida, el amor y la niñez, se convirtieron en inspiración.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Nuestras crónicas para las madres

Sencillo, pero sentido. Con las canciones de siempre y otras nuevas. Con el recuerdo de la madre de madres, la de todos los cubanos, la de los Maceo. En compañía de los fieles, de los nuevos, y de quien desde la distancia se hace tan presente como esas tardes en que compartió crónicas y besos en las dos mejillas: Jacquelin Ferraton.

De todo eso y más tuvo la más reciente edición de la peña Crónicas de mi ciudad, dedicada, este viernes 8 de mayo, al Día de las Madres.

Esta vez fue una peña familiar, porque familia, hermanos, son los amigos de siempre: Giselle, Erick, Carlos y Julio (Dúo Estocada); porque en esto de celebrar la intimidad, los de siempre saben a mucho.

Pero también los nuevos. Como Lisbet Lima Hechavarría, joven que da sus primeros pasos, ya en trote, en el ámbito literario santiaguero, y de cuya obra regaló más que una muestra a los presentes. Zona inexplorada se llama el plaquette publicado por la Colección Tábanos Fieros, de la Universidad de Oriente. Dos cuentos que le valieron el Premio Quijote, convocado por la Facultad de Letras de la Casa de Altos Estudios.

El trovador Erick Ramírez regaló unas de las dinámicas que caracterizan su peña Atrovamiento

Por primera vez, también, Erick compartió una muestra de los que se puede disfrutar en Atrovamiento, su propio espacio que cada segundo domingo de mes, lo reúne con sus propios fieles, y los amigos todos, en el Salón Parroquial de la Iglesia Sagrada Familia, en Vista Alegre. Una dinámica donde música y conocimiento se vuelven uno.

Por último, el acostumbrado espacio ¿Qué sabe Ud. de Santiago?, esta vez dedicado íntegramente, a las madres, en especial a Mariana Grajales, justo en medio de las celebraciones por su bicentenario. Otra de las tantas fechas que enorgullecen esta ciudad.

El dúo Estocada, amigos que no pueden faltar en las crónicas

Crónicas cerca: ¡Cuidado con la cabeza!

En algún momento, a no dudar, de estos meses que ya acumula el espacio Crónicas de mi ciudad en su actual sede de la Casa Natal José María Heredia, debimos haber pensado en poner una advertencia. Tal vez todavía hay tiempo. Pero se olvida. De mes en mes, cada segundo viernes nos gana la tensión de los preparativos, el saber si los invitados vendrán esta vez, si veremos a los amigos de siempre o se sumarán otros nuevos; y no es hasta que alguien lo sufre, que lo recordamos.

No tiene que ser un novato en estas lides, alguien que por primera vez se acerque al patio de la Casa, o las Crónicas de mi ciudad. Nadie se salva, ni los veteranos, que ya acumulan más de un golpe en sus testas. La culpa: de las macetas que cuelgan de los aleros del patio, celosos custodios entre las columnas que se abren a los pasillos; justo a la mitad del camino de las cabezas al sentarse o pararse de las sillas dispuestas para la peña.

No se ocultan al a vista. Todo lo contrario: sirven de soporte a hermosos helechos que complementan los valores del patio. Todos saben que están allí, las admiran; pero luego, misterios del olvido, méritos de la peña que atrapa la atención, quedan inadvertidas hasta que un golpe seco y un ay!, alertan del nuevo atentado: alguien (público o artista invitado, joven o viejo, hombre o mujer) ha golpeado su cabeza contra una maceta.

Ya lo alertó el trovador y amigo Erick Ramírez en la más reciente edición de Crónicas de mi ciudad: habrá que hacer una crónica sobre los golpes de esas macetas.

Tal vez por eso no entro en los detalles de lo sucedido este viernes 10 de abril en el patio de la Casa Heredia: de la nueva crónica de la amiga Jacquelin Ferraton (santiaguera con acento francés, o francesa con alma santiaguera), esta vez dedicada a Jesús Cos Cause; de la presentación del conjunto de crónicas Cómo matar un pollo, publicado como plaquette por la colección Tábanos Fieros, de la Universidad de Oriente, a presentarse en la venidera Feria del Libro de Santiago de Cuba; o de las canciones de Giselle Lage (anfitriona del espacio), Erick, Fernando Guerrero o Carlos Javier (Dúo Estocada). En cambio, dedico estas líneas a advertir a quienes leen: si alguna vez se llegan hasta la Casa Heredia, a una de las ediciones de Crónicas de mi ciudad u otro de los eventos culturales que la misma acoge mes tras mes, no olvide poner especial cuidado a sus cabezas: una maceta siempre anda al acecho.

Con palabras, manos y gestos de mujer

La mujer fue el centro de la más reciente edición de la peña cultural Crónicas de mi ciudad. La canción, la narración oral, la música clásica y la crónica, todo, llegó con palabras, manos, gestos de mujer. Incluso los hombres que llegaron la tarde del 13 de marzo hasta el improvisado escenario de la Casa Natal José María Heredia, lo hicieron guiados por la impronta de alguna mujer. A ellas se dedicó la tarde; si pretextos hicieran falta, por la reciente celebración del Día Internacional de la Mujer.

Comienzo por las protagonistas que se unieron a Giselle Lage, anfitriona del espacio, para regalar su arte.

Lleliandra  González

Lleliandra González

Una vez más (y siempre, porque así lo piden los fieles) la simpatía de Georgina Soler, maestra eterna y narradora oral. Luego, alguien que por primera vez se sumó a este empeño de cada mes: Lleliandra González, guitarrista concertista y directora de la Orquesta de Guitarras Ecos, quien regaló tres piezas: Mamá Inés, Canción Triste y una versión de Suavecito, de su propia autoría.

La crónica llegó quizás de la voz menos esperada. JacquelinFerraton, francesa de nacimiento, santiaguera por amor y devoción a esta ciudad. Hizo de las delicias de los asistentes a la peña, con su crónica sobre las calles de Santiago, historia real, se empeña en reconocer, al narrar sus peripecias por calles que se ocultan bajo dos nombres y sinuosos derroteros.

La amiga francesa Jacquelin Ferraton,  tuvo a su cargo la crónica de la tarde

La amiga francesa Jacquelin Ferraton, tuvo a su cargo la crónica de la tarde

Desde la canción, se sumó a la anfitriona otra de las voces que repiten y siempre se agradece: Elsa Moreno, solista y anfitriona de la peña Carlos Gardel.

Pero los hombres no quedaron atrás. Desde el mismo inicio, con el regalo del Dúo Estocada, interpretando el antológico tema Mujer, que popularizara el grupo Manguaré; la magnífica manera de hacer del trovador Erick Ramírez, y la voz, cordialidad y simpatía del solista y trovador Vicente Machado, incitado especial de la tarde, por parte de Giselle.

No faltaron las secciones habituales: el comentario literario, dedicado en esta ocasión el texto El asesinato de Merry la americana, una deliciosa e hilarante noveleta, publicada en el año 2010 por Ediciones Santiago; y la sección ¿Qué sabe Ud. de Santiago de Cuba?, dedicada también, de forma especial, a la mujer santiaguera.

Si alguna sombra pudo haber empañado la tarde fue la imposibilidad de contar con la presencia de Juan Antonio Tejera, colaborador de este blog, y quien había sido invitado de manera especial, para conocer sobre su quehacer desde la crónica y disfrutar de sus viñetas sobre esta ciudad de maravillas, como gusta llamar a su Santiago de Cuba. No fue en esta ocasión. Pero confiamos en que será…

Dúo Estocada

Dúo Estocada

Elsa Moreno

Elsa Moreno

Vicente Machado, trovador y solista

Vicente Machado, trovador y solista

 

Crónicas con Tejera

Juan Antonio Tejera será el invitado especial de la próxima edición de la peña “Crónicas de mi ciudad”, que tendrá lugar este viernes 13 de marzo, a las 4 pm en su habitual sede del patio de la Casa Natal José María Heredia.
Miembro de la UNEAC, cronista, escritor para la radio y colaborador de este blog, Tejera saldará una “vieja deuda” con los organizadores de la peña, y seguramente regalará algunas de sus estampas de la ciudad de Santiago de Cuba.
Otros invitados matizarán la tarde de “Crónicas de mi ciudad”. Se anuncia desde ya la presencia del trovador Vicente Machado, que se sumará a los amigos de siempre: Erick Ramírez y Dúo Estocada.
Giselle Lage, anfitriona del espacio, ha reservado también otras sorpresas, todas dirigidas a celebrar el pasado Día Internacional de Mujer; pero de esas, mejor no adelantamos nada.

Navegador de artículos