Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “Fernando Guerrero”

Lloga in memoriam; más allá de la prensa.

Hoy, seguramente muchos medios de prensa se harán eco de la jornada inaugural del 24 Taller y Concurso Nacional Antonio LLoga in memoriam; evento auspiciado por la Asociación Hermanos Saíz (AHS) de Santiago de Cuba.

Seguramente se replicarán las palabras de Rubén Aja, presidente de la AHS santiaguera; de Raúl Paz, artista invitado y protagonista de la clausura que tendrá lugar el próximo 26 de septiembre, en la escalinata del Museo Emilio Bacardí; la palabra de algún que otro delegado.

En esos medios de prensa, seguramente, la inauguración del “LLoga in memoriam” será reflejada con bombos y platillos; y quienes lean se alegrarán de que todo saliera tan bien

En realidad no fue así.

Lejos de micrófonos y cámaras, del papel escrito, quedará el malestar provocado a  los jóvenes músicos santiagueros (algunos de ellos miembros de la AHS) que debieron ser los protagonistas del “concierto inaugural”; y a quienes compartimos con ellos.

Y digo debieron ser, y entrecomillo concierto inaugural; porque en realidad nunca se les dio el protagonismo que merecían: por ser jóvenes, por ser artistas, por ser de la casa; ni el pálido intento de concierto llegó a tal. Y no por culpa de los músicos.

Seguramente la prensa no dirá que la inauguración comenzó más de dos horas después de la hora programada; ni que no se tuvo la consideración de avisarles a los músicos, para que no perdieran ese precioso tiempo en la vida de cualquier creador serio.

Tampoco dirán que nunca fueron presentados al público disperso, desatento, que se reunió en el patio de la sede de la AHS santiaguera; los jóvenes que cantarían para ellos esa noche.

No mencionarán que cuando el trovador Fernando Guerrero se paró en el escenario, apenas pudo escucharse su primera canción, por la pésima calidad de un audio, que apenas unas horas antes se había probado.

Los que lean las noticias sobre la flamante inauguración, no conocerán que nadie de la presidencia del Festival, de la AHS, de Cultura Provincial (que estaban presentes, sin embargo, en la instalación), se sentó a escuchar a sus propios artistas y que, por tanto, tal no se enteraran que el propio Fernando Guerrero tuvo que presentar a Erick Ramírez y a Giselle Lage, y estos, a su vez, a Rubén Lester.

Hoy, mucho se hablará del Concurso de la Radio Joven “Antonio Lloga in memoriam”. También en los próximos días.

Lo que aquí he dicho, puede quedar en el olvido. Tal vez solo haya molestado a unos pocos, los realmente afectados, los que no nos conformamos con que la mediocridad se apodere, inmisericorde, de los espacios donde debe privar la creatividad, el buen gusto, el respeto.

Sinceramente les deseo muchos éxitos a los organizadores y delgados de este festival. El día 26 de septiembre seré de los que estén en la clausura. Sin dudas disfrutaré del concierto de Raúl Paz.

Pero hoy, no podía quedar callado. No esta vez.

Crónicas de mi ciudad entre música y temblores

(…) me encontraba ese día (sábado) sentado frente a la computadora en mi trabajo. Primero sentí un estruendo que sólo llamó realmente mi atención, cuando se hizo acompañar del convulso movimiento de todo cuanto me rodeaba. Las autoridades aconsejan en estas situaciones mantener la calma y buscar protección en el sitio donde se encuentre al momento del sismo. Pero a esa hora, ¡quién se acuerda de lo que orientan las autoridades! La sorpresa fue tal que sólo atiné a salir a la desbandada del local donde estaba y, en una carrera mezcla de Usain Bolt con Dayron Robles, fui sorteando obstáculos hasta salir del edificio, a tiempo para alcanzar a ver la vibración de los ventanales en las cercanías. (…)

Así describí en una entrada anterior lo sucedido el 20 de marzo de 2010, en la ciudad de Santiago de Cuba. Uno de los más fuertes sismos sentidos en esta urbe por más de una generación, en los que otros eventos de mayor trascendencia constituían, cuando menos, una página de la historia.

Este mes de marzo se cumplirán cuatro años de aquel día, en el que la paranoia se adueñó de no varias cabezas en Santiago de Cuba; la fecha se antecede de varias noticias sobre movimientos telúricos en el occidente y centro del país.

Precisamente estos vientos (o temblores) y el que el pasado 3 de febrero se cumpliera el aniversario 82 de otro de los grandes terremotos sufridos por esta ciudad (el de 1932), sirven de pretexto para conversar sobre las crónicas de temblores en Santiago de Cuba, este viernes 14 de marzo, a las 4 pm, en una nueva edición de la Peña Cultural “Crónicas de mi ciudad”, en su ya habitual sede de la Casa Natal “José María Heredia”.

Sobre temblores y crónicas estaremos conversando con el Dr.C. Tomás Jacinto Chuy Rodríguez”, personalidad de las ciencias santiagueras e investigador titular del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas.

La ocasión será propicia para mostrar el libro recopilatorio del Magazine “Las Noticias” publicado en días posteriores al siniestro, por los editores Arroyo bajo el título de “Recuerdo Histórico del Terremoto de 3 de Febrero de 1932”.

En el acápite cultural la anfitriona Giselle Lage Gil, una vez más acompañada a la guitarra por el trovador Fernando Guerrero, ha invitado al guitarrista catalán (radicado en Santiago de Cuba) Pau Sarocho y a la cantante Zulema Iglesias, una de las voces más versátiles e imponente de esta ciudad.

Giselle ha anunciado además, realizar un pequeño homenaje a las mujeres asistentes a la Peña, con motivo del recién celebrado Día Internacional de la Mujer.

Dos Santiago, una crónica

Público asistente a Crónicas de mi ciudad

Público asistente a Crónicas de mi ciudad

Quisimos que fuera especial. En medio de una ciudad como pocas veces recuerdo, con cientos de opciones para celebrar el Día de los Enamorados, la más reciente edición de la Peña “Crónicas de mi ciudad” tenía que atrapar a su público. Y así fue.

Pero el mérito no recae solamente en los que, cada mes, nos enfrentamos al reto de organizar una propuesta atractiva; sino en los artistas invitados, en los amigos que ya se hacen habituales, tanto detrás del micrófono como en ese público que no deja de sorprendernos y es también gran protagonista.

A pesar de las ausencias sentidas, por motivos de último minuto, la Peña transcurrió fluida entre canciones, versos, la picaresca de la narración oral y no pocos estrenos por parte de Giselle Lage, anfitriona del espacio.

Georgina Soler y su piropo hizo las delicias de los presentes

Georgina Soler y su piropo hizo las delicias de los presentes

Luego de la presentación de rigor, por parte de Giselle y Fernando Guerrero, guitarrista acompañante y trovador; pudimos disfrutar del quehacer de Georgina Soler y sus simpáticas narraciones. Acorde a la fecha, “El piropo” de Georgina desató risas y aplausos desde bien temprano en la tarde.

Al tema del amor también dedicó su gracia María Magdalena Cabrera, decimista santiaguera que, durante años ya, ha hecho de las delicias de todo el país con sus colaboraciones en folleto humorístico Palante. Cuando el amor se va, Amar a dos sin tabúes y Entusiasmo senil, fueron las décimas que escogió Magdalena para la ocasión.

María Magdalena Cabrera

María Magdalena Cabrera

Sobre el beso en el cine, disertó Adonis Vargas, otro de los habituales de la Peña, ahora “vestido” de colaborador. Se trató de un interesante acercamiento a la filmografía cubana y universal, desde el tratamiento de este acto tan íntimo.

Adonis Vargas

Adonis Vargas

Y entre verso, cine y picaresca, la música.

Fernando Guerrero, el Dúo Estocada y Erick Ramírez, ya habituales, así como la actuación especial de José Aquiles, regalaron una tarde netamente trovadoresca; la cual tuvo, además, interesantes ribetes de estreno. Temas como Wave (de Tom Jobim; cantada en esta ocasión por Giselle y Fernando a la guitarra), Vamos a empezar (de la autoría de Carlos Javier —del Dúo Estocada—, a dos voces con Giselle) y Juventud y Soledad (de Erick Ramírez, a voces con Giselle) sorprendieron agradablemente a los reunidos en el patio de la Casa Natal José María Heredia.

Otro Santiago en la crónica

El pasado 12 de febrero, nos sorprendía a todos la noticia de la muerte del trovador Santiago Feliú. Aún sin reponernos de la conmoción, bastó la complicidad con su música y su impronta, para convocar amigos a un sencillo homenaje durante la Peña.

Y entre esos amigos, nadie mejor que José Aquiles, quien conoció y compartió con Santi esas tropelías del arte y la trova, de la guitarra en ristre. Hasta “Crónicas de mi ciudad” llegó el trovador, con su nostalgia a cuestas y sus historias que se remontan hasta finales de los setenta y principios de los ochenta, cuando la vida (esa a la que tanto cantó Santiaguito), los unió para siempre.

José Aquiles rememoró sus encuentros con Santiago Feliú

José Aquiles rememoró sus encuentros con Santiago Feliú

Aquiles rememoró sus encuentros con Santi, y esas crónicas que también nos legó el autor de Náuseas de fin de siglo en esta ciudad, como aquella vez que sorprendió a todos con su presencia en la Peña del Menú. Así, con Aquiles, Santi estuvo entre nosotros. Los versos de Ay, la vida, nos trajeron su voz. La emblemática Para Bárbara, nació de la garganta común de Carlos Javier, Erick Ramírez, José Aquiles y todos los que aún (y por mucho tiempo más) llevamos su música dentro.

Erick, Carlos Javier y Aquiles, durante el homenaje a Santiago Feliú

Erick, Carlos Javier y Aquiles, durante el homenaje a Santiago Feliú

Carlos Javier, Giselle y José Aquiles

Carlos Javier, Giselle y José Aquiles

Vista de Crónicas de mi ciudad

Vista de Crónicas de mi ciudad

Primeras ‘crónicas’ del año

Como un puño al espinazo, con guante de seda. Así (palabras más, palabras menos) definió a la crónica Reinaldo Cedeño Pineda. Él hablaba del oficio, del Encuentro Nacional de crónicas “Miguel Ángel de la Torre, de las crónicas íntimas y “El hueso en el papel”, de su blog y lo que ha significado y significa ser el “jefe de uno mismo”. Él hablaba, y yo todo oídos, una mano interior que corría presurosa tras las palabras, anotándolas en ese papel (a veces) imperecedero de la memoria. Una cátedra es Cedeño. Un faro para los que intentamos contar una ciudad, un suceso, un día a día con esa paciencia de observador.

Y leyó. Leyó con esa forma insuperable del autor, con esa cómplice picardía con que confesó “hasta ensayé para hoy”. Ya prometió un nuevo libro de crónicas. Los que asistieron a las primeras “Crónicas de mi ciudad” del 2014, tuvieron la primicia.

Otra vez la cita fue en la Casa Natal “José María Heredia”. La alegría del reencuentro con amigos, artistas y público.

Giselle y Fernando Guerrero abrieron con ese clásico de la nueva trova que es “Es más, te perdono”, de Nicola. Y la tarde fue para mejor. Otros clásicos de la cancionística cubana y universal se dejaron escuchar de la voz de la anfitriona de este espacio; incluido ese momento tan hermoso en que los presentes la acompañaron en “Volver”. ¡Tanta magia guardan los tangos!

Otro reencuentro. Maggie, especialista del Museo Provincial “Emilio Bacardí”, ese primer hogar (ahora en reparación) de la peña, llegó para rememorar la figura de Doña Elvira Cape.

Para el cierre, Giselle convocó al Dúo Estocada, ligados para siempre a “Crónicas…” desde aquel primer sí que los llevó a convertirse en fundadores del espacio. Ahora el horario les permitió regalar una amplia muestra de su obra, merecedora de mayores horizontes.

Fue esta, la quinta edición desde aquel, tan lejano ya, septiembre, una peña sencilla, breve, conmovedora. La primera del año. La próxima se anuncia, por sí sola, como algo especial. 14 de febrero es la fecha. Ideas hay muchas. Ese día, estoy seguro, muchas otras crónicas se escribirán.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un ‘libador de savia’ en “Crónicas de mi ciudad”

Así definió Reinaldo Cedeño Pineda a los cronistas, durante su Intervención durante el VIII Encuentro Nacional de la crónica “Miguel Ángel de la Torre”,[i] celebrado en el pasado mes octubre 2013, y del cual resultó ganador por tercera ocasión.

Esta es una certeza forjada, seguramente, no solo de sus lecturas, sino de ese hábito de escribir y escribir, como una necesidad; su “apuesta por el ser humano”

Pero de esas certezas y más esperamos conocer este viernes 10 de enero, cuando conversemos con Cedeño en la primera edición de “Crónicas de mi ciudad” en este año 2014; cita pactada, como ya es costumbre, para las 4 de la tarde en el patio de la Casa Natal “José María Heredia”.

Será también momento propicio para escuchar, de la propia voz de su autor, algunas de las crónicas premiadas y otras aún inéditas, que nos ha prometido regalar.

Para la ocasión, además de Cedeño, la anfitriona Giselle Lage, quien se hará acompañar por el trovador Fernando Guerrero, ha invitado una vez más al Dúo Estocada, quienes han sido muy solicitados desde su presentación en la peña inaugural, allá por el mes de septiembre.

De esta forma, esta primera cita del 2014 se convierte en un encuentro de amigos, de cómplices de esas tardes de peña que abundan en la ciudad.

Se espera además, un momento especial con la presencia de representantes del Hotel Casagranda, instalación que ese propio 10 de enero, estará celebrando su centenario.

La invitación queda hecha.

[i] Las citas pertenecen al texto leído por Cedeño en este evento.

[categoy De todo un poco, Culturales]

Navegador de artículos