Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “Fundación Caguayo para las Artes Monumentales y Aplicadas”

Convocan al Salón Nacional 60 Aniversario del Moncada

El aniversario 60 del asalto al Cuartel Moncada será una fiesta de la ciudad y un reconocimiento a su historia, declaró Alberto Lescay durante la convocatoria al salón nacional de artes plásticas dedicado a esa fecha.

El Presidente de la Fundación Caguayo para las Artes Monumentales y Aplicadas, explicó en conferencia de prensa que el evento, previsto para el 26 de julio de 2013, será una buena oportunidad para mostrar la urbe y sus potencialidades.

Lescay, quien es miembro de la Asociación Internacional de Artistas Plásticos, destacó que la institución que dirige y la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, ambos de alcance nacional, posibilitarán la presencia de emblemáticos creadores del país, junto a jóvenes figuras.

Acotó que esperan la participación de virtuosos como Nelson Domínguez, Eduardo Roca (Choco), Roberto Fabelo, Cosme Proenza, Joel Jovel, Humberto Hernández (el negro), entre otros.

Podrán concursar autores cubanos en las manifestaciones de pintura, dibujo, grabado, escultura y fotografía.

Cada creador presentará una obra, de tema libre, realizada entre 2011 y 2013, y debe ser entregada antes del 15 de abril del año próximo, en el Consejo de las Artes Plásticas de su provincia.

En el caso de las piezas bidimensionales, no excederán de 1.20 metros cuadrados; y las volumétricas, la medida será de 1.20 metros cúbicos.

La decisión del jurado será inapelable, y otorgará dos premios consistentes en 10 mil pesos.

Previo al certamen tendrá lugar un concurso de Cartel Identificador, con vistas a promover el evento.

Obra de Alberto Lescay adorna piano marca Chucho Valdés

piano marca chucho valdés

Los cinco primeros pianos fabricados con la marca Chucho Valdés, tendrán en sus tapas obras del artista santiaguero Alberto Lescay, presidente de la Fundación Caguayo para las Artes Monumentales y Aplicadas, de esta ciudad.

El prestigioso escultor declaró a la prensa este jueves, que anteriormente no existían antecedentes de la construcción de un instrumento de música destinado exclusivamente a los intérpretes del género del jazz.

Este proyecto nació de la idea del japonés Sakai Sam, un fabricante y reparador de pianos, después de asistir a un concierto del afamado jazzista.

piano marca chucho valdés

De esas primeras piezas, agregó Lescay, una acompañará a Chucho en sus actuaciones y grabaciones de discos, y otra será obsequiada por ese amigo del país, a Fidel Castro Ruz, líder de la Revolución Cubana.

Enfatizó que no hubo bocetos previos, cada decorado es único, con su personalidad, aunque tienen un estilo que los une, nacieron mientras escuchaba los temas interpretados por Valdés y plasmé en las  pinturas el mismo espíritu de improvisación y descarga que caracteriza al ritmo, dijo el artista.

La velada en el Iris Jazz Club fue propicia para presentar el material audiovisual Del piano Chucho al Toro, una recopilación de videos e imágenes que muestran las últimas creaciones artísticas del escultor santiaguero.

Según Francisco Miyares, director general del centro nocturno, esta premier dejó abierto en la institución un espacio para mostrar obras fílmicas que reflejen algunas aristas del género musical.

Desde este momento, agregó Miyares, todos los lunes se proyectarán documentales, mientras que los miércoles, en la tertulia Voces del Jazz, actuarán agrupaciones y solistas que cultiven el ritmo.

Alberto Lescay es autor de importantes esculturas como el monumento al Cimarrón, emplazado en el poblado del Cobre, otra dedicada al General Antonio Maceo, ubicada en la Plaza Homónima, en Santiago de Cuba, y una que rinde tributo al Guerrillero Heroico, Ernesto Guevara, situada en los jardines del Ministerio de Relaciones Exteriores, en La Habana, entre otras.

Santiago de Cuba: ¡una ciudad de son, trova, bolero… y jazz!

Internacionalmente famosa es esta ciudad, cuna de géneros de la música tradicional, figuras legendarias del canto, y ahora, pretende convertirse en una plaza importante para los cultivadores del jazz.

Así lo demostró el Primer Encuentro de Amigos del Jazz, evento que trajo a la urbe algunas de las principales estrellas del ritmo, tales como el showman Bobby Carcassés, los saxofonistas César López y Alfred Thompson, además del trompetista Yazek Manzano.

Estos unieron su arte a creadores santiagueros como el flautista Iván López, el cuarteto Magic Sax Quartet, el grupo Influencias y el pianista Andy Rubal.

A pesar del éxito de la cita cultural, de las intenciones de convertirlo en uno de los más importantes del país y de las apreciaciones favorables de los artistas que participaron, su permanencia dependerá de cuán vivo se mantenga el género en el territorio.

Gran responsabilidad tendrá entonces el recién abierto al público Iris Jazz Club, el que aboga por ser uno de los mejores de su tipo en el país, considerado así desde ya por algunos creadores.

Ubicado en el entorno de la populosa Plaza de Marte, resalta el atractivo decorado, con notas musicales, fotografías, instrumentos y muchos otros elementos alegóricos, incluyendo la escultura de un instrumentista ubicada  en la entrada del lugar.

El proyecto tuvo en el arquitecto José Antonio Limonta y el escultor santiaguero Alberto Lescay los principales artífices, ambos pertenecientes  a la Fundación Caguayo para las Artes Monumentales y Aplicadas.

Importante también es la acústica del lugar, la disposición de las mesas y las luces, recursos que permiten crear la atmósfera para verdaderas descargas de jazz, llenas de improvisaciones en un ambiente de estrecha complicidad con el público.

Además del salón principal, también existen dos espacios expositivos: uno dedicada a la caricatura y la fotografía, y la otra galería, mostrará manifestaciones artísticas relacionadas con la música.

Este oasis bohemio, donde trasnochar  es un placer y el tiempo transcurre a un ritmo diferente, es un homenaje a la ciudad de Santiago de Cuba,  donde está enclavado, urbe que según investigaciones fue el lugar por donde se introdujo por vez primera el jazz en Cuba.

Mantenerlo como un remanso que huya de las tendencias más comerciales de la música, es el reto que enfrenta en la actualidad, y debe apelar a la sustentabilidad artística, con excelentes presentaciones del talento artístico local o de otros territorios.

Navegador de artículos