Santiago en mí

Archivo para la etiqueta “Gabino Jardines”

Crónicas para acompañar a la guitarra

Si digo que se formó como saxofonista y solo llegó a la guitarra para que su madre no vendiera el instrumento que era de su hermano. Que luego lo sedujo la electrónica y se desempeñó durante más de veinte años al frente del área técnica de una empresa. Que durante ese tiempo nada supo de cuerdas y acordes; y solo por embullo de algunos amigos, llegó un día a la Casa de la Trova y hasta el sol de hoy. Si digo todo esto, pocos podrían identificar que hablo de uno de los mejores guitarristas acompañantes de la historia musical santiaguera, cubana, mundial: Gabino Jardines.

El maestro Gabino Jardines

El maestro Gabino Jardines

Gabino fue el invitado especial durante la tarde de este viernes 13 de mayo, en la peña “Crónicas de mi ciudad”. Era una deuda pendiente que durante poco más de dos años, trató de saldar Giselle Lage, la anfitriona del espacio, quien siempre ha agradecido la presencia de Gabino como parte indispensable de su aún joven carrera profesional.

No es para menos. Llamado con razón «maestro» por instrumentistas, trovadores, cantantes, músicos en general, Gabino ha ayudado a un sinnúmeros de intérpretes, quienes han encontrado en su manera de acompañar a la guitarra, una sello de garantía, de seguridad, a la hora de enfrentarse a los exigentes tribunales de evaluación para la vida profesional.

Fue una conversación la de esta tarde de viernes, entre un maestro y una alumna; pero también una clase magistral de música y de humildad; por parte de quien asegura aún no haber terminado de aprender.

Guitarrista de formación autodidacta con cuanto método de estudio del instrumento existe, estudioso empedernido, Gabino es sin dudas un referente dentro del panorama musical cubano. Aun así tiene palabras de agradecimiento para quienes lo acompañaron en ese camino.

Recuerda, por ejemplo, a Lorenzo Manso; con quien intercambió conocimientos a la par que aquel estudiaba guitarra en el Instituto Superior de Arte. «Yo le enseñé de la universidad de la calle y él me enseñó de la academia», confiesa quien ha tenido el honor de acompañar a figuras de la talla de Elena Burke, Farah María, Omara Portuondo y Eva Griñán, entre otros.

Sobre su relación con esta última también conversó Gabino. Recordó cómo llegó a acompañar a la Griñán: «ella me escogió cuando todavía yo comenzaba en la Casa de la Trova», recuerda; mientras confiesa que Eva fue una escuela para él: «Tenía un repertorio muy complejo, y era muy musical; con ella había que tocar casi perfecto»; algo que al parecer logró, dada la compenetración que lograron; tanto que bastaba un gesto para saber qué quería Eva en el escenario.

Brindó Gabino, también, algunos consejos sobre el arte del acompañamiento musical. «El guitarrista tiene su lugar, en su segundo plano; su papel es ayudar al cantante».

Giselle conversa con Gabino

Giselle conversa con Gabino

La tarde sirvió entonces para escuchar algunas interpretaciones del maestro Gabino a la guitarra, y verlo una vez más acompañar a Giselle a la guitarra, en la interpretación de un bossa nova, pasión que ambos comparten por la música del Brasil.

Fue un regalo que nos regaló estas “Crónicas…” que también contó con la primera participación en la peña del joven trovador Nelo González, miembro de la Asociación Hermanos Saíz, quien por estos días anda con su guitarra a cuestas por diversos escenarios santiagueros.

Igualmente disfrutamos de la picaresca de la narradora oral Georgina Soler, y Giselle se enfrentó al reto (ante la presencia de Gabino) de acompañar al piano a Carlos Javier Álvarez, director del Dúo Estocada, y amigo, en la interpretación de uno de sus temas.

Nueva edición de “Crónicas de mi ciudad” que se inserta así en el marco de la Jornada Heredia que, por estos días, ha estado celebrando la Casa Natal José María Heredia.

Nelo González llegó por primera vez hasta la peña

Nelo González llegó por primera vez hasta la peña

Giselle Lage rindió homenaje a Eva Griñán

En su página de Facebook, la joven cantante Giselle Lage, compartió un video tomado durante el concierto que celebrara el pasadso 6 de noviembre de 2015, en la Sala de Conciertos Dolores, de esta ciudad. En el mismo aparece acompañada por el Maestro Gabino Jardines, a la guitarra y, con la interpretación de Perla Marina (de Sindo Garay), rinde tributo a Eva Griñán, una de las voces imprescindibles de la música santiaguera y cubana.

Hoy comparto con ustedes uno de los momentos mágicos que se vivieron ese viernes en la Sala Dolores

Teleturquino: Otra raya más para el tigre

DE SANTIAGO LA TROVAPensé que, en mucho tiempo, no volvería a tocar el tema de TeleTurquino y su programación. A estas alturas pensé estar “curado” de sus efectos. Pero entonces veo la más reciente edición del programa “De Santiago la trova”, y no puedo callar ante sus faltas.

Que todo quede claro desde el inicio. Este no es de los malos programas de la televisora santiaguera. Muchos méritos pueden encontrársele sin dudas; pero esto no es óbice para señalarle errores que, de no advertirse, pueden tener consecuencias negativas para terceros.

Voy al grano.

Dedicado a jóvenes talentos en la trova santiaguera; el programa tuvo a bien invitar al trovador Erick Ramírez y la solista Giselle Lage; además de la indispensable presencia del guitarrista acompañante Gabino Jardines.

Muy bien logradas entrevistas, complementan perfectamente con las interpretaciones de los invitados. El intercambio con Leticia Rodríguez, conductora del espacio; en ocasiones logró alcanzar la naturalidad que siempre debe mostrar.

Entonces, ¿dónde estuvo el problema?

Pues en el tratamiento la dirección del programa hizo a los temas musicales interpretados, fundamentalmente, por la joven Giselle Lage.

Me parece muy bien que, durante la grabación del programa, se les haya permitido a ambos artistas ofrecer una amplia muestra de su repertorio. Así, Giselle pudo interpretar: Si llego a besarte, de Luis Casas Romeu; Perla Marina, de Sindo Garay; Pensamiento, de Rafael Gómez y Es más, te perdono, de Noel Nicola; siempre acompañada a la guitarra por Gabino Jardines. Por su parte, Erick interpreta, de su autoría: Vigilia y La asesina. Finalmente, Giselle y Erick hacen un dúo (ya no tan ocasional), en dos temas de este último: Tengo un pequeño dilema y De juventud y soledad.

Ocho temas en total, para un programa de apenas 27 minutos (entre los que se incluyen entrevistas en exteriores y en estudio). Como es lógico suponer, había mucho que editar.

Y fue precisamente en ese proceso de edición; en la decisión que al respecto se tomó, donde radican las mayores debilidades (llamarle así, en realidad, es un eufemismo de mi parte) del programa.

La solución tomada fue la de “cortar y pegar” (a veces de forma burda, en otros lo reconozco, muy sutilmente) los temas interpretados por Giselle. Aquí pudieron seguirse dos vías, siempre según mi opinión de espectador: una, dejar fuera del programa alguna de las canciones (opción que no me hubiera gustado tampoco); la otra, dejar interpretar el tema y hacer un desvanecimiento (creo que el término es fade out) en el intermedio, para enlazarlo con otra parte del programa.

Esto sería un efecto de edición permisible. Pero lo que considero inaceptable, por las connotaciones que puede tener, es el intento de “hacer creer” al espectador, que la joven cantó la canción tal y como aparece editada.

Y digo connotaciones porque quien no se haya percatado de la edición; pudiera pensar que la intérprete cantó una versión “muy libre e irrespetuosa”, de clásicos de la cancionística cubana.

Por ejemplo, en el tema Pensamiento, el verso que dice: dile que pienso en ella, aunque no piense en mí; es repetido dos veces por Giselle Lage antes del puente musical a cargo de Gabino. Luego, se retomaría la canción y volvería a repetirse esos versos, en el momento justo. Pero al hacer la edición, el verso se repite ¡¡cuatro veces!! seguidas; lo que no solo destruye la interpretación, sino que se escucha realmente mal.

Con esto se debió tener más cuidado, pues ya no solo está en juego la reputación del programa “De Santiago la trova”, sino la reputación de un artista que confía en la profesionalidad de los realizadores, para promover su obra. Aquí se cumple la máxima: la TV si no salva, mata.

Estoy seguro que de habérsele consultado a la intérprete por estos asuntos (habérsele mostrado, por ejemplo, cómo quedarían las canciones luego de la edición); hubiera preferido dos temas completos y no cuatro mal editados.

Otro desliz de edición tuvo lugar durante la despedida del programa. Leticia pregunta a Erick qué tema harán a continuación y el responde que Tengo un pequeño dilema; sin embargo, de inmediato y gracias a la edición, comienzan a interpretar De juventud y soledad; quedando para los créditos la otra; que tampoco escapó del escalpelo editor.

Lo que pudo haber sido un muy hermoso y bien logrado programa, se malogró en esta ocasión por cuestiones que, a mi entender, eran perfectamente prevenibles.

Nada de esto tiene que ver con recursos materiales, o motivacionales. Solo con profesionalismo; hacer con calidad el trabajo que a cada quien le corresponde, y respetar el trabajo de otros.

Tal vez así, algún día, en vez de críticas, me vea obligado a solo escribir loas sobre la programación de TeleTurquino.

Inició en los barrios “Boleros en Santiago”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sin dudas, el inicio del festival “Boleros en Santiago” (otrora Boleros de Oro) en los barrios de esta ciudad, es un acierto del comité organizador de este evento cultural año tras año.

Por segunda ocasión consecutiva pude ser testigo de estas jornadas. En esta ocasión en la cuadra donde vivió hasta su muerte Eva Griñán, la bien llamada voz de oro de Santiago de Cuba; a quien se dedica la XXVI edición de estos Boleros…

Vecinos, amigos, familiares, artistas, se reunieron frente a la modesta casa de la cantante para rendirle su homenaje. Y Eva volvió a cantar.

Resaltar la disciplina, organización e iniciativa de los vecinos de San Pedro, entre Maceo y Habana. Un público exquisito, que premió con aplausos, ovaciones, cariño, a la decena de artistas que hasta allí llegaron a ofrecer su música.

¡Y qué artistas! Esperancita Ibis, Grisel Gómez, Marilys González, el dúo Cohíba, Gabino Jardines, entre otros de los más representativos del patio, compartieron el improvisado escenario citadino con otros destacados representantes de la cancionística cubana como Anaís Abreu, Waldo Mendoza y Farah María.

Besos y abrazos, fotos, autógrafos, los aplausos conminatorios para que Waldo cantara; para que Farah cerrara con su inolvidable “No te bañes en el malecón….porque en el agua hay un tiburón”, acompañada de las palmas del público y un improvisado cuerpo de baile…

¡Una verdadera fiesta! Algo que estoy seguro que todos agradecen.

Así inició el Festival, que se extenderá hasta el próximo 22 de junio y propone, como lo más sobresaliente de su programa, los conciertos de Waldo Mendoza (Teatro Martí, 19 de junio 8:30 pm), Joel Leyva (Sala Dolores, 20 de junio 5:30 pm), Anais Abre (Teatro Martí, 20 de junio, 8:30 pm), Farah María (Teatro Martí, 21 de junio a las 8:30 pm) y Yaima Sáez (Teatro Martí, 22 de junio, 8:30 pm).

Igualmente relevante deberá ser el Conversatorio sobre la vida y obra de Eva Griñán y la Gala Homenaje que tendrá lugar el domingo 22 en la Sala Dolores (5:30 pm).

Además, se mantendrán las habituales descargas bolerísticas en el patio “La jutia conga”, de la Uneac santiaguera y como interesante propuesta, el concierto de Marilys González y la nueva generación del bolero, en el escenario de la Sala Dolores, el sábado 21 de junio, a las 5:30 pm.

Ya comenzó el Bolero en Santiago, lo que es apenas una forma de decir…pues en esta ciudad, el bolero nunca cesa.

Eva Griñán, mi homenaje

Eva GriñánMurió Eva Griñán. Comparto el pesar de muchos. Otros tantos debieran hacerlo. Toda Santiago de Cuba. Quizás Cuba entera.

Es que Eva Griñán es una voz imprescindible en el panorama musical santiaguero. Solo esa latente “fatalidad geográfica” no le permitió brillar todo lo que podía, en el ámbito nacional, lo cual, en cambio, no fue óbice para destacarse en escenarios foráneos, como ese que aún la espera, sin saber que ya no está.

A Eva aprendí a admirarla mucho antes, cuando la conocí con su siempre elegante presencia en los escenarios bolerísticos de Santiago de Cuba. Impresionaba su voz eterna, esa que no conoce del tiempo, que se burlaba de los micrófonos, dominando toda la Sala Dolores con sus canciones, a garganta pura, en unos Boleros de Oro.

La última presentación pública de Eva Griñán fue, quizás, durante la Gala por el Aniversario 60 del asalto al cuartel Moncada. Ya entonces le aquejaba un malestar físico que nadie presintió fatal. NI siquiera ella.

Unos meses antes, tuve la suerte de conocer a otra Eva, la que sigue fuera de los escenarios, y se descubre jaranera, llena de vida, humilde. Compartimos una noche de homenaje a Mirtha Arencibia en su barrio, durante el Festival Boleros de Oro.

El regreso lo hicimos juntos, a pie, por las calles de Santiago de Cuba a las 10 de la noche. Casi todo el camino lo invirtió Eva en aconsejar a una joven talento de la cancionística santiaguera; con humildad, le mostraba algunos de sus secretos para mantener esa lozanía, esa voz envidiable.

Hubo un instante en el que dejé caer un bulto que transportaba en mis manos, justo en el momento en que Eva confesaba sus 66 años. Ella, sonriente, le dijo a nuestra acompañante: “fíjate que hasta él se asustó cuando dije la edad”.

Así era Eva. Por eso muchos la lloraron ayer, y le cantaron. Por eso, de ahora en adelante, las cuerdas de la guitarra del maestro Gabino Jardines, su infatigable amigo y compañero de tantos años, llorarán (y cantarán) eternamente, por Eva Griñán.

Donde quiera que esté, larga vida.

Eva y Gabino, un duo inseparable

Eva y Gabino, un duo inseparable

Navegador de artículos